Solís preside la tercera sesión plenaria. "Continuar con una finca improductiva no beneficia al dueño ni tampoco a España" (Mónica Plaza). 
 Se recomienda un plazo de cinco años para expropiar las fincas deficientemente cultivadas     
 
 Pueblo.    09/03/1962.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 27. 

«Continuar con una finca improductiva no beneficia al dueño ni tampoco a España» (Monica Plaza)

SE RECOMIENDA UN PLAZO DE CINCO AÑOS PARA EXPROPIAR LAS FINCAS DEFICIENTEMENTE CULTIVADAS

POCO después de las seis de la tarde, en el salón de actos de la sede central de los Sindicatos, dio comienzo la tercera sesión plenaria del Congreso Sindical, presidida por el ministro secretario general del Movimiento y delegado nacional de Sindicatos, don José Soils Ruiz, par» examinar las conclusiones de la ponencia "Criterios para el desarrollo económico- social de la agricultura".

Hubo unas palabras previas del presidente, encareciendo a todos brevedad en las intervenciones, dado el apremio de tiempo. En torno a la Recomendación primera intervino él congresista señor Parada, pidiéndose introdujera ciertas modificaciones en el texto de la misma. Contestó la ponencia defendiendo la redacción primitiva de esta recomendación, por entender que la modificación que se solicitaba, no afectaba al espíritu de dicho texto, el cual fue aprobado seguidamente, con arreglo a dicho criterio.

Se pasó después al estudio de la segunda recomendación, que fue aprobada sin discusión, y se entró en materia sobre la Recomendación tercera, que trata de explotaciones ejemplares.

Se dio lectura luego a la Recomendación cuarta sobre "Régimen de propiedad".

La congresista señorita Monica Plaza se refirió a las expropiaciones y propugnó: "Ante todo propietario que en un plazo limite —que se fije—no ponga en marcha la propiedad para que produzca las riquezas necesarias a la Patria, para aumentar esos cientos de miéis de .puesto de trabajo a que aspiramos, se deberá instar la expropiación forzosa de dicha finca.

Si necesita ayuda técnica, que la solicite y que ponga la finca en rendimiento. Ahora, que se habla de reforma agraria, la gente que está aquí, que sois, por otra parte los mas Interesados en esto, debéis pedirlo. Continuar con una finca improductiva no beneficia al dueño ni tampoco a España. Por lo tanto, creo que se deberla recoger en esta recomendación algo que limitara la propiedad de una finca, cuando ha estado equis años improductiva e poco productiva, perjudicando, en resumidas cuentas, al bien común." (Aplausos.)

A continuación intervino el señor Lample Operé, quien dijo que consideraba que el punto de partida de las conclusiones debe ser la explotación familiar.

El señor Cerda Milla, de Albacete, señaló la abundancia de campos faltos de cultivo en España, afirmando que ello no debe atribuirse a deficiencia de los trabajadores, supuesto que es un hecho cierto que cuando los obreros españoles salen de España son considerados en el extranjero como ejemplares y con su aptitud ponen muy en alto el pabellón español.

Prosiguió poniendo de relieve él hecho de que en su provincia la densidad de población es ahora menor que hace veinte años, por que han tenido que emigrar muchos de sus habitantes. "En esta provincia—dijo—, como en muchas otras, hay riquezas en el subsuelo. Lo que para aprovecharlas se está haciendo, lo hace el Estado, a través del Instituto Nacional de Colonización. Por otra parte, en aquellas zonas donde existen convenios colectivos sindicales, el trabajador lleva un buen jornal a su casa, rinde mejor que el que, en la vecindad, gana tres o cuatro duros menos. Es indudable que el hombre que no lleva a su casa lo que en ella hace falta no siente estímulos para el trabajo." (Grandes aplausos.)

El congresista de Cáceres, señor Caballero, apoyó la petición de la expropiación forzosa en aquellas fincas insuficientemente cultivadas.

El señor Fábregas, de Cádiz, pidió más atención para los campos andaluces. "Hay terrenos buenos—dijo—, capaces de dar mayor rentabilidad en beneficio de todos. Quizá la solución para una mayor y. mejor productividad sea que se repartan parcelas entre los trabajadores y se haga luego un convenio colectivo.

A titulo anecdótico refirió luego el caso de un amigo que entre él y otro explotaron el pasado año 140 hectáreas, que el dueño les cedió, a cambio de pagarle los gastos de contribución y generales.

Hicieron incluso una carretera a la finca. Esta le había costado al propietario 2.115.000 pesetas.

La producción que dio, excluidos los gastos, se elevó a 6.200.000 pesetas. "¿Creen que esa diferencia rio es beneficio bastante grande?".

La ponencia contestó a esta sugerencia diciendo que mantenía el texto de la Recomendación cuarta . Consideró de necesidad absoluta aumentar, en cuanto sea posible, el número de explotaciones familiares. Y, asimismo, afirmó que hay que pagar las expropiaciones, porque es un principio aceptado por todos, y así se recogió en la ponencia. Añadió que hay que señalar las medidas oportunas de pago para que, sin provocar una auténtica catástrofe, se pueda ir a una valoración justa.

En su consecuencia, la ponencia, "que ha ido demostrando—dijo—, a lo largo de las amplias deliberaciones de la Comisión, su máxima flexibilidad y deseo de colaboración en todos los aspectos, en este caso concreto no tenia mas remedio que mantener integra la redacción dada a la recomendación que se debatía.)

En cuanto a la sugerencia de la señorita Monies Plaza, para fijación de un plazo límite a los propietarios de fincas deficientemente cultivadas, consideró oportuno mantener el ya fijado de cinco años, dejando en la mano del legislador cualquier reforma que considere oportuno introducir, para llevar a cabo esa consigna del Caudillo que es la reforma a fondo de la estructura de nuestro campo.

Quedó aprobada la recomendación cuarta, con dos votos en contra.

Se dio lectura seguidamente a la recomendación quinta, titulada "Asociaciones de tipo cooperativo para explotación en común de las tierras", y que expone la fórmula en que los titulares de explotaciones familiares podrán asociarse cooperativamente con otros empresarios de la zona, recomendación que fue aprobada sin discusión.

La sexta recomendación, titulada "Regadíos", se refiere a que la colonización y distribución de la propiedad en zonas regables, cuya trasformación esté a cargo de las consignaciones presupuestarias oficiales, se llevarán a cabo adoptándose las medidas necesarias para que se acentúe la finalidad social de esta acción estatal.

El señor Ruiz de Gordoa rogó al Pleno que fueran incluidos los drenajes en este mismo apartado de los regadíos, porque hay grandes marismas y zonas pantanosas que pueden ser inestimables fuentes de riqueza, una vez saneadas.

La ponencia aceptó esta sugerencia, quedando aprobada la recomendación.

La recomendación séptima fue aprobada.

Se examinó después la recomendación octava, que se refiere a los arrendamientos rústicos y a las modificaciones esenciales que la legislación vigente en esta materia podía comprender.

Las recomendaciones novena y décima, que se refieren a "Sistema de explotación en común de las tierras" y "Conservación del suelo" fueron aprobadas sin discusión.

Se puso a debate seguidamente la recomendación undécima, que alude a "Concentración parcelaría".

"Mejora ganadera" era el título de la recomendación duodécima, que se puso a discusión seguidamente.

Por último se debatió la recomendación decimotercera, denominada "Repoblación forestal", que registró solamente la intervención del congresista señor Fugardo, quien solicitó la introducción de un párrafo en el que se señale la necesidad de coadyuvar a la creación de nuevos puestos de trabajo en este sector.

La ponencia le contestó en el sentido de que no veía inconveniente alguno de aceptar, tal sugerencia, y, en consecuencia, la recomendación fue aprobada sin más debate.

A las diez menos veinticinco de la noche el presidente levantó la sesión, en atención a la cantidad de horas de debate que llevaban los congresistas, anunciando que mañana, a las ocho y media de la mañana, se reunirá la comisión que estudia la ponencia "Criterios para el desarrollo económico-social de la agricultura", y el Pleno del Congreso, a las cuatro de la tarde.

 

< Volver