La gran lección de Watergate     
 
 Ya.    05/05/1973.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La gran de Watergate

De "N D":

"Lo que es seguro, tras este escándalo político, se ve bien a las claras. Las elecciones presidenciales de 1916 no serán semejantes a las de 1972. Las habituales triquiñuelas de los políticos deshonestos o de los funcionarios excesivamente celosos de quedar bien ante sus superiores no prevalecerán en aquel maremágnum de "slogans" y de candidatos. Serán mucho más limpias.

Es la gran lección del asunto Watergate y la gran lección para el pueblo americano, que cree, y fundamenta su vida, en las instituciones. Los políticos deshonestos, los que quieren tergiversar el sentido hondo de la gran nación americana, han jugado a corto plazo y han perdido. La justicia se encargará ahora de situar el asunto en su exacto contexto. Las responsabilidades de los funcionarios de la Casa, Blanca que mantuvieron a Nixon al margen de las ramificaciones electorales, están sometidas a la luz de los focos de lo opinión nacional. No podrán escapar a la justicia ni a la verdad.

Pero lo importante, tras, ese trauma moral, es que America recobre de nuevo su pulso. Por fortuna, el americano medio no comparte los métodos de unos pocos. Argumentar que América está enferma es fácil e incluso casi lógico. Lo difícil—y es lo que está haciendo Nixon— es ir a la rain del mal para que la parte sana sobreviva. Ya es un agradable síntoma ver cómo la información sobre el caso es amplia, veraz y clara. Puede que se esté jugando, en algunos sectores de opinión, a una basa política electoral. Es posible que todo se haya desorbitado.

Pero lo que es Indiscutible, está a la vista: el Presidente norteamericano, pese a su gran poder, que tantos críticos le achacan, ha asumido la responsabilidad y ha facilitado la tarea de la justicia. Una sociedad que hace esto no está enferma, ni mucho menos. Es la gran lección de Watergate.»

 

< Volver