Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. 
 La Organización Sindical tendrá representación en su ámbito específico     
 
 Informaciones.    29/10/1970.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

LA ORGANIZACIÓN SINDICAL TENDRÁ REPRESENTACIÓN EXCLUSIVA EN SU ÁMBITO ESPECIFICO

Por Lorenzo CONTBERAS (Cronista parlamentario de INFORMACIONES.)

MADRID, 29.—El tema, del exclusivismo sindical en materia de representación de intereses profesionales derivados del trabajo y la producción, tuvo ayer en las Cortes su última oportunidad de exhibición. Los procuradores agotaron las posibilidades del asunto con intervenciones sucesivas que parecían interminables.

El señor VILALTA CA-RALT, técnico en panificación y molinería, dijo que el tema no tenía más vueltas y rogó al presidente de la Comisión, señor BAU, diese por terminado el debate y sometiese a votación el contenido del artículo primero del proyecto de ley Sindical. Este fue aprobado por cuarenta votos a favor, uno en contra y una abstención. Entre los votos afirmativos se contaban loa de los señores MARTIN SANZ, SOLIS y NIETO ANTUNEZ. Se pronunció en contra el procurador familiar por Malaga, señor MERINO. Se abstuvo don ALFONSO GARCÍA VALDECASAS, representante de las Realas Academias.

ARTICULO PRIMERO

La redacción definitiva del texto queda en los mismos términos ofrecidos por la ponencia el día anterior, es decir:

"1. Los españoles, en cuanto participan en el trabajo y la producción, constituyen la Organización Sindical.

2. La Organización Sindical, que forma parte del orden institucional definido en las Leyes Fundamentales, tiene como misión esencial contribuir, de acuerdo con los Principios del Movimiento Nacional, a la transformación y desarrollo del sistema socioeconómico, al progreso de la comunidad nacional, conforme a lag exigencias de la justicia social, mediante el cumplimiento de los siguientes fines:

Primero. — La representación exclusiva y la defensa y promoción de los intereses profesionales de los empresarios, técnicos y trabajadores, en cuanto participan en el trabajo y la producción.

Segundo.—La participación de los Sindicatos en la gestión, responsabilidades y resultados de las actividades sindicales y, a través de los Sindicatos, en los tareas comunitarias de la vida política, económica y social, sirviendo de cauce, con arreglo a las leyes y disposiciones correspondientes, a la actuación de los empresarios, técnicos y trabajadores:

a) En las instituciones públicas representativas;

b) En el estudio y propuesta de los objetivos de la política social, cultural y económica, colaborando en la realización de los mismos;

c) En los órganos de te A d m i n istración encargados del estudio y formulación de los planes y programas de desarrollo económico y social, así como en la vigilancia de su ejecución;

d) En los demás órganos consultivos y de gestión con representación social.

Tercero. — La contribución al fortalecimiento de la libre y justa convivencia entre cuantos participan en el proceso productivo, integrados en la comunidad nacional y el servicio del bien común."

UNA REITERACIÓN INNECESARIA

En relación con el texto aprobado, los señores ESPE-RABE y MERINO señalaron como innecesaria la referencia constante a los principios contenidos en las Leyes Fundamentales. "¿Se concibe a la Organización Sindical contra los Principios del Movimiento?", preguntó el primero.

El debate sobre la exclusividad tuvo como protagonistas principales a los señores MENDOZA (don Carlos), MULLER DE ABADAL, DÍAZ LLANOS, VILLEGAS GIRÓN, RIVAS GUADILLA,

SERRATS (don Salvador», PALOMARES y SOLIS. Sol» los dos últimos estuvieron resueltamente en contra de abolir el monopolio representativo sindical, ni siquiera por la vía de hacer en futuros artículos concretas excepciones a favor de las Cámaras y lo» Colegios profesionales.

Para el ex ministro señor SOLIS la cosa estaba clara: "La ley de 1911 establece que las Cámaras (no les de Industria y Navegación) son órganos asesores del Ministerio d* Comercio. A las Cortes vienen con su personalidad específica, pero no para transformarse, por arte de magia, en órganos representativos do los intereses profesionales. No estamos aquí legislando sobro Cámaras, sino sobre Sindicatos."

Don CARLOS MENDOZA lamentó ciertas palabras del señor SOLIS respecto a determinados propósitos antisindicales de los defensores de las Cámaras. El ex ministro confesó su. absoluto respeto hacia éstas y recordó loa años de colaboración mantenida con ellas durante su mandato al frente de la Organización Sindical. ¿Cómo marchan las cosas ahora?, vino a decir elípticamente "Estoy un poco desengrasado —afirmó— con este año que llevo de descanso sindical. Siempre me encantaron las Cámaras y Colegios... en su función,"

 

< Volver