Pleno del III Congreso Sindical. 
 Revisión de los salarios base cada seis meses     
 
 ABC.    14/03/1964.  Página: 59-60. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

A B C. SABADO 14 DE MARZO DE 1964 EDICION DE LA MAÑANA PAG. 53.

PLENO DEL III CONGRESO SINDICAL REVISIÓN DE LOS SALARIOS BASE CADA SEIS MESES, A PETICIÓN DE LA ORGANIZACIÓN SINDICAL

Urge la entrada en vigor de la ley de cogestión de empresas, promulgada en julio de 1962

CLASÍFICACÍON DE LAS EMPRESAS—PEQUEÑAS Y MEDIANAS— EN RAZÓN DE LAS GARANTÍAS QUE PUEDAN OFRECER

Pablo VI l a concedido al señor Solís la Gran Cruz de San Gregorio Magno

A las diez en punto de la mañana se inicio ayer la penúltima sesión plenaría del III Congreso Sindical. Presidió el secretario general de la Organizacion, señor Lamata.

Se inició el estadio de los trabajos elaborados por la Comisión III, "Financiación de la mediana y pequeña empresa". El presidente de la Comisión, señor Mombiedro, hizo un estudio de las más importantes tendencias sostenidas por los congresistas. A continuación se abrió el debate. El señor Coronel de Palma dijo que en materia de crédito social hay que producirse con toda sinceridad y realismos.

Hay que evitar que al amparo de conceptos, más o menos estereotipados de pequeña o mediana empresa, puedan obtener las ventajas que a este tipo de entídades se van a procurar otras empresas que no van a ser consideradas como tales, como comercios de lujo, hoteles de lujo, etc.

El señar Díaz Gran manifestó su conformidad con las conclusiones, pero señaló el defecto, a su juicio, de que en ellas se ha atendido bien a la industria y no así a los servicios y al comercio.

El señor Egaña puso de relieve la importancia social de la pequeña y mediana empresa, que agrupa del 60 al 65 por ico de la población activa. Señaló que los convenios colectivos, aunque no sean perfectos, muchas veces no pueden ser totalmente cumplidos por las empresas, pequeñas y medianas, a causa de su mala situación financiera.

Por la Comisión contestó el señor Cobos, quien dijo al señor Coronel de Palma que para evitar el aprovechamiento de las facilidades crediticias solicitadas para la pequeña y mediana empresa es preciso acreditar tai condición. En cuanto ai señor Díaz le respondió que se han tenido en cuenta, por igual, los intereses de la industria, de los servicios y del comercio, porque siempre se habla de empresa, sin especificar su tipo.

Seguidamente se entró en la consideración del articulado con la intervención de varios congresistas.

Se redactó, como resultado de las deliberaciones, una nueva recomendación, que fue aprobada por el Pleno. Su texto es el siguiente: Deben considerarse empresas pequeñas o medianas empresas, ya sean industriales, agricolas, comerciales o de servicios efectos de esta ponencia, aquellas que por su escasa dimensión no pueden acudir aI mercado de cafiiaíss y en cvya capital no tengan participación Bancos o empresas que pueda» ittíliaar dicho merc>¡do fura atender a. estas necesidades. A estos únicos efectas de financiación, se consíderación ffOieHa-s aaxéílas Jívs xo pued&n en ningún caso ´ofrecer garantías superiores a ios dos -míífawcs de pesetas. Asimismo, se consideran medianas las quef dé aoterd-o iombiétt eon el mlsme sistema de garantías, pufos» cfrtfff ¿ífec fofa la eítettcioii de

créditos de kasío. quince millones de pesetas.

La segunda recomendación, retocada par la ponencia a causa de un rtnevo debate, quedó aprobada asi: Que deberá dictarse can caracter inmeiüaío, a tr&vés de ios órganos de política crediticia-, wno wneva y cotK-pls-meivfa«ft Kweo d? créditv con «na doia-ción otttKil suficiente, de la cual se destinará «n 40 por 100 como mínimo para las pequeñas ewtprfSfff. Deberá constituirse en el sett» del´ ftufiiitEo de Crédito de Media y Largo ptaso WH deptartamettto específico para la nt?di{i.?i& y pfyufKü siñpresa, con ía debida reprejeníacién stn4if^A-social y econamttü de -é^tsíj tí cttal viffíla,rá y regvíará. el pkzn de financvición previsto en lea mismas.

La tercera recomendación versa sobré tipo de intereses para los créditos solicitados, y entre los congresistas que intervinieron en su estudio se registraron dos opiniones generales ; unas tendentes a que la ponencia HO fije los tipos tk interés, y otras a que sí se establezcan.

El texto siguiente sometido i voís-ción gti-erjc ¿probado tie este moic pot ruaxovLs.:

"Ley erM´Jo! cuya fi*a£dad «a praveer a estas empresas de capital nrctolattte áe-vengcrán WR interés máximo del 3,75 por 100 BKaol, y ios destinados a inversiones en bífttes de equifo, el 3,25 por 100 anual, Sí-mfre que je iitiltcen las orgraittiwos ¿e caución previstos en la refomeridació» VI. Cttanao «o se itiítice dicha sistema df ga-raxííes los íipof ¿e ÍKleréí afuicabte serán del 4,75 por 100 y el 4,25 for 100, respectivamente. Los efectos representativos ¿e estos créditos tendrán acceso tt ía lima espe-ciyi de re´lfjcn-sato e1*- -el 3-o*c& de Ejpa&a. a! ¿níerej átí 3,¿3 fw íw> y ti 2.75 por 100 enf fl primer ra.cOj y al 4,25 for 100 y 3,73 por loo en el segundo."

PALABRAS DEL SECRETARIO DE TRABAJO MARROQUÍ

En un paréntesis del curso de los debates desarrollados en el seno de !a Comisión III intervino el secretario general del "Ministerio de Trabajo de Marruecos, que dijo, entre otras cosas, que "nuestros fines "de sindicalismo son comunes, y este elemento común, que no es solamente específico ni de nuestros dos países, sino que debe ser de todo el mundo, es la defensa de los intereses profesiónales de las clases productoras la defensa para alcanzar un mayor y más elevado nivel de vida".

EVOLUCIÓN ECONÓMICO-SOCIAL DE ESPAÑA EN 1963

El vicesecretario de Ordenación Económica, don Rodolfo Argamentería, leyó ante el Pleno del Congreso un informe sobre la evolwcióri económico-social de España

en 1963.

En general dijo—, puede afirmarse que el año 1963 ha sido, en el orden económico, un año abíertamente expansivo. A este efecto, es suficientemente elocuente el incremento de !a renta nacional española, que, según los datos ofrecidos por el Consejo de Economía Nacional, es del 8,8 para at citado año y que representan en pesetas constantes un 6,8.

Es harto expresiva tal cifra cuando ,en la paBcwáinica ír«ieral de cfcjeíivps tiel Plan ¿e Desarrollo Económico y Social se intenta conseguir un incremento acumulativo de [a reata nacional de mi 6 por 100, indicando, por tanta, que la marcha del pasado año es favorable aunque, como es lógico, presenta otros aspectos´ quizá de características no tan positivas.

Han. ocupado preferente atención., desde el punto de vista no sólo económico, sino social y político, los problemas agrarios durante el año 1963. Los precios pagados por los agricultores en virtad de compras en los sectores extra-agrarios han tenido, según datos del Ministerio de Agricultura, un alza del 9,6 por 100.

ABC. SÁBADO 14 DE MARZO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 60.

Los sálarios se han elevado en un 23,5 por los, con lo que, en resumeni, los precios pagados por los elementos de producción han sufrido una elevación media del 19,8 por 100, en tanto que los precios percibidos tan sólo ban aumentado en un 6 por 100, aproximadamente. El sector agrario, si bien ha ganado posiciones en cifras absolutas, ha perdido respecto a las actividades de la economía nacional, pudiendo afirmarse, sin dar a ello ningún sentido alarmista, que el sector agrario se encuentra preocupado porque no ve lograda su aspiración de aproximarse a las rentas "per capita" de los otros sectores económicos; comprobando la distancia que les separa se entiende en cuanto a su nivel de vida— de las restantes actividades económicas.

El Plan de Desarrollo Económico y Social propone, y en ello tiene puestas el campesino español todas sus esperanzas, una serie de medios, con el fin de lograr salir de la situación relativa en que se encuentra. Estos medios son los siguientes: fomento de la enseñanza; formación empresarial; investigación y extensión agraria. La reforma de las estructuras agrarias con el fin de establecer empresas con las condiciones económicas y sociales adecuadas. Una acción intensiva en la infraestructura, especialmente incrementando los regadíos, la repoblación forestal, la mejora ganadera y el acondicionamiento de los núcleos de población rural. La transformación, industrialización y comercialización de los productos agrícolas, forestales y ganaderos para alcanzar precios competitivos. Una política de precios adecuados para impulsar o mantener de manera efectiva la producción agraria, Una política de inversiones públicas, fiscal y de fomento del crédito agrario que contribuya a la capitalización de la agricultura.

En el sector industrial, el tono del año 1963 fue de características claramente expansivas, hasta el extremo de que lamenta industrial aumentó en dicho ejercicio en «a 8,2 por 100 sobre los niveles del año anterior.

En comercio exterior sigue produciéndose el desfase entre importaciones y exportaciones, hasta el punto de que, en líneas generales, el valor de las primeras prácticamente triplican el de las segundas en muchos sectores de la exportación española. El déficit de la balanza comercial asciende a más de 200 millones de dólares, cifra superior a la del mismo período del año antecedente.

No obstante, hay que advertir que sigue siendo muy importante—más de mil millones de dólares—la reserva neta del Instituto Español de Moneda Extranjera, destacando de dicho total las reservas de oro, que en diciembre de 1963 ascendían a 507 millones de dólares.

Este, indiscutible equilibrio, e incluso superávit de la balanza de pagos, se debe al fenómeno del turismo, que ha proseguido durante el año 1963 desarrollándose en forma totalmente favorable desde el punto de vista económico.

Sería ocultar—añadió el señor Argamenteria—-lo más trascendente en cuanto al efecto psicológico que la aplicación del Plan ha producido, si no se hiciese alusión al establecimiento y localización de los llamados polos de desarrollo de promoción, así como de los polígonos industriales.

El Plan de Desarrollo Económico y Social de España desea aprovechar la coyuntura que presentan algunas ciudades o zonas en orden a que" sean un auténtico embrión del cual se desarrolle como onda expansiva la industrialización de España.

La sesión de la tarde

A las cuatro de la tarde se reanudó la sesión plenaria, bajo 1a presidencia de don José Solís Ruíz, con el estudio de las conclusions aprobadas por la Comisión V sobre "Participación de los trabajadores en la responsabilidad y beneficios del Plan de Desarrollo".

Leída la primera conclusión, intervino el señor Sálazar, quien dijo que elevar «1 poder adquisitivo de la gran masa trabajadora no solamente es un objetivo social, sino un imperativo económico, puesto que cualquier plan de desarrollo, aunque considere importante las exportaciones, tiene que contar fundamentalmente con un mercado interior que estimule la producción con sus adquisiciones.

La ponencia contestó diciendo que compartía plenamente el criterio, y que consideraba conveniente incluirlo como segunda conclusión final, con una redacción categórica. A la segunda declaración presentaron objeciones los señores Del Campo e Iglesias. El señor Del Campo solicitó que se incluyera en la redacción la necesidad de capacitar al profesorado para su gran papel en el desarollo de la promoción social.

El señor Iglesias pidió el establecimiento de una ley que regule la promoción social en todas sus fases y grados. Contestó la ponencia diciendo que no consideraba necesario variar el texto, porque en él se recogen suficientemente los matices que motivaron las dos intervenciones.

 

< Volver