Autor: Andía, Miguel. 
   Seguirá faltando cemento aunque aumenten los precios     
 
 Ya.    05/05/1973.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Seguirá faltando cemento aunque aumenten los precios

El presidente de Oficemen (Grupo Nacional Autónomo de Fabricantes de Cementos Artificíales), don Miguel Andía, dice en "ABC":

"El cemento, como tributario de la construcción, sigue su evolución, por lo que es conveniente conocer lo que ocurre en este sector. Hace unos días se ha realizado por técnicos de la construcción un balance de la inversión en construcción y del cemento que ésta necesita. Los resultados son esclarecedores de la situación: las viviendas sociales autorizadas en 1972 superan en un 30 por 100 a las de

1971. De las viviendas libres no se conoce su número, pero los expertos del ramo afirman que su crecimiento superará al de las subvencionadas. La contratación en obras públicas ha sobrepasado, en 1972, en un 22 por 100 a la de 1971, y si añadirnos las autopistas alcanzamos un 33 por 100. La construcción industrial se estima que ha aumentado en un 30 por 100, y las construcciones escolares y turísticas, así como el resto de la construcción, superarán en un 15 por 100 a las del año anterior. Después de traducir estas cifras a cemento se concluye que la demanda de cemento durante este año superará aproximadamente en un 30 por 100 a la de 1972. Con este aumento negaríamos a un consumo de 24,5 millones de toneladas, que representan 700 kilogramos por habitante, cifra que no se na alcanzado nunca por ningún país, excepto por Suiza y Kuwait, que están ahora en consumos de este orden y que rebasa ampliamente a los de Alemania (650 kilogramos), Italia (692 kilogramos) y Francia (578 kilogramos), que son lo más altos consumidores mundiales de cemento "per capita".

El balance arroja un déficit de unos dos millones de toneladas, que deberán ser importadas, decreciendo las necesidades en el tercer trimestre, al tener en cuenta las producciones de una nueva fábrica y el de una ampliación que entrarán en funcionamiento por esas fechas. Estos resultados, que era lógico presuponer si la construcción aumenta en tal cuantía, originarán no sólo la falta de cemento, sino, como ya está ocurriendo, la de ladrillos, sanitarios, el hierro para forjar y otros materiales.

La industria no puede trabajar con un 30 por 100 de recursos ociosos, esperando que se produzca un inesperado aumento del consumo. Es sencillo entenderlo así, teniendo en cuenta el fuerte importe que requieren las amortizaciones en una industria de tan grandes inversiones en relación con el valor del producto obtenido y que gravitan necesariamente sobre los precios.

Aunque se alimenten los precios, la Industria no podrá poner de inmediato más cemento en el mercado porque, como ya hemos dicho, está trabajando y vendiendo a tope de su capacidad, como demuestran las cifras oficiales,

La influencia de la práctica congelación de precios a que está sometido el cemento desde febrero de 1964 (en las últimos diez años solamente se han autorizado dos aumentos: uno del 6,5 por 100 y otro del 3,25 por 100) se ha dejado sentir sin duda, pero no la tramitación «que se realiza actualmente sino la que finalizó en julio, de 1971, momento en que deberían haber comenzado las ampliaciones que deberían haber entrado en servicio, ahora y que no se iniciaron entonces por no resultar los precios rentables.

La instalación y puesta, en marcha de una nueva línea de producción cementara requiere por lo menos dos años de tiempo. Por eso podemos adelantar, que el problema de la escasez durará al menos hasta finales de 1974, cuando se pongan en marcha las ampliaciones que (te comienzan a instalar ahora, ya que en estos momentos no hay en montaje ninguna instalación que entre en servicio antes del último trimestre del año próximo. El aumento de precios que la Industria necesita para que las nuevas instalaciones sean rentables resolverá el problema de 1975, pero, desgraciadamente, no puede resolver el problema actual."

 

< Volver