Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
   Otros seis artículos del proyecto de Ley Sindical quedaron aprobados en la sesión de ayer  :   
 Fueron objeto de debates especialmente minuciosos los que contemplan las garantías para los representantes sindicales y los derechos de los funcionarios. 
 ABC.    23/01/1971.  Página: 21-22. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

CORTES ESPAÑOLAS OTROS SEIS ARTÍCULOS DEL PROYECTODE LEY SINDICAL QUEDARON APROBADOS EN LA SESIÓN DE AYER

Fueron objeto de debates especialmente minuciosos los que contemplan las garantías para los representantes sindicales y los derecbos de los funcionarios

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Peres Fernández.) Ayer era viernes, es decir, último día activo de la semana legislativa; en la sesión anterior se habían aprobado nueve artículos del proyecto de ley Sindical; muchos procuradores, satisfechos de los fructíferos resultados conseguidos, ardían en deseos de regresar a sus hogares Ae provincias, para pasar con la familia el fin de semana. Todo hacía suponer que, como de costumbre, asistiríamos a una sesión rápida y corta... No fue asi. El presidente de la Comisión de Leyes Fundamentales, don Joaquín Bau, llevado de su tesón y de su afán de trabajo, supo lograr otra jornada provechosísima, en la que seis artículos más quedaron dictaminados, y si no llega a ser por la Ponencia—que, ante un problema trascendente, consideró mejor esperar a la sesión próxim-a—acaso algún precepto más se hubiera sumado a los seis.

La sesión tuvo un comienzo dinámico. Primero una puntualizaeión de don Perfecto Palacios Cortés, preocupado por nuestra alusión de ayer, para proclamar que no creía haber atacado a ninguna entidad. El presidente también lo entendió así y ante opinión tan autorizada hay que exonerarlo forzosamente. Es cuestión de interpretaciones y del enardecimiento propio del debate.

En torno al artículo 47, el señor Sierra Haya, apoyado por numerosos compañeros, pidió la adición de un precepto que regule todo lo concerniente al régimen electoral. La Ponencia, tras unos momentos de deliberación, y esforzándose por atender la sugerencia, pero con un sentido congruente con lo ya aprobado, propuso una fórmula que, aun no siendo plenamente satisfactoria para el enmendante, prosperó con un solo voto en contra. En su virtud se agregó el apartado 2, quedando así el precepto:

Artículo 47.—1. Los órganos de gobierno de las entidades sindicales, con excepción del Secretariado, se proveerán por elección mediante sufragio libre y secreto.

2. De conformidad con las directrices de carácter general que en materia electoral determine el Congreso Sindical y las normas reglamentarias que las desarrollen, las distintas entidades sindicales, en sus respectivos Estatutos? Reglamentos, adaptarán la aplicación de aquéllas en el ámbito de su competencia, para la provisión de los órganos de Gobierno.

3. Las normas sindicales generales garantizarán que, en todas las entidades de carácter mixto, la representación de los empresarios, de una parte, y la de los técnicos y trabajadores, de otra, sea paritaria; que todas las entidades estén propor-cionalmente representadas en las de grado superior respectivo y la expresión y publicidad de las opiniones de cuantos constituyen los órganos de gobierno de dichas entidades.

GARANTÍAS PARA LOS REPRESENTANTES SINDICALES

Llegados al artículo 42, fue el señor Al-calna Caballero quien planteó de nuevo un tema ya largamente debatido con ocasión del minucioso estudio a que fue sometido el artículo octavo: que los representantes sindicatos en la empresa tengan reconocidas «las facultades y facilidades necesarias para el ejercicio de las actividades propias de su función representativa», tales como «posibilidad de comunicación verbal o escrita con los trabajadores, uso de locales dentro de la empresa, facilidades para reunión fuera de las horas de trabajo y derecho a disponer de tiempo determinado dentro de la jornada laboral, para la realización de gestiones en favor de los representados»,

E5 texto quedó definitivamente así:

Artículo 48.—1. Todos los dirigentes y representantes sindicales, incluidos los representantes en la empresa, estarán amparados por un régimen jurídico que garantice el cumplimiento de sus funciones y el ejercicio de sus actividades representativas, con plena libertad, independencia, responsabilidad, disposición del tiempo necesario para el desempeño de dichas funciones, posibilidad de comunicación con sus representados y desarrollo de los derechos reconocidos en esta ley. En el mismo se determinará la extensión temporal de dichas garantías, desde la proclamación como candidatos, hasta el plazo que se fije con posterioridad al término de su mandato.

2. Asimismo establecerá dicho régimen jurídico las causas de suspensión, desposesión y rehabilitación de quienes ejerzan cargos sindicales y el procedimiento, con audiencia en todo caso del interesado. Los actos que se dicten en estas materias serán susceptibles de los recursos que en esta ley se establecen.

LA CUESTIÓN 0EL JURAMENTO

Al artículo 49 sólo fue formulada una enmienda «in voce», por el señor Jiménez Millas, que con abundantes argumentos, elocuentemente expuestos, propugnó la tesis de que todos los que ejerzan cargos sindicales, de cualquier naturaleza, rango y categoría, estén obligados a prestar juramento. Le apoyaron los señores Valencia Remón, Rivas Guadilla y Alvarez Molina. Se opuso, por razones jurídicas, el sefiof Lamo de Espinosa, para quien solamente aquellos representantes sindícales que lleguen a desempeñar cargos públicos deben estar sujetos al juramento. También el profesor Muñoz Alonso abundó en esta idea: «Se exige jurar cuando para que loa demás crean en la fidelidad con que se van a ejercer unas funciones se pone a Diod por testigo. Puede ser grave exigirlo en aquellos cargos que no tienen responsabilidad ante Dios.» El señor Palomares se manifestó en apoyo de la Ponencia, y en nombre de ésta el señor Herrero Tejedor—qua ayer demostró, una vez más, su maestría jurídica y dialéctica—hizo una brillante exposición para probar por qué, si en todos los grados es exigible la fidelidad y la lealtad a unos principios, protegida por las leyes penales, sólo puede ser exigible la garantía del juramento a los que ejercen funciones públicas, dentro de la Organización Sindical.

Aprobado por unanimidad, el precepto dice:

Artículo 49. LOS miembros del Comité Ejecutivo Sindical, los presidentes de Sindicatos y Federaciones nacionales, los directores de los Servicios sindicales y Io¿ delegados provinciales de la Organización Sindical, para el ejercicio de sus cargos* respectivos, habrán de prestar juramenta de fidelidad al Jefe del Estado, a los Prinripios del Movimiento Nacional 7 demás Leyes Fundamentales del Reino.

LOS DERECHOS DE LOS FUNCIONARIOS

Frente al tema abordado por el artículo 50, el señor Merino García pidió tres cosas.- que el Estatuto jurídico del funcionario sindical sea aprobado por el Congreso Sindical; que se salven los derechos adquiridos de los actuales funcionarios de la Organización Sindical y que el Estatuto se inspire en los criterios de la vigente legislación de funcionarios de la Administración del Estado.

El señor Martín Sanz se mostró conforme en las dos primeras, pero no con la última. El señor Rodríguez Rodríguez pidió una meínción especial para los funcionarlos de las Hermandades y el señor González Sáez solicitó que no se olvide la escala auxiliar y subalterna.

La Ponencia no se mostraba partidaria de hacer menciones especiales, por entender que todos los funcionarios están incluidos en el texto que brindaba. El señor Rodríguez Rodríguez solicitó la comprobación del quorum, por considerar el problema de gran trascendencia, y estuvo a punto de suspenderse la sesión porque no parecía muy seguro que la concurrencia alcanzara los mínimos exigibles. Pero el señor Rodríguez acabó dándose por conforme con las manífestaciones de la Ponencia y la aprobación se produjo por unanimidad:

«Artículo 50. Un Estatuto especial, aprobado a propuesta del Congreso Sindical, regulará las condiciones de selección y nombramiento; los derechos, Incluida la Seguridad Social, deberes e incompatibilidades; las responsabilidades, garantías y recursos, incluidos los jurisdiccionales, de quienes constituyen el Secretariado, así como el restante personal técnico, administrativo y subalterno al servicio de la Organización Sindical y de las entidades sindicales, sin merma de los ^ derechos reconocidos en la legislación vigente y aplicable a la publicación de esta ley.»

«Artículo 51. Contra los actos que, en el ámbito sindical, violen o desconozcan el ordenamiento jurídico o los derechos que la legislación sindical reconoce a los sindicados y a las entidades sindicales, se establece un sistema de garantías que incluye :

a) Recursos en vía sindical.

b) Recursos ante los Tribunales Sindicales de Amparo.

c) Recursos en vía contencíoso-sindical, ante los Tribunales de Justicia.

Atrículp 52.—1. Los actos del ministro de Relaciones Sindicales, así como los del Comité Ejecutivo Sindical y del Congreso Sindical, agotan la vía sindical y sólo cabe contra ellos recurso en vía contencioso-sindical. previo recurso de reposición.

2. Contra los actos y acuerdos de los Organismos y Entidades Sindicales, dotados de personalidad jurídica, procederá el recurso de amparo, salvo que expresamente se excluya en las disposiciones legales.

3. Contra los actos y acuerdos no incluidos en los números anteriores procederá el recurso de alzada ante el ministro de Relaciones Sindicales.

Artículo 53.—1. El recurso de alzada deberá interponerse dentro de los quince días siguientes a la notificación o publicación del acto o disposición y se entenderá desestimado si transcurre un plazo de tres meses sin que se notifique su resolución, quedando expedita la vía procedente.

2. El recurso de reposición se interpondrá en el plazo de quince días desde la notificación o publicación del acto o disposición y se entenderá desestimado si transcurre un plazo de un mes, desde el momento de interposición del recurso, sin que se notifique su resolución, quedando expedita la vía procedente.

3. La resolución expresa posterior a la producida por silencio en los recursos de alzada y reposición, vuelve a abrir los plazos de interposición del recurso conten-cioso-sindical.

Las sesiones continuarán el martes próximo a las cinco de la tarde.

 

< Volver