Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
   Ayer finalizó la intervención de los enmendantes en torno al artículo primero del proyecto sindical     
 
 ABC.    24/10/1970.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

CORTES ESPAÑOLAS AYER FINALIZO LA INTERVENCIÓN DE LOS ENMENDANTES EN TORNO AL ARTICULO PRIMERO DEL PROYECTO DE LEY SINDICAL

Las peticiones más insistentes abogan por el carácter de exclusividad para

la «representación, defensa y promoción de los intereses profesionales»

que la ley asigna a la Organización Sindical

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) Continuó ayer, en una sesión que sólo duró dos horas y media—para que los procuradores de provincias pudieran regresar a sus hogares sin precipitaciones—la lluvia Incesante de enmiendas al artículo primero de la Lsy Sindical, en el seno de la Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno, que tiene el estudio a su cargo.

Como, según hemos dicho ya, la Ponencia en su informe ha agrupado en un solo artículo los tres primeros del proyecto del Gobierno, han tenido que intervenir, en la defensa de sus enmiendas, todos los procuradores que habían propuesto modificaciones a esos tres artículos, así como los que se Inclinaban por la adición de algunos párrafos nuevos. En el índice de enmiendas que la Presidencia utiliza para ordenar los debates, figuran nada, menos que 262 nombres; muchos de ellos no intervinieron, renunciando a la exposición de sus argumentos, seguramente porque lafl enmiendas fueron recogidas por la Ponencia: otros ni siquiera fueron nombrados, porque al cesar como procuradores no les asiste ya el derechc de intervenir en estos debates. Sin embargo, han sido muy numerosos los que, en uso de su derecho y siguiendo la práctica parlamentarla, tomaron la palabra, una y otra vez, para aportar sus sugerencias con relación a los diferentes apartados.

Conviene conocer lo que la Ponencia dice, en esa labor de refundición, en el texto elaborado para el primer artículo del Proyecto de Ley Sindical. Es lo siguiente:

Título 1. Disposiciones generales. Capítulo I: Principios del sindicalismo español.

Artículo primero. La Organización Sindical española, en cuanto forma par» te del orden institucional definido ei las Leyes Fundamentales, ha de contribuir al desarrollo d«l sistema socioeconómico del país, al progreso de la comunidad nacional y al servicio de b justicia social, mediante el cumplimiento de los siguientes fines:

1. La representación, defensa y promoción de los intereses profesionales de. rivados del trabaja y la producción.

2. La participación de .los Sindicatos en la gestión, responsabilidades y resultados de las actividades sindicales y, a través de los Sindicatos, en las tareas comunitarias de la vida política, económica y social, sirviendo de cauce, con arreglo .a las leyes y disposiciones correspondientes, a la actuación de lo» empresarios, técnicos y trabajadores:

a) En las instituciones publicas representativas,

b) En el estudio y propuesta de loe objetivos de la política social, cultural y económica, colaborando en la realiza´ ción de los mismos.

e) En los órganos de la Administra´ ción encargados del estudio y formula» ción de los planes y programas de desarrollo económico y social, así como en la vigilancia de su ejecución.

d) En los demás órganos administrativos de gestión con representación sindical

Durante las dos últimas jornadas par-lamentarías de esta semana los procuradores´enmendantes han aportado numerosas sugerencias para la modificación di esta redacción inicial. Ayer, algunas de lat peticiones apuntadas fueron las siguientes:

Que no sean olvidados los técnicos (González Sáez); que se incluya una menciÓE a la Investigación (Fugardo Sanz): que eJ Sindicato sea definido según los Principios Fundamentales (doña Mónica Plaza); que se haga una mención de actividades de carácter humanístico (Navarro Velas-co);´ que se incluya entre los fines la reforma de la empresa (Navarro López y otros muchos): que la función de "gestión"´

se Incluya en el marco general y no en el apartado segundo, poroue se limita (Morn-bledro de la Torre); "Vigilar que la Inl-tíativa 7 la propiedad privada responden ¡positivamente a la distri´oución de la riqueza como corresponde a su función so-cial" «» una función que también quiere atribuí! a la Organización Sindical el señor Escudero Rueda: sobre la exclusividad en la representación se han pronunr.ado numerosos enmendantes.

Contra la exclusividad se nia.ilíestó. en cambio, el señor Viola Sauret. por entsii-der que podría otorgarse si actuáramos ´ex novo" j no tuviéramos ya otra? organizaciones con sus atribuciones, su ´´status" «upersonalidad, sus competencias especificas reconocidas, así como su dependencia de Ministerios concretos En cambio. echaba de menos :a presencia del hombre: "El elemento esencia´, de una Corporación, que es el hombre, está ausente en este artículo. Es preciso que en él se hable del hombre."

Don Domingo Solis pediría luego que entre los ílnes se Incluyera también la palabra "gestión"; cjue la exclusividad se mencionara en cuanto se refiera al trabajo por cuenta ajena fue sugerida por el señor Zaragoza Rodríguez: para ei señor lanelles. la exclusividad nace del principio de unidad; "Exclusivo significa excisión de otros: no debe establecerse coa carácter general la exclusividad en e) artículo primero", opinaba el señor Peralta España.

El señor Alcaína Caballero—como arates to había hecho el señor Martínez Estenaga—deferidlo eon una ardorosa intervenetán la unidad sindical. Confesó haber pertenecido a, la Clf.T. y ha/ber padecido todas

lss graves consecuencias de 3a división que producía el pluralismo sindical. "Estábamos siempre enfrentados y aeí perdíamos todas las huelgas; el a esto nos quieren llevar los que hablan ahora del pluralismo no estamos dispuestos a aceptarlo." Fue largamente aplaudido. En euaurto a la exclusividad, el señor López Medel propuso una fámuila nueva: que se Incluya en el marco generad de la Ley y se hagan luego las excepciones relativas a los colegios.

El señor Muñoz Alonso, Que ya el día antarior había tenido u¡na bnaia-nte intervención aportando mateaclones muy sagaces, pidió ayer & la Ponencia que elija bien les verbos pana no dejar a la Academia la posibilidad, de la interpretación, seleccionando loa coie realmente comprometan al Gobierno: "Cuando hay Intereses por medio, hace falta que las Cortes amarren bien los verbos al catiro de los sustantivos."

El señor Puíg y Maestro Amado recordó el caso Matesa y pidió que la Organización Sindical esté tarribién presemite en el control del crédito, añadiendo para ello & la frese "la política social, cutera! y económica" del apartado b) la palabra "crediticia",

La sesión se cerró con lina Intervención ded señor Martin Sanz, que propuso la adición—al aitíeulo primero—de cuatro párrafos nuevos, en irartaiid de los cuales serían también fines d« la Organización Sindical:

1. "Promover el máximo incremento de la renta nacional mediante la pZena ocupación de los factores woductivos disponibles."

2. "Desplegar cuantas actividades permiten, fortalecer la. convivencia áe cuantos participan en el proceso productivo."

i. "Estimular la reorganización y fortaíedmienio de tas empresas mediante su. asociación voltentaría, para que la l-iberali-zación de -nuestro comercio exterior e la gradual integración en áreas ÚA mercados supranacionales se realice evitando la colonisaciión de nuestra economía."

4. "Crear y mantener organismos, servi-tíot « instituciones de formación moral, profesional, cultural y deportiva, así como de previsión, aiaálio, descanso y vtüisación del tiempo Jíbre y demás de carácter social que interesen- a Tos partícipes en la producción, debidamente coordinados con los respectivo* organismos de la Administración.

Razonó la convenlenoia de estas adiciones y enaim«ró las ventajas que se derivarían de cada una de ellas.

Con su exposición terminó el 6umo de los enmendantes. Eran las siete y media de la tarde y, como el presidente había prometido a los procwradoires de provincias que la sesión terminaría más temprano decidió levantarla. El próximo martes, catando se reanude a las cuíco de la tarde, podremos escuchar a la Ponencia y conocer su. postura frente a. tantas y taaitas sugerencias y peticiones.

PENSIÓN EXTRAORDINARIA A LA VIUDA DE. DON ESTEBAN BILBAO

Para solicitar una pensión extraordinaria ea favor de la viuda de don Esteban Bilbao, ex ministro de Justicia y ex presidente de las Cortes, pues a la muerte de su marido su situación económica es difícil, se ha pasado a la firma de ios procuradores un escrito de proposición de ley, del que es primer firmante el titular de la Cámara, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, según ha sabido Cifra en medios parlamentarios.

La proposición de ley, que sólo requiere cincuenta firmas, está siendo firmada por la casi totalidad de los procuradores y se elevará a ia Comisión Permanente, en breve. Según parece, en su próxima reunión del presente me;, la Comisión Permanente dictaminará sohre esta petición para, posteriormente, remitirla al Gobierno.

Doña María Uribasterra Ibarronda, de ochenta y siete años de edad, vive en su residencia de Durango (Vizcaya), localidad dft la que era natural su esposo.—Cifra.

 

< Volver