Autor: Apostua, Luis. 
   La verdadera incertitumbre     
 
 Ya.    06/05/1973.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

La verdadera incertidumbre

• Balance completo del primero de mayo,

• Declaración del Gobierno con gran serenidad y moderación.

• Idéntico tono en los obispos de Madrid.

• Los momentos difíciles: la manifestación-sepelio y la sesión de las Cortes.

• Indeclinable monopolio del Estado: el uso de la fuerza según la ley.

Por consiguiente, mi opinión personal, después de madura reflexión sobre los acontecimientos, se inclina a creer que no estamos en vísperas de una colectiva agitación obrera, pero sí estamos dentro ya de una vivísima reclamación dé reestructuración social, de apertura política y laboral; en suma, ante un» crisis de progreso que no es que llame a las puertas del país, sino que está ya dentro.

Las bases sociológicas de España son completamente distintas a las de hace quince años; no sólo se ha producido la natural renovación biológica, sino también un proceso complejo de bienestar y culturalización que han creado un "homo hispanicus" que no desea " violencias, pero reclama activa y personal participación en el destino nacional. En suma, una política sin nostalgias y sin temores, como definió hace poco un ministro.

A estos efectos es sintomática la declaración del cardenal-arzobispo de Madrid y sus obispos auxiliares. Entre las actitudes que consideran necesarias se halla "la búsqueda de cauces positivos para promover por vía pacífica aquellas reformas que la sociedad necesita y mediante las cuales todos los hombres y especialmente las clases obreras logren realizar plenamente sus aspiraciones de Justicia y libertad".

Queda aún mucho por hacer en pos de esa pacífica convivencia entre los grupos, las clases y las generaciones de este país. Por otra parte, en el aspecto económico-social, el desarrollo innegable se ha hecho a base de un costo humano muy grande y de una infravaloración de las ideas políticas, que son, en definitiva, las que mueven a las masas.

 

< Volver