El ministro de relaciones sindicales, en toma de posesión del delegado provincial de Madrid. 
 Martín Villa: "Reconocer plenamente los derechos y libertades sindicales"  :   
 "Es legítimo que los trabajadores cuenten con instrumentos autónomos para la defensa de sus intereses". 
 ABC.    17/02/1976.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

EL MINISTRO DE RELACIONES SINDICALES, EN LA TOMA DE POSESIÓN DEL DELEGADO PROVINCIAL DE MADRID

MARTIN VILLA: "RECONOCER PLENAMENTE LOS DERECHOS Y LIBERTADES SINDICALES"

«Es legítimo que los trabajadores cuenten con instrumentos autónomos para la defensa de sus intereses»

«Es legítimo que los trabajadores cuenten con instrumentos autónomos y eficaces para la promoción y defensa de sus intereses», ha dicho el ministro de Relaciones Sindicales, Rodolfo Martín Villa, en el acto de toma de posesión del nuevo delegado provincial -de Sindicatos de Madrid, según informa Cifra.

E! señor Martín Villa presidió el acto en compañía del secretario general de la Organización Sindical. Manuel Socios Humbert, y el gobernador civil de Madrid, Jesús López Cancio.

Una vez leído el nombramiento y jurado el cargo, e; delegado saliente. Eduardo Martínez, nombrado presidente del Sindicato Nacional de Industrias Químicas, pronunció unas palabras de gratitud a cuantos le han ayudado en su mandato.

El nuevo delegado, Gervasio Martínez-Villaseñor García, habló a continuación y expresó su deseo de aue la Delegación sea el lugar de! diálogo en busca del panto social Inspirado en la justicia.

El señor Martín Villa, tras palabras 3fi reconocimiento y ánimo a los delegados salientes y entrante, dijo en su discurso:

SISTEMA SINDICAL.—«Para los sectores más progresivos, el sistema sindical es un instrumento creado por los trabajadores para mejorar la condición obrera y para promover la transformación de la sociedad.

Los sectores conservadores conciben el sistema sindical como un conjunto de instrumentos de colaboración mtercla-se. cuando no de encuadramiento de los trabajadores, para favorecer el desarrollo económico y el progreso social.»

Añadió que el sistema español atiende a unas y otras necesidades, «que. aunque dialécticamente son ineompa.iibles. en la ora-xis son compatibles >le hecho».

El ministro señaló que la sociedad española, aue considera valor primordial la paz social, puede mostrarse satisfecha de los resultados del sistema sindical. «Junto a este factor existen otros muchos para los que ío auténticamente importante es la mejora de la condición obrera y que, desde esta perspectiva, rechazan o a lo menos desvalorizan la labor aue se realiza por nuestro sistema a través de los organismos de colaboración.»

TENDENCIAS IDEOLÓGICAS. — Dijo

también que estas reacciones «no deben hacer olvidar que desde que en España se Inició la lucha obrera, les trabajadores consideraron una conquista la creación de organismos mixtos y paritarios de colaboración».

«La existencia de corrientes o tendencias Ideológicos dentro del mundo obrero es algo inevitable,, en razón a, que las organizaciones de trabajadores no se limitan a la acción profesional concreta, sino que abordan los problemas de conjunto de la sociedad.»

. Añadió el señor Martín Villa que «lo que no es bueno para el mundo obrero, ni tampoco para la patria, es que estas diferencias de criterio sobre la confrontación obrera o sobre la configuración de la futura sociedad —que soclalmente pueden expresarse en tendencias o corrientes distintas— produzcan fracturas tan fuertes como las que hoy ejdsten>.

El ministro dijo que procuraría con la mejor voluntad auspiciar soluciones que permitan que las divisiones actuales del mundo obrero no constituyan un problema ni para éste ni para el país.

¿QUE ESPERA LA SOCIEDAD? —

En cuanto al tema de qué espera esta sociedad de los Sindicatos, dijo que «la sociedad española aspira a que las organizaciones de trabajadores y las organizaciones de empresarios y loo organismos de colaboración constituyan un factor de armonía social y favorezcan la convivencia»;

«Por este motivo nuestra sociedad experimenta una gran preocupación cuando por rabones explicables y en gran parte circunstanciales, se producen situaciones como las que hemos vivido en Madrid, en las pasadas semanas.>

Señaló tener conciencia de las repercusiones de la crisis económica, de los agobios por que pasan muchas familias obreras, de la preocupación del empresa-nado; dijo que comprendía que era Inevitable que el momento de cambio repercutiera en el clima social. «Pero nos creemos en el deber de haber un llamamiento a todos y de manera particular a los que tienen una concienciación social más Eíar-cada, para que por propio sentido de responsabilidad no provoquen, en un punrto en que es muy sensible la sociedad es

VENCER RESISTENCIAS.D i j o también que para que las organizaciones obreras dispongan de los medios de acción precisos para cue sus intereses sean eíecüvo» «habremos de esforzarnos por vencer las resistencias que en Importantes sectores del

impreciso poder sindical. Mas adelante el señor Martín Villa düo que aspiraba a que 7a reforma sindical se desenvuelva paralelamente a la política y ^ue se concrete, al igual que agüella, en medidas inmediatas y decisiones a plazo medio.

Dijo que e1 Comité ejecutivo sindical se •cupará de las primeras y que «los trabajadoras y los empresarios, a los aue vamos a recabar su parecer a través de una con-vulta de base, y el Congreso Sindical, que es eJ 6rgano que tiene atribuidas por ley estas funciones, formularán sus criterios sobre aquellas otras decisiones >jue presupongan cambios sustanciales en la legislación sindical».

OBJETIVOS DE LA REFORMA. — Se planteó el ministro las preguntas de para flué la reforma sindical y con qué objetivos, «reforma sindical para poner en con-•onancla el sistema sindical con las necesidades de una sociedad como la española del último tercio del siglo XX, para reconocer plenamente los derechos y libertades •indícales, y para que los españoles se aJentan satisfechos de su sistema sindical», Sobre las libertades sindicales dijo Que «está en nuestro ánimo hacer lo posible para aue las libertades de expresión del pensamiento, de reunión y de asociación se hagan efectivas en el ámbito sindical, al «nismo tiempo y con criterios paralelos a como se regulen los derechos políticos co-rrespondientes>,

TMDAD Y PLURALISMO.—En cuanto a la unidad r pluralismo sindical, señaló •ue is^a conciencia de 3as se repercusiones que el reconocimiento de estos derechos puedan teíer en las estructuras sindicales, «de aquí que sea para nosotros un tema de particular preocupación, que someteremos a los órganos sindicales competentes y en su momento al Gobierno, el. de la articulación de la unidad con él pluralismo sindical».

Dijo también que no hay que olvidar que los organismos de colaboración, entre las organizaciones de trabajadores y las de empresarios son órganos fundamentalmente públicos con los que se procura la armonía social el entendimiento cintre ola-ses. y c.ue tienen a su caigo funciones de ordenación y servicio social indiscutible-meote públicos.

LA FIGURA DEL MINISTRO.—«El ministro de Redáctales Sindicales responde a un momento óe la evolución política española y lógicamente tendrá que integrarse en una figura dé «sometidos más amplios en el futuro.

En mi condición de titular del mismo tengo conciencia de los supuestos que condicionan esta figura. Sentiría profundamente que la subsistencia, puramente temporal, de este ministro fuera para algunos causa o excusa para regatear una colaboración que debe estar par encima de las personas.»

El señor Martín Villa señaló que los cambios que se van a producir en la representación política «han de repercutir lógicamente en la representación socio-profesional compatible con la del sufragio universal».

DIFICULTADES.—Dijo también oque «la reforma sindical es, a mi juicio, tan difícil como la reforma en e1 ámbito constitucional o, COE. carácter más general, ea e] político».

Señaló que compete al Gobierno garan-tlaa-r eü recto ejercicio de los derechos r libertades sindicales, pero que, al mismo tiempo, tienen qué ser los propios dirigentes y representantes sindicales los que den una configuración adecuada a Jas estructuras sindicales.

Añadid el ministro que de todos estos temas se habrán de ocupar «n los próximos meses el Comité Ejecutivo Sindical y el Congreso Sindical, del que dijo conocer las reservas que suscita por su carácter tripartito, Señaló que el hecho de que el Congreso se ocupe de estos temas no es obstáculo para que en el ámbito estrictamente laboral se ocupe de los mismos el Consejo Nacional de Trabajadores.

PROPORCIONALIDAD REPRESENTATIVA.—Más adelante dijo: «Si en el ámbito político se está en vías de introducir la proporcionalidad con la población en algunas representaciones, no puede haber obstáculo para >iue se haga obro tanto en 3o sindical y se reconozcan un mayor nú-tneiro de representaciones complementarias a las ramas, las provincias o las empresas más Importantes. Lo Importante no es el número de representantes, sino que estén presentes todos los hombres valiosos y todas las contentes.»

Finalmentee, tras desear éxito al nuevo delegado, el ministro dijo que tenía conciencia tíe las dificultades del empeño, y añadió: «De lo que os puedo dar la seguridad es de que, con la mayor buena voluntad, vamos a esf orzairnas j>or dotar a todos los trabajadores y a todos los empresarios españoles de un sistema del que se puedan dar por satisfechos y j»or ten-de-r un miente entre el sistema sindical actual, al que tanto personalmente debemos y en el que hemos luchado con tanto afán, y el que puedan requerir tos

españolea Dará el futuro.»

 

< Volver