Autor: J. S.. 
   Extremadura, tercera región en número de parados     
 
 El País.    12/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Extremadura, tercera región en número de parados

J.S., Cáceres

Extremadura es la tercera región de España que registra un mayor número de parados, según revelan datos oficiales hechos públicos, que señalan que en Extremadura hay actualmente 48.030 personas sin trabajo, lo que representa el 15% de la población activa.

Del total acumulado de parados, Badajoz aporta una cantidad sensiblemente superior que la provincia cacereña, con 33.575 personas sin empleo, el 18,23% de la población activa, frente a las 14.455 de la provincia de Cáceres.

Estos datos, extraídos de las cifras dadas a conocer oficialmente, no son, sin embargo, absolutamente exactos, al no estar incluidos aquellos que en el momento de computar las cifras se encontraban trabajando en obras de empleo comunitario y otros muchos que no han tenido ningún empleo anterior.

El gobernador civil de la provincia de Badajoz ha manifestado respecto al aumento espectacular del paro en la provincia que esta elevación podría considerarse dentro de los niveles normales en una época en que las faenas agrícolas se encuentran prácticamente interrumpidas ante la próxima campaña de recolección,^que absorbe una fuerte mano de obra. Por otra parte, en el primer trimestre de 1981 han descendido en un 75% respecto del mismo período del año anterior las horas de trabajo perdidas por huelga en Asturias, según datos facilitados al SEN por la Federación Asturiana de Empresarios.

37 transportistas autónomos detenidos en Córdoba

Treinta y siete transportistas autónomos fueron detenidos ayer en Córdoba y puestos a disposición de la autoridad judicial por formar presuntamente parte de piquetes desde los que se intimidaba a los transportistas que no vienen manteniendo el paro a participar en él. Más del 80% de la flota cordobesa lleva veintiún días reivindicando una lonja de contratación unitaria y la aceptación por los remitentes de las tarifas oficiales, que una práctica de trabajo a la baja viene violentando, informa Sebastián Cuevas.

 

< Volver