El III Congreso Sindical. 
 En la sesión de ayer se estudiaron y debatieron tres ponencias     
 
 ABC.    11/03/1964.  Página: 63,64. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

MIÉRCOLES 11 DE MARZO DE 1964, EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 63.

EL III CONGRESO SINDICAL EN LA SESIÓN DE AYER SE ESTUDIARON Y DEBATIERON

TRES PONENCIAS

DESARROLLO SINDICAL: Los sindicatos españoles necesitan

una revisión y una actualización. FUNCIÓN SOCIAL DEL CRÉDITO: Se propone la creación de un

Banco sindical y cooperativo. PROBLEMAS HUMANOS DE LOS CAMPESINOS: Bases de una

ley de seguridad social agraria.

Las tareas del III Pleno del Congreso Sindical se reanudaron a las diez de la mañana de ayer con la reunión en diferentes salas de la sede central de los Sindicatos de las Comisiones de trabajo primera, segunda y cuarta, encargadas, respectivamente, del estudio y discusión de las ponencias "Desarrollo Sindical", "Función social del crédito" y "Problemas humanos de los campesinos".

DESARROLLO SINDICAL

La Comisión primera—"Desarrollo sindical"—fue la que registró mayor afluencia de congresistas.

El tema había despertado mucha expectación, Eran sus ponentes don Antonio Chozas Bermudez, D. Antonio Huerta Ferrer, don Fernando Sánchez Creus, don Mariano Ucelay Repolles, don Francisco López Santamaría y D. Carlos Iglesias Selgas. Presidió el inspector asesor general de la Organización Sindical, don Gonzalo Marcos Chacón, y concurrieron más de quinientos congresistas. Es, quizá, la Comisión más numerosa del Congreso. Pronunció unas palabras de saludo el señor Marcos Chacón, y dijo:

"La Organización Sindical no puede ser una entidad estática, sino dinámica, y tiene que irse perfeccionando para tener a panto cada día sus instrumentos, de acuerdo con sus metas y objetivos. Posiblemente se ha pretendido empujarnos para ver si somos capaces de dar un salto, tal vez en el vacío, que nos lleve a un debilitamiento, a una situación

difícil que haga inoperante a la Organización Sindical."

Hizo seguidamente uso de la palabra el secretario de la Comisión, Sr. Chozas, para explicar las líneas fundamentales, de la ponencia. El sitio del Sindicato dentro del Estado tiene que estar definido, y no puede compartirse con ninguna otra institución; es absolutamente preciso diferenciar la relación entre el Sindicato y la Administración Pública. En cuanto a sus principios institucionales y orientación política, hay una consustancial identidad entre Movimiento y Sindicatos; es obligado que también se perfile perfectamente la situación del Sindicato dentro del Movimiento y llegar a una perfecta vinculación institucional de más alto nivel. Él Sindicato tiene que ser cada día más poderoso y tiene que ser único.

Se establecen también una serie de principios normativos, que son una reafirmación de los principios constitutivos de la Organización Sindical, Primero, la unidad, es decir, que exista solamente una Organización Sindica!. Segundo, unidad, que no representa uniformidad, sino variedad dentro de la gama de las entidades y servicios, Tercero, obligatoriedad en la pertenencia a Sindicatos. Se entra en la Organización Sindical sin discriminación de ideas, razas o religiones. Cuarto, ios Sindicatos españoles necesitan una revisión y una actualización. Quinto, precisamente por su carácter unitario, los Sindicatos ofrecen toda clase de cauces para acoger toda la variedad orgánica.

El señor Galdós—defendiendo una enmienda—dijo que reestructurar o modificar o rehacer lo sindical en España no es cuestión que merezca su conformidad. Cree, por el contrario, que las estructuras actuales son válidas, y que sólo necesitan ser compendiadas, vigorizadas y perfeccionadas.

Don Pastor Nieto García y el señor Chozas abogaron por que también una conclusión reforzase la

declaración undécima, que dice: "Es ilegítima cualquier forma de asociación profesional que pretenda constituirse o actuar fuera del ámbito del respectivo Sindicato..."

Por la tarde, el señor Páez de Miera presentó una modificación referente a conseguir la total sindicación de todas aquellas personas que, por su profesión liberal o técnica, no están todavía encuadradas en la Organización Sindical. Quedó aprobada dicha conclusion.

ABC. MIÉRCOLES 11 DE MARZO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 64.

FUNCIÓN SOCIAL DEL CRÉDITO

La Comisión Segunda del Congreso, encargada de la ponencia "Función social de

crédito, se reunió también a las diez de la mañana en la sede central de los Sindicatos. Presidió la mesa el vicesecretario nacional de Ordenación Económica, don Rodolfo Argamentería, acompañado de los ponentes.

El Señor Argamentería defendió la ponencia, que ha aceptado la inclusión de recomendaciones en torno a la agricultura, aunque también parte va influida en la ponencia sobré "Pequeña y mediana empresa".

El ponente don José Isbert habló en términos generales del proyecto de dicha ponencia, en la que se proponen diversas soluciones en torno al sistema de créditos, política y función social del crédito, ya que la Idea permanente es la de que el crédito llegue de forma necesaria a las modestas empresas y sea lo más fácil posible. Se refirió a la participación del Gobierno en los sistemas de crédito, a los créditos a corto y largo plazo, a los créditos oficiales y a otras posibilidades, asi como a las Cooperativas de créditos y Cajas rurales y a la creación, por parte de la Organización Sindical, de Bancos cooperativos de crédito.

El ponente don Francisco Romay, que Intervino a continuación, se refirió a la financiación en dos grandes campos: el del increado de dinero y el de capitales y a las relaciones existentes entre el Banco de España y el sector público, a las entidades privadas y Cajas de Ahorro, abarcando todo un sistema de financiación interior en todos fus más diversos aspectos. Don Antonio Horcajo, también ponente, aludió a la financiación del desarrollo regional, a los problemas fundamentales del campo, a los créditos al sector agrícola y a la intensificación necesaria del capital en la empresa agraria. Abogó por un sistema de créditos flexibles e hizo alusión al ciclo de producción de la agricultura, a los sistemas de explotación, abundancia de agudo minifundio en el campo y a la necesidad de un trato especial para el campo español.

El señor Isbert hizo algunas aclaraciones acerca de los Bancos sindicales, cuya crearon se va a proponer, y sobre las Cooperativas, y el señor Gil Ruiz explicó detalladamente el proyecto de ordenación funcional del crédito y centró toda su intenención en la base correspondiente a la economía nacional.

"El ponente don Higinio París se extendió en consideraciones acerca de la creación del Banco Sindical y Cooperativo. Habló de la etapa actual de la evolución política española y de la necesidad de nacionalizar el funcionamiento del crédito. Queremos—declaró—que el Sindicalismo se traduzca en instituciones permanentes, y estimo que el Banco Sindical debería estar en funcionamiento hace muchos años para así atender a las necesidades de la pequeña y mediana empresa.

Intervinieron en el debate varios congresistas, entre ellos el señor Illera, quien solicitó que se eleve al Ministerio de Hacienda fe petición de que todo lo que se aprobó en la Ley de Ordenación Sanearía se ponga en vigor con la máxima urgencia, principalmente lo que se refiere a la función social del crédito.

Sugirió por su parte el señor Coll un sistema de emisión de obligaciones en favor de la pequeña y mediana empresa, que tomaría en firme las Cajas de Ahorros con exención total o casi total de Impuestos.

Don Ignacio Villonga felicitó a los ponentes por el trabajo realizado, y explicó el por qué de la pignoración de fondos públicos suscritos por el Estado, por la necesidad de nivelar los presupuestos y de excitar a España despues de la Cruzada. Se trata—dijo de una exigencia estatal, y este es el medió utilizado y que han seguido toaos los países con inflación; pero como tes Bancos que suscribían los fondos públicos no tenían dinero, la suscripción tenían que pignorarla inmediatamente a la Banca nacional.

Añadió que debiera permitirse enajenar a los Bancos la deuda pública que posee en sus carteras, ya que no tiene ningún interés en tenerla, y solamente lo hacen porque los obliga el Estado. Afirmó que lo que tenemos en España de industria, poco o mucho, se lo debemos a la Banca privada, y negó rotundamente que se preste el dinero solamente a las grandes empresas. Financiamos más—dijo—a corto plazo a clientes modestos y medianos que a grandes clientes.

Se mostró partidario del todo a conceder créditos a la pequeña y mediana empresa, y estimó que "fundamentalmente tendremos que financiar a estas unidades de producción, porque la gran empresa puede seguir financiándose con la colocación en Bolsa de sus acciones". Afirmó luego que la agricultura y la ganadería es lo fundamental en la riqueza de España y la gran fuente del ahorro español, y, por consiguiente, tienen derecho a una protección especial.

Subrayó asimismo los créditos otorgados por la Banca privada a las Cooperativas Agrícolas, que se van extendiendo por todo el país para el aceite, para el vino y para el algodón. ¿ Sería posible recoger las cosechas si la Banca no contribuyera eficientemente a ello? Lo que la Banca tiene dado en cada campaña se eleva nada menos que a 25, 30 ó 40.000 millones de pesetas. No se puede decir alegremente que vivimos de espaldas al campo y a la agricultura. Haría falta que los que estamos al frente de estas entidades estuviéramos locos o fuéramos completamente irresponsables.

Aseguró también el señor Villalonga que las exacciones no favorecen a la Banca, sino al que recibe el crédito, y en cuanto a la creación de un Banco Sindical, dijo que no solamente no tiene nada que oponer, sino que está dispuesto a colaborar de la mejor manera posible, aunque exponiendo sus dudas sobre algunos aspectos de dicha creación, como los que se refieren al origen de los fondos del mismo y al capítulo de las garantías de los solicitantes de créditos.

Por la tarde se reanudaron activamente los trabajos de la Comisión.

PROBLEMAS HUMANOS DE LOS CAMPESINOS

En sesiones de mañana y tarde, que estuvieren presididas por el señor Allende Garcia-Baxter, fue debatida la ponencia "Problemas humanos de los campesinos", de la que son ponentes los señores Garro

Quiroga, Martínez de la Grana, Villegas irán, Lample Operé, Iglesias Selgas y Gala Vallejo.

Se exponen en esa ponencia los problemas considerados como más fundamentales en el ámbito social del campo de cara ai futuro desarrollo español: empleo y estabilidad en el mismo, movimientos migratorios, servicio social, formación profesional en la agricultura, etc.

Por lo que se refiere al empleo en dicho sector se considera de manera especial todo lo relacionado con el subempleo y la necesidad de una protección especial para el trabajador eventual, con objeto de corregir la inseguridad en el trabajo, en cuyo sentido se debe considerar la desproporción numérica existente entre los trabajadores fijos (3100.000) y los eventuales (más de un millón).

En cuanto al derecho de emigración deberá estudiarse ese movimiento, ya sea interior o proyectado hacia el exterior. En especial esta última constituye un problema social que lleva anexas particularidades profundamente humanas, por lo cual habrá que poner en práctica cuantos medios resulten posibles para que en nuestro propio país todos los españoles encuentren trabajo debidamente remunerado que haga innecesario su alejamiento de la patria tanto permanente como temporal. En esta línea se entiende que los trabajadores han de participar directamente en la elaboración de los tratados y convenios sobre emigración.

Bajo la rúbrica de "servicios sociales en el campo" se abordan interesantes cuestiones en relación con la vida familiar, laboral y social. La alimentación y la salud e higiene de la población campesina merecen atención especial incluso en el aspecto sobre la influencia que pueden ejercer en la salud del hombre del campo las modernas técnicas de abonado, utilización de pesticidas, etc., lo cual reclama una adecuada educación sanitaria rural.

En cuanto a la vivienda rural es evidente que tendrá que estar adaptada al medio y a las condiciones de la vida moderna. Por otra parte, el aislamiento que en muchos casos impone la estructura de la población agraria exige que se facilite a los habitantes de esas zonas el acceso al disfrute de la formación cultural y profesional en el mayor grado de perfección. La instrucción primaria y fe esencia rural son consideradas como aspectos básicos para una posterior formación profesional y la enseñanza de las más modernas técnicas de la metodología sobre formación profesional acelerada aplicada a la agricultura.

A las siete de la tarde terminó la discusió» de la totalidad de la ponencia, que fue aprobada, con enmiendas a algunos de sus enunciados, y hasta con nueva redacción del texto de algunos puntos, como el relativo a trabajadores fijos y eventuales, despidos, jornada habitual de trabajo, destajos, descanso dominical y fiestas que figuran en el calendario laboral.

Finalmente se estudiaron y fueron aprobadas, también con algunas enmiendas, las bases generales que deben configurar una ley de Seguridad Social Agraria, adaptada a las modernas corrientes políticas y sociológicas, a las exigencias de la actual coyuntura de desarrollo y en armonía con el criterio establecido en la ley de Seguridad Social vigente.

 

< Volver