Declaraciones de Solís en El Español. 
 "La libertad para la proclamación de los candidatos ha sido absoluta     
 
 Pueblo.    03/06/1963.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Declaraciones de Solís, en "El Español

«LA LIBERTAD PARA LA PROCLAMACIÓN DE CANDIDATOS HA SIDO ABSOLUTA»

"Una representación auténtica, libremente designada es el primer paso para que los conflictos colectivos encuentren solución´9

«Gran parte del futuro de la sociedad española depende de la importancia y el sentido ae responsabilidad que la Organización Sindical española consiga»

TRES HECHOS NUEVOS CARACTERIZAN EL CLIMA DE ESTAS ELECCIONES:

* La celebración de la Asamblea de la Pequeña y Mediana Empresa.

* La extensión y arraigo de los convenios sindicales colectivos.

* El éxito de la formación profesional y muy. especialmente de la formación acelerada.

El ministro secretario general ñel Movimiento, aon José Salís Ruis, tía hecho al subdirector de -"El Español", Ángel Ruis Ayucar, unas declaraciones sobre .las elecciones sindicales que, por su gran interés, reproducimos a continuación:

—¿En qué "clima" se inician estas elecciones sindicales?

—SI le contestase sólo que el "clima electoral es apasionado", tanto usted que me pregunta como el público que lea la entrevista cargaría siempre la respuesta al "haber" de mi ´ natural optimismo o a mi condición de "-parte interesada" y nunca al "debe" de mi sinceridad.

Sin embargo, tres son los hechos nuevos que han originado este cuma electoral:

De un lado, la Asamblea de la Mediana y Pequeña Empresa, de la que hs surgido toda una problemática para la que se han señalado soluciones que estamos en vías de llevar a la práctica. Todos esos pequeños i n d u s tríales y comerciantes, que constituyen más del 95 por 100 del total número de empresas españolas, aspiran a una representación auténtica que personalice y afronte las medidas que la Organización Sindical propuso como remedio piara las dificultades que tienen planteadas.

De otro, la extensión y arraigo de los convenios sindicales colectivos. El trabajador español sabe muy bien—porque son casi cinco millones los que se han beneficiado de ellos—que las líneas maestras de una negociación pueden lograrse en un convenio interprovincial o provincial. - Pero que la solución más realista, para su mejor nivel de vida, ha de nacer en el seno de la empresa, acomodada a la importancia, a la situación, al mercado y a la producción de cada ana de ellas. Por último, la formación profesional y muy especialmente la formación acelerada, ha creado, en casi 200.000 hombres que de ellas salieron, unas nobles ambiciones, un mejor conocimiento de su oficio y la seguridad y la alegría de que su esfuerzo en el aprender no sólo ha supuesta una mejor retribución, un mayor salario, sino un ascenso también . muy importante de su nivel cultural y, por tanto, so mejor situación en la sociedad. Si a esto añade usted que desde hace dos meses están re. partidos por toda España 100.000 ejemplares del Reglamento General de Elecciones, que se han colocado en los tablones de anuncios, de las empresas casi medio millón de pasquines anunciadores´ de las condiciones para ser elector, elegible y candidato, y que otra medio millón de carteles murales se han fijado en las esquinas de las ciudades y pueblos de toda la geografía española, más los comentarios de Prensa, radio y TV., verá usted que mi contestación inicial a su pregunta estaba plenamente Justificada.

ABSOLUTA LIBERTAD PARA LA PROCLAMACIÓN DE CANDIDATOS

—Sabemos que ha habido una libertad absoluta para la proclamación de candidatos, ¿se han observado maniobras para aprovechar esta libertad con fines partidistas o sectarios diferentes a los intereses puramente sindicales?

—En efecto, como usted bien dice, la libertad para la proclamación de candidatos ha sido absoluta. Es inevitable que algunos grupos de inspiración más o menos confusa trate´ de hacer mal uso de. esa libertad para fines egoístas y partidistas ajenos al servicio de los trabajadores y del sindicalismo. Pero esta posibilidad no debe preocuparnos demasiado, porque tenemos motivos para confiar en la consciencia y el sentido de la responsabilidad de los trabajadores, que siempre han sabido distinguir la moneda legítima de la falsa. Pero es que, además, la experiencia de pasados ejemplos nos dice que si entre el gran número, de los elegidos ha salido alguno que sorprendiendo la buena fe de sus compañeros se presentó para abusar de su puesto con fines inconfesables y de destrucción, tales propósitos se vieron siempre frustrados al no e n c o n t r a t fampo propicio para sus maniobras en nuestro sindicalismo de signo positivo y constructivo.

Pero todavía tenemos otra* experiencias aún más alentadoras, y es el .caso de hombres de mentalidad desviada que Segaron como adversarios lie nuestra Organización, a la que no conocían bien, y que muy pronto, ya dentro de ella, fueron conquistados por la sinceridad de nuestros propósitos, de tal forma que vinieron a ser sindicalistas de los más convencidos, correctos y entusiastas.

—¿En qué medida contribuirán estas elecciones a soluciolar los eventuales conflictos colectivos de trabajo?

—Siempre contesto a las preguntas que me formulan en el sentido con que usted me hace ésta, que si los

conflictos individuales de trabajo tienen fácil solución; porque hablando se entienden los hombres y porque en último término existen unos Tribunales que dan en derecho la razón a quienes la tienen, semejante tramitación deben tener los conflictos colectivos. Pero para solucionarlos amistosamente primero o con arreglo a Derecho después debe haber una representación auténtica que siempre sepa expresar lo que de verdad quieren sus representados, y en la que los representantes gocen a su vez de la total confianza de aquéllos. Por eso el contar con un escalón primario de representación auténtica libremente designada y con suficiente prestigio y con solvencia moral, come son los enlaces sindicales, es el primer paso para que los conflictos colectivos encuentren solución, sin desembocar en violencias o reacciones emocionales que casi nunca- son espontáneas. ,

TRES OBJETIVOS DE ESTAS ELECCIONES

—¿Qué cabe esperar de estas elecciones para el bien común,, para la Organización Sindical y para los propios afiliados?

—Con las elecciones se van a conseguir tres objetivos, que corresponden a los tres campos que delimita la pregunta.

El bien común, la sociedad, puede esperar mucho si logramos dar cima a un instrumento de armonía de intereses entre trabajadores y empresarios, integrándoles en el supremo interés de la colectividad general, sin olvidar el postulado universal de que la forma en que los hombres se organizan para el trabajo está en íntima relación con la forma en que se organizan para otros fines, y «n éstos incluyo desde la vida familiar a la vida política. Por su parte, la Organización Sindical saldrá después de la elección con la vitalidad y savia nueva que le comunicará sin duda una representación cada vez más auténtica, ajena a comercializaciones políticas o a presiones económicas.

En último término, los afiliados al Sindicato con su base´ representativa podrán, de un lado, participar de la vida política del país a través del cauce natural que el Sindicato representa, con sus juntas, sus representaciones en los municipios, en las diputaciones, en las Cortes, en los Consejos del Instituto Nacional de Previsión, en las rectoras de las mutualidades laborales, etc.; de otro, sus intereses profesionales (socio-económicos) tendrán cuantas oportunidades de defensa les brinda el diálogo y la negociación y, en definitiva, porque a través de la representación podrán lograr la transformación de la actual estructura de la empresa, acercándola a fines más cristianos y más justos, y con ella, la de otras estructuras sociales también necesitadas de reforma. —¿Quiere, en esta última hora electoral, decir algo a los trabajadores españoles?

—Sí, aunque no sea nada nuevo quiero repetir a los trabajadores españoles que en estas elecciones de enlaces sindi-cales traten de elegir a aquel de sus compañeros que baya de poner más noble pasión en la defensa de los intereses comunes, más ilusión y entrega. Esa defensa de intereses no solo no implica actitudes de en-freníamiento y -de acritud, sino que la verdadera eficacia se consigne, por partes iguales, con la energía y la ponderación. Ni un conformismo inerte r desvirtúe la razón de ser la representación sindical, ni una demagogia fácil que la desoriente por derroteros de estéril violencia.

Creo, pues, que el pretigio, el ejemplo, la libertad en la decisión y la responsabilidad en la gestión son las mejores cualidades del enlace sindical.

Y por ultimo, con palabras recientes de S. E. el Jefe del Estado ante el Consejo Nacional del Movimiento, deseo recordar que gran parte del futuro de la sociedad española depende de la importancia y del sentido de responsabilidad que la Organización Sindical española consiga.

 

< Volver