El II Congreso Sindical. 
 "Tenemos que disponer de una estructura acorde con las realidades políticas y sociales del momento", dice el señor Solis     
 
 ABC.    08/03/1962.  Página: 31-32. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

EL II CONGRESO SINDICAL

«TENEMOS QUE DISPONER DE UNA ESTRUCTURA ACORDE CON LAS REALIDADES POLITIC AS Y SOCIALES DEL MOMENTO»,

DICE EL SEÑOR SOLIS PROCLAMO EL PROGRESO DEL SINDICALISMO ESPAÑOL, Y ANUNCIO QUE DEFENDERÁ EN PARÍS LA PETICIÓN DE INGRESO DE LOS INGENIEROS Y TÉCNICOS ESPAÑOLES EN LA CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL

EN LA SESIÓN PLENARIA CELEBRADA POR LA TARDE INTERVINO EL OBSERVADOR FRANCES RENE MONNEROT

En la Casa Sindical se reunió ayer, a las diez de, la mañana, la Comisión de Trabajo del Congreso Sindical dedicada al estudio de la ponencia "Desarrollo económico para la promoción social".

En primer término se leyeron las conclusiones referentes al apartado "Transformación, de la estructura productiva". Durante los próximos quince años se requiere para la infraestructura la construcción de 3.700.000 viviendas, con una inversión de 552.000 millones de pesetas; aumentar la extensión de los regadíos; intensificar los trabajos de conservación del suelo; repoblación forestal y otras agrarias de interés general, a lo que se dedicara una inversión minima de 116.000 millones de pesetas, no computándose en tal cifra las inversiones en grandes obras hidráulicas, vivienda, urbanismo, electrificación rural y comunicaciones. En la modernización y extensión de la red de comunicaciones y transportes es necesaria una inversión mínima de 200.000 millones de pesetas.

En cuanto a las industrias base, se solicita el incremento de la producción de energía

eléctrica, acero y cemento, para lo que se solicita el incremento de producción con una inversión de 378.000 millones de pesetas y la creación de 50.000 nuevos puestos dé trabajo; incremento de la capacidad de refinado de productos petrolíferos, hasta una inversión de 97.500 millones de pesetas y creación de 20.000 puestos de trabajo; aumentó de la producción de acero y cemento y modernización de instalaciones con niveles similares de productividad en minería y metalurgia, cuya inversión en estos casos sería de 120.000 millones da pesetas y creación de 12.000 puestos de trabajo.

Por lo que respecta a la transformación de la agricultura y acondicionamiento de la industria, la ponencia estima que debe iniciarse la transformación reduciendo la actual población activa agraria en un millón de hombres y 300.000 mujeres campesinas que debieran ser transferidos a la industria y los servicios; concentración de las pequeñas explotaciones; intensiticación del cultivo, modernizando las explotaciones a las que hay que dotar de tractores y maquinarias. Para esto se prevé una inversion de 172.000 millones dé pesetas, con lo que se alcanzaría la nivelación de consumo deseada y la elevación de las retribuciones de los productores.

Se dice igualmente que el acondicionamiento de la industria en general debe experimentar una gran transformación. Han de renovarse el utillaje y los medios de producción y expansión con inversiones de 190.000 millones de pesetas. La industria de la construcción ocupa alrededor de 900.000 personas, y crecerá en quince años tres veces más. Debe intensificarse el proceso de modernización con la prefabricación, empleo de maquinaria moderna y racionalización de los métodos de construcción. Podrían invertirse en quince años 70.000 millones de pesetas.

En cuanto a los bienes de equipo ocupan actualmente 730.000 millones de pesetas. Con la modernización del utillaje, se producirá una expansión de la industria, agricultura y servicios. Respecto a los servicios, sector en el que se ocupan hoy 3.400,000 personas, se prevé la creación de 1.400.000 nuevos puestos más de trabajo.

En comercio se prevé una inversión de 24.000 millones de pesetas, y se calculan en 130.000 los puestos de trabajo, y en transportes de 8o a 90.000 millones; otros 65.030 para la renovación de la Flota mercante y pesquera, y 12.000 en material volante.

El número de plazas hoteleras será incrementado y se producirá la creación de centros regionales de expansión económica.

También se habla en la ponencia de los mecanismos de financiación, ahorro e inversión y del plan de artesanía. Sobre estos temas intervinieron varios delegados aportando juicios y opiniones diversos, y se levantó la sesión, después de aprobar las conclusiones.

Presidida por el señor Gutiérrez Cano se reunió la comisión que entiende en la

ponencia "Criterio singular para el desarrollo económico-social de la agricultura". En la discusión intervinieron los señores Lamo Espinosa, Fernández Daza, Serrat, Cerdán, González y Villaumbrales, entablándose un animado diálogo en torno a la recomendación que se refiere a crear un tribunal u organismo especializado para entender en cuestiones de arrendamiento. Él señor Mombiedro pidió que se señale la conveniencia de crear un servicio de crédito forestal.

Acerca de la concentración parcelaria intervinieron, entre otros, los señores Pardo de Santayana, Lamo de Espinosa y Martín Sane. El señor Mendoza rogó a la mesa 3ue se creara una comisión para estudiar más detenidamente la ponencia en su totalidad, por estimar que la ganadería representa una riqueza importantísima y que la ponencia no ha lijado en ella la debida atención. Debe estudiarse con serenidad y, sobre todo, con vastas al futuro cuando estamos abocados al ingreso en el Mercado Común. Don Domingo Solía apoyó la postura del señor Mendoza, y dijo que en tres días era imposible resolver problemas tan trascendentales corno los que plantea la agricultura.

El señor Lamo de Espinosa dijo que la ponencia no pretendía otra cosa sino llamar la atención de la opinión pública sobre diversos aspectos agrícolas.

El Conde de Montarco, por su parte, dijo que no se oponía a la ponencia en sí; que había visto con gran interés y complacencia lo qué se refiere a avance social, pero que al llegar a la ganadería estimaba que su trascendencia requiere un estudio más sereno y detenido.

 

< Volver