Una reforma y un ministro para el diálogo     
 
 Informaciones.    19/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Ur4A REFORMA Y UN MINISTRO PARA EL DIALOGO

MADRID, 19 (INFORMACIONES).

POR primera vez en la historia dé la relación política-Prensa —al menos, que recordemos— se ha dado el caso de que una nutrida representación de un Departamento ministerial —ministro un subsecretario, tres directores generales y un subdirector general— se reuniera, durante una exhaustiva Jornada laboral, con un numeroso grupo de periodistas. Durante seis horas seguidas, los representantes del Ministerio de Sanidad y Seguridad Social expusieron, desde los diversos ángulos de sus competencias, la planificación de la nueva reforma sanitaria.

Pero quizá lo más importante es que en el acto, que se celebró con extraordinaria cordialidad, los representantes de la Administración no sólo expusieron sus ideas, sino que, abiertamente, se sometieron a las críticas, a las preguntas, algunas veces poco ortodoxas; al debate, e incluso a la censura. Todo ello con un espíritu deportivo poco usual en estos pagos, cuando se trata de representantes de la Administración. Kn realidad, este encuentro con los periodistas científicos ha sido uno más que sumar a los que los representantes de la Sanidad española han tenido con los M.I.R., con el Partido Comunista, van a tener con el P.S.O.E. el próximo martes y tendrán, en su día, con los A.T.S. y muchos más con Colegios profesionales, Mutualidades, entidades rurales, etc.

Es evidente que la reforma sanitaria tiene asperezas y esquinas, pero está claro que, con este sentido del diálogo, con esta ventana abierta para escuchar la opinión de los demás, el ministro de Sanidad y sus colaboradores tratan de evitar unas y limar otras, en la búsqueda de soluciones, al gusto, no de todos —que eso seria imposible—, sino de la gran mayoría. En la reunión del sábado hubo aspectos de la Sanidad que fueron tratados con dureza, pero nadie se rasgó las vestiduras, empezando por el mismo ministro. EBto es Importante, tanto como poco frecuente, y, desde luego, esperanzador. La reforma sanitaria podrá ser buena o mala, pero la intención con que se intenta hacer es de lo mejor. Y bien está lo que bien parece. v

 

< Volver