La función sindical     
 
   10/02/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA FUNCiON SINDICAL

RAMÓN Llidó, en una glosa a la "Mater et magis-tra", publicada en "A B C", hacen elogio del sindicalismo, señalando que "las asociaciones profesionales, con la Iglesia y el Estado, son los cimientos del orden social cristiano".

A pesar de ello, nos vemos obligados a mostrar nuestra disconformidad con su opinión de que la tercera fase del sindicato es convertirse en " instrumento económico del Estado", y que en ella logra su mejor conquista: "convertirse en corporación de Derecho público". Si el Estado, como h* ocurrido en los países comunistas, se convierte en "instrumento económico del Estado", deja de ser un sindicato para convertirse en un simple instrumento de regimentación de los trabajadores. Los sindicalistas españoles se pronunciaron claramente sobre esta cuestión en el I Congreso Nacional: "El sindicato no sólo tiene una personalidad distinta e independiente de la Administración del Estado, sino también plena autonomía funcional..., con su peculiar régimen económico y jurídico, y un reconocimiento en el derecho positiva totalmente separado y aparte del régimen del Estado y distinto también de las entidadea estatales autónomas."

Es algo que debe quedar bien claro.

 

< Volver