Autor: Testaut, José Javier. 
 Tras el secuestro de don Felipe Huarte. 
 No es viable la negociación de convenios colectivos en un clima de inseguridad  :   
 El Consejo de empresarios de Navarra propone otro sistema para fijar las retribuciones a escala nacional. Se evitaría así el conflictivo enfrentamiento de los empresarios con su personal. 
 ABC.    06/02/1973.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

TRAS EL SECUESTRO DE DON FELIPE HUARTE NO ES VIABLE IA NEGOCIACIÓN DE COPEMOS COLECTIVOS EN UN CLIMA DE INSEGURIDAD

El Censejo de Empresarios de Navarra propone otro sistema para fijar las retribuciones a escela nacional y sectorial

SE EVITARÍA ASI EL CONFLICTIVO ENFRENTA-MIENTO DE LOS EMPRESARIOS CON SU PERSONAL

PAMPLONA 3. (De nue-sífo corresponsal, por teiétono.) A última hora ote la larde de ha-y, sábacto, 3 de febrero, ©! Consejo Provincial de Empresarios de Navarra ha remitido a los medios informativos de Pamplona la sigirieme nota:

"B ´Consejo Provincial de Empresarios 1*9 Navarra desea hacer púb´ica su proíunda sa-lisíacctárs por la liberación ctef empresario navarro don Felipe Huarte Beaumont, Pero faí-taría gravemente a sus obligaciones >Je reptesentaíite de ese y as toóos los em-jKssaiics íiavarf«s sí se ¡rmitera a aceptar la coofiísicMi que sobre este hecho y su sig-nificacjóo se está queriendo protl´jcir.

Hac-e un año, aproximadamente, este Consejo tkvo la voz de aiarm-a y proclamó c>x\ la mayor energía la situación anorroai de Ma-varra y ios peligros que se avecinaban.

Desgraciadamente esa realidad, que era svkSeote, sa ha cúmplelo, IS&gáfufoaa ai ex-Iremo gra´jísjíTid del secuasíro da una par-soíia, ain otra raz6n que la (te &ar em¡>r«sa-íto, aprovechando una situacló-n da tensión economicosocial y "por medio efe una actuación de matiz político al objelo de crear confusión.

Es público que quienes han perpetrado este delito no se han re-catado en afirmar que 3U oiJj^bVo es !a ruina economica de fe región. Es público, y la Prensa lo ha. escrito, que anuncian que procacterám a

rmevos secuestros.

En esta tesilura, y consctefiíe de ta grava situación que se orea al empresario navarro, este Consejo de Empresarios tiene obligación de llamar ¡a atención da taa autori-ctades y de la opinión pública so´we al grave rfesgo cpie corre e; empresario qjfi Invierte s-u -capital a« Navarra —si no sa pone inmediato r&m«iíío a esta s-íl-uao-ión—, así como el t(u« con sus íiten-es, pocos o muchos, avaía (as operaciones de sus empresas o >íe su empresa, que puede en cualqLfi«f mometítc ser ^ objetivo de la acción terrorista.

Fimdamen1aJmer>te, este Consejo de Empresarios tiene que porter cié maoiftesto la dificiíllad tre i>ago-c-iar convenios coíeC´livos ouaficío el clima d* inseguricíad prrva Eftso-¡utanrventó de liberta-d a l-as partes, y en cua-l-quie-r morr>&rrta se -pi/stfe poner an j-uego esta (¡üettad o la wda del empresario.

Esta Cosejo consictera mviable el sistema de -convenio de empresa que concíu-cen ai eflfrenlarrtientb de cada empresario con su persona) en un arobi&nle corno e-} Que acitjaJ-meats, y por desgracia, reina en Navarra.

Etvtsnd&mos c^ue la normaliíación de las relaciones trabajador-empresario ex¡9« la supresión de estos diretíos eíiíreniariifenfas >fue la realidad demuestra son un hecho r>aií-tuat, y >}ue esíé sistema se susttliuya por oíros que cieterminer las retribucior^ y «m-dicit>!ie.& laborales a escala nacional y sectorial, de modo que asan técnicos especializados de (Ata y otra parte quiarws. pifedan (ijarr coa tocia ob}eíiyk¡9d ¥ justicja talea condiciones, efe ´oriTa Sí-iTíi´ar al qj3 rig^ an otros patees muy avanzados socialmente..

Asi se evitaría no só-lo el confiiclivo sistema cié en-frerviar personalmente" al empresa-rto con el trabajactor, sino las situaciones de absurdas desigualdades que rauctias veces son pr>nAíc?t>7 de Is m&fOf a menor tuersa. qiK, en cada caso, rxtsdé ejercer una u otra de ¡as parles interesadas.

D&sÍ9ualda4es que, por otro lado, (iepd-en a perpetuar, incluso agravándolas, la exís-íancla de zonas deprimidas er> ej país con ta triste *ecue:a cíe (as nvígí*ciones (t>tajk>-res.

Por airo latió creerrx>s-no. sa debe &oti-seoík que se elija como oarripo de batalla de i-uoHas cíararnente poütioas, rio l-a caíls, amo «1 paitio de armas de las propias empresas."

 

< Volver