Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   Tordesillas y Segovia     
 
 ABC.    01/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Tordesillas y Segovia

«Segovia no puede aislarse de CastHla-León», afirma en un titular que leo en ABC el senador borgalés García Verdugo, presidente del Consejo General del país en trance autonómico castellano-leonés. Ocupan nuestra atención, nos preocupan, las autonomías vasca, andaluza, catalana. Apenas si dedicamos atención a las otras que se gestan y, de momento, parecen menos conflictivas, como si la estructura definitiva de España y, por ende, el funcionamiento de la nación como un Estado descentralizado, pero único y coherente, no dependiera de todas. Yo mismo, leonés, me acuso del descuido con el que, más que seguir, no he seguido debidamente la fatigosa evolución del autonomismo castellano-leonés. ¿Es razonable, hay que preguntarse, que un par de diputados de esa actual calamidad política que es UCD rehusen que Segovia —«alzada está la historia y detenida», dice de ella con alta voz poética mi amigo Jaime Delgado— sé integre en esa entidad histórica que lleva siglos siendo su destino, .Castilla-León? ¿Es lógico que por miserabtes ´tiquismiquis, por celos mal reprimidos, Burgos, Valladotid, León prefieran el disparate de fijar en TordesUlas la, capital de los milenarios reinos?

La planificación autonómica de tos territorios que unidos forman España debería ser una enérgica proyección hacia el futuro, una dinamizactón superadora del pasado, lanzada vigorosamente hacia ese tiempo que Alvin Toffler llama de la «tercera ola» y en el que estamos ya inmersos. Sin embargo se está escarbando, con toda suerte de mitificaciones,:.de falsificaciones, en (a Historia, y no sólo los falsificadores son los Larramendi de ayer o los Garaicoechea, Pujaría de hoy, sino también segovianos como ios diputados basculantes señores Fraile y Gila y no sé yo bien qué leoneses o burgaleses, que intentan llevar a Tordesttlas una nueva línea de demarcación entre sus territorios que resultará tan discutible y falsificada como 1o fue la que el Papa Alejandro VI dibujó en Tordesiitas en 1494, cuando España y Portugal tenían la insolencia, ahora superada por Estados Unidos y la Unión Soviética, de repartirse el globo en dos tajadas que, de cuando en cuando, véanse las Malvinas, se ensangrientan.

La ´Edad Media puede ser, es, una fuente de derechos históricos, pero, la Historia que vamos a hacer no está en I0s. archivos de Simancas. Está en la voluntad de los hombres de hoy, que deben explorar menos tos archivos y más las perspectivas, políticas y económicas de una proyección hacia el futuro. No se trata de´ restaurar el romancero, sino de instalarnos entre los pueblos adelantados y en esa ambición se ven1 más tas islas provinciales con sus ridículos «Hendakaris» de campanario y vara de corregidor a lo alcalde de Móstoles.

Uno de los diputados «socialistas más respetables por su laboriosidad y su competencia, Luis Solana, denunciaba también en ABC un posible pacto entre .e* Gobierno y los dos diputados segovianos para retener una disposición integradora de Segovia en la autonomía castellano-leonesa^ que es la suya, aun más que por Historia-´.por identidad geográfico-económica, a cambió, de ´a permanencia de ésos señores en el azucarillo parlamentario de UCD. Aunque fuera verdad sería increíble.—Lorenzo LÓPEZ SANCHO.

 

< Volver