Síntesis orgánica del proyecto de ley Sindical. 
 Unidad, obligatoriedad y autonomía  :   
 Del texto del Proyecto de ley Sindical, enviado por el Gobierno a las Cortes, ofrecemos a nuestros lectores la siguiente síntesis orgánica. 
 Madrid.    03/10/1969.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 42. 

SÍNTESIS ORGÁNICA DEL PROYECTO DE LEY SINDICAL

Unidad, obligatoriedad y autonomía

Del texto del Proyecto de Ley Sindical, enviado por el Gobierno a las Cortes, ofrecemos a nuestros lectores la siguiente síntesis orgánica:

Declaración de intenciones

El preámbulo alude a la necesidad de adecuar el marco jurídieo-legal del sindicalismo a las exigencias derivadas del orden constitucional resultante de las Leyes Fundamentales, posteriores a la de bases de la Organización Sindical, se manifestó con caracteres mucho más acusados y acuciantes a partir de la promulgación de la Ley Orgánica del Estado, de 10 de enero de 1967.

Cuatro han sido los elementos informadores del presente proyecto de ley: los dimanantes de la experiencia del Movimiento Sindical español; los impuestos por la exigencia de adecuar su mareo legal al orden institucional; los derivados de las conclusiones del Congreso Sindical, y los resultantes de los criterios del Consejo de Ministros.

El proyecto dice responder al propósito de consolidar, mediante su Institucionalización legal, realizaciones sindicales, que, en su aspecto jurídico-formai carecían de suficiente respaldo.

El proyecto—declara por último el preámbulo—pretende no cerar las posibilidades del perfeccionamiento futuro de las estructuras y actividades sindicales, según las exigencias impuestas por la Comunidad Nacional.

Tíiulo I: Misión, fines y carácter exclusivo

— El proyecto establece los fines, funciones, competencias, estructuras y organización a que se ajustará el sindicalismo español y declara en su artículo primero que "Conforme a lo establecido en la declaración trece del Fuero del Trabajo, los españoles, en cuanto participan en el trabajo y la producción, constituyen la Organización Sindical".

— Señala como misión esencial del sindicalismo la de contribuir al perfeccionamiento del sistema socioeconómico español y al progreso de la comunidad nacional, y como fines primordiales los de representar, con carácter exclusivo, los intereses profesionales derivados del trabajo y la producción; y servir de cauce a la presencia de los empresarios, técnicos y trabajadores en las Instituciones púb 1 i c as repre sentativas, en el estudio y propuesta de los objetivos de la política social, cultural y económica y en los órganos de la Administración encargados del estudio y formulación de los planes y programas de desarrollo.

— Se reconocen como principios básicos del sindicalismo el de unidad por su carácter de entidad natural; el de generalidad, respecto a la incorporación de todos los españoles que participen en la producción y el trabajo; y el de participación en las tareas de la vida política, económica y social.

Título II: Derechos y deberes

— La incorporación al sindicato que corresponda viene determinada para los trabajadores por cuenta ajena por su vinculación a una Empresa mediante un contrato, o por inscripción en el correspondiente registro sindical de colocación para los que se hallen en situación legal de paro; para los empresarios, por el hecho de serlo; y para los trabajadores autónomos, por la actividad profesional que realicen.

—En todas las Empresas públicas, privadas o mixtas se verificará la sindicación de los empresarios, técnicos y trabajadores de acuerdo con las normas legales y reglamentarias. Las disposiciones de esta Ley serán asimismo de aplicación al Estado, a las corporaciones locales, a las empresas nacionales y a las entidades y organismos autónomos en relación con el personal a su servicio que no tenga la condición de funcionario, sin perjuicio de las disposiciones que por razones de la defensa nacional rijan en orden al régimen disciplinario, representativo y jurisdiccional.

— Según proclama el artículo 10, todos los sindicados tendrán igualdad de derechos y obligaciones, que con arreglo a lo dispuesto en el proyecto de ley son los siguientes:

Derechos:

1) Elegir y ser reelegidos para cargos directivos sindicales.

2) Ejercer la representación que en cada caso se les confiera.

3) Promover la constitución de agrupaciones y adscribirse a las ya constituidas.

4) Ser informados de las actuaciones y vida interna de la entidad o entidades de que formen parte y de las cuestiones que específicamente les afecten.

5) Participar, en la forma que reglamentaria o estatutariamente se termine, en la gestión económica y administrativa de la entidad.

6) Expresar libre y ordenadamente sus opiniones en materias y asuntos sindicales y formular propuestas y peticiones a sus representantes, conforme a las normas que al efecto se establezcan.

7) Utilizar los servicios técnicos sindicales de protección y asesora-miento, de carácter profesional, económico o social, y los prestados por las obras e ínstituciones aslstenciales.

8) Ejercitar las correspondientes acciones y recursos a que haya lugar para la defensa de sus derechos sindicales.

— Obligaciones:

1) Participar en la elección de sus representantes y dirigentes sindica!

2) Ajustar su actuación a los principios básicos del sindicalismo español y cumplir los acuerdos sindicales.

3) Facilitar la libre manifestación de pareceres y no entorpecer directa o indirectamente las actividades de las entidades sindicales.

4) Prestar la consideración y el respeto debidos a quienes ostenten representación o cargos sindicales.

5) Facilitar información solvente y responsable sobre las cuestiones que no t«ngan naturaleza reservada, cuándo les sea requerida por la entidad de que formen parte o por sus directivos.

6) Contribuir al sostenimiento de la Organización Sindical y de las entidades de que sea miembro, mediante las cuotas establecidas por ley.

Título III: Los Sindicatos

—Los Sindicatos, definidos como corporaciones de Derecho público de base representativa, son el cauce de los intereses profesionales y económicos. Para ello se configuran por ramas las actividad a escala nacional y territorial en tres grandes grupos: industriales, agrarios y de servicios. Se hará por ley la creación de nuevos Sindicatos o la supresión de cualquiera de los ya existentes, y su organización interna se regulará por disposiciones de la O. S., a quien los Sindicatos interesados propondrán sus propios estatutos y funcionamiento.

— El artículo 14 define las competencias del Sindicato, entre las que figuran la ordenación y coordinación de todas las actividades que desarrollen las Asociaciones y Organismos existentes en su seno; la intervención en la reglamentación y cumplimiento de las condiciones laborales, así como de los convenios colectivos, sin perjuicio de la competencia de la Administración del Estado.

Compete también a los Sindicatos el conocimiento en fase previa de conciliación de los conflictos individuales ie trabajo e intervenir en las diversas situaciones conflictivae que se plan. teen, mediante las formas de mediación, conciliación y arbitraje voluntario.

— El presidente de la O. S. designará los presidentes de los Sinr:?atos nacionales entre una terna propuesta por la Junta Central Sindical correspondíante. Los presidentes deberán reunir "las debidas con-dicior de idoneidad y vinculación a la O. S.", determina el artículo 15,1. Los presidentes de los Sindicatos ostentarán la representación legal de los mismos en los ámbitos correspondientes.

— Con carácter único y orgánico se constituirán dentro de los Sindicatos y en los distintos ámbitos territoriales las Asociaciones de empresarios, técnicos y trabajadores; es-tao (? 3 últimas conjuntadas a través de un órgano de coordinaci"n de sus intereses comunes. Para su constitución será necesaria la previa aprobación de sus estatutos por el presidente de la O. S., y tendrán jurídicamente la consideración de Asociaciones de interés público excluidas de la ley d? Asociaciones.

— El presidente de la O. S. podrá suspender o desposeer a la Junta directiva de una Asociación. A escala territorial podrán constituirse Federaciones sindicales para la coordinación y representación de los intereses comunes de caráctfr sectorial.

— La O. S. podrá crear en su seno colegios profesionales sindicales para agrupar a los titulares de profesiones técnicas encuadrados sindlcalmente y que no tengan representación en Cortes. Estos colegios estarán igualmente excluidos de la ley de Asociaciones.

— Como órganos intersindicales de coordinación se constituyen los Consejos provinciales y nacionales de trabajadores y los de empresarios, que elegirán entre sus miembros a sus respectivos presidentes y vicepresidentes. Dichos Consejos funcionarán en Pleno y en Comisión Permanente.

.Igualmente podrán constituirse Consejos de trabajadores y Consejos de empresarios de ámbito interprovincial.

Título IV: Naturaleza y funciones de la 0. S.

— Declara el artículo 27 que la O. S. está constituida por los órganos centrales, provinciales y locales, y define como órganos superiores de la O. S. los órganos centrales y directivos y el Congreso Sindical, y preceptúa que todos los demás órganos y autoridades sindicales se hallan bajo la dependencia del presidente de la O. S. o del Comité Ejecutivo Sindical. A tenor del apartado tercero, "ningún acto ni acuerdo sindical podrá vulnerar los acuerdos adoptados por un órgano de grado superior".

— Entre las funciones que se atribuyen a la O. S. se encuentra la de servir de cauce a la representación que tiene atribuida en las Cortes y en los demás Organismos consultivos y Corporaciones, y la de proponer la constitución de instituciones sindicales de crédito y ahorro y participar en los Consejos de Administración de las de carácter oficial y en los de las Cajas de Ahorro benéficosociales, y la de constituir y convocar los Consejos Económicos Sociales para e lestudio de planes, programas y otras acciones de ordenación del territorio y desarrollo regional.

— Al frente de la O. S. habrá un presidente, que será nombrado y separado libremente por el Jefe del Estado, a propuesta del presidente del Gobierno, oyendo éste previamente, para proponer el nombramiento, al Comité Ejecutivo Sindical. El presidente de la O. S. será ministro del Gobierno y le corresponden, entre otras, las siguientes funciones: ejercer la alta inspección y tutela de los Sindicatos nacionales y demás Entidades; presidir el Comité Ejecutivo Sindical y el Congreso Sindical, así como disponer la ejecución de sus acuerdos; el nombramiento y remoción de los presidentes de los Sindicatos nacionales y de los directores de las obras y servicios de ámbito nacional y de los delegados provinciales de la O. 8., y servir de enlace entre

la O. S. y el Gobierno y entre éste y los Sindicatos.

— Tienen el carácter de órganos centrales de dirección de la O. S. el presidente de la misma y el Comité Ejecutivo Sindical, que le asiste en el ejercicio de susfunciones.

— El Comité Ejecutivo Sindical estará presidido por el presidente de la O. S. y de él formarán parte: el secretario general de la O. S., el secretario general técnico y los cuatro secretarios adjuntos para asuntos económicos, sociales, administrativos y aslstenciales, cuyo nombramiento y remoción 2orresponde al presidente de la O. S. Además integran el citado Comité los presidentes y vicepresidentes de los Consejos Nacionales de Empresarios y Trabajadores y dos presidentes de Sindicatos Nacionales, designados por el de la O. S., previa propuesta en terna formulada al efecto por quienes ostenten dicho cargo.

— El secretario general de la O. S. auxiliará al presidente y le sustituirá en los casos de ausencia, enfermedad o vacante y desmpeñará a la Secretaria del Comité Ejecutivo y del Congreso Sindical.

— Cada dos años se reunirá con ámbito nacional un Congreso Sindical, cuyo presidente será el de la O. S. y sus vicepresidentes los presidentes de los Consejos Nacionales de Empresarios y de Trabajadores. Corresponde al Congreso Sindical estudiar y proponer las directrices de carácter general en materia de estructura, organización y funciones; elecciones; régimen económico-administrativo; secretariado y personal sindical. Así como informar los de la .O S. y la liquidación de los mismos, con carácter previo a su aprobación por el presidente de lamisma.

—En cuanto a los órganos provinciales, se establece que "en cada provincia habrá una delegación de la O. S., a la quecorresponderá dirigir y coordinar en su ámbito las acciones sindicales. Al frente de cada una de ellas habrá un delegado, nombrado por el presidente de la O. S., y un Consejo Sindical Provincial, cuya somposición y funcionamiento se fijarán por el presidente de la O. S., a propuesta del Comité Ejecutivo Sindical.

Título V: Régimen jurídico sindical

— Eí titulo quinto del proyecto regula el régimen jurídico sindical y establece que las disposiciones y acuerdos de los órganos sindicales habrán de reunir para su plena validez las siguientes condiciones generales: haber sido adoptados por el órgano en cada caso competente por razón de la materia y ajustarse a las normas de procedimiento y a los requisitos formales y de notificación y publicidad que legal, reglamentaria o estatutariamente se establezcan. Se reputará ilicito y será sancionado todo acto de injerencia directa o indirecta por parte de entidades privadas o de grupos ideológicos, confesionales o económicos en el funcionamiento de los Sindicatos y demás entidades sindicales.

— Los delegados provinciales, los presidentes de Sindicatos Nacionales y el presidente de la O. S. deberán suspender la ejecución de los actos y acuerdos de los órganos y entidades sindicales de su ámbito cuando recaigan en asuntos que, según las leyes, no sean de su competencia

— .

— La O. S. y los Sindicatos, para el cumplimiento de sus fines, gozan de todos los beneficios fiscales, así ejmo de la franquicia postal y cspesial tasa telegráfica.

— Las Organizaciones de regantes se incorporarán a las correspondientes entidades sin. dicales, pero conservarán cu antas funciones determina el capítulo trece de la vigente ley de Aguas, bajo la dependencia directa del ministerio de Obras Públicas.

- Será ilegal toda Asociación u Organización profesional laboral o económica, sea cual fuere su forma, que estando comprendida por sus fines en el ámbito de aplicación de esta ley pretenda constituirse o actuar fusra de la Organización Sindical.

— Los órganos de gobierno de las entidades sindicales se proveerán por elección, salvo los procedimientos especial» a que más arriba se alude. Los dirigentes y representantes Sin. dicales estarán amparados por un régimen jurídico que establecerá las causas y procedimientos de suspensión, desposesión y rehabilitación de quie. nes ejerzan cargos sindicales.

— Se anuncia un Estatuto especial, aprobado por el presidente de la O. 8-, que regulará las condiciones de selección y nombramiento; los derechos y deberes, las responsabilidades, garantías y recursos de quienes constituyan el Secretariado y los cuadros de expertos y técnicos, así como e, restante personal adminístrate. vo y subalterno al servicio de la O. S. Dichas personas no teu-drán la condición de funciona, ríos públicos.

— Las reclamaciones contra actos y acuerdos de la O S. se iniciarán mediante un recurso de reposición ante el órgano que los hubiese adoptado. De este recurso se exceptuarán los actos dictados en ejercicio de la potestad de fiscalización de la Organización Sindical sobre los actos de los Sindicatos Nacionales. Contra la resolución del recurso de reposición o contra aquellos actos exceptuados de dicho recurso cabrá acudir a los Tribunales sindicales de amparo, que se regularán mediante disposiciones de carácter reglamentario. En los asuntos de la competencia de estos Tribunales de amparo será requisito prerío al planteamiento de la cuestión ante las autoridades judiciales o administrativas haber apurado la via sindical.

— La impugnación o revisión de los actos y acuerdos sindicales queda expresamente excluida de la jurisdicción contencioso-admin i s t r ativa. Loa órganos judiciales competentes constituirán un orden judicial para conocer de la Impugnación o revisión de los actos o acuerdos sindicales.

Título VI: Régimen económico

— Los tres úlitmos artículos del proyecto definen las lineas generales del funcionamiento económico y administrativo de la Organización, regulado por un Reglamento general, que habrá de aprobar en su día el presidente de la Organización Sindical, a propuesta del Congreso Sindical.

— La Organización funcionará con un régimen económico administrativo propio, en cuya gestión—dice el art. 51— par tieíparán necesariamente los representantes de empresarios, técnicos y trabajadores Se establece que el sistema general de contratación será la subasta pública y el concurso público para las enajenaciones de bienes o contrataciones de obras, servicios y adquisiciones, respectivamente.

Las cuotas sindicales serán fijadas, tanto su tipo y cuantía como el sistema de recaudación y distribución, por el Congreso Sindical.

Disposiciones adicionales

La primera refrenda la existencia de los 28 Sindicatos actuales. La Hermandad Nacional de Labradores y Ganaderos, así como las Cámaras Oficiales Sindicales Agrarias y otras entidades ven confirmados su carácter de Corporaciones de derecho público.

Disposiciones finales

Previo informe de la O. S., en su caso, el Gobierno y la misma Organización—según el ámbito de competencias—desarrollarán el proyecto. La segunda disposición aludí al cambio de denominación al decidir que el patrimonio sindical escriturado a nombre de la actual Delegación Nacional de Sindicatos pasará a estarlo al de la Organización Sindical.

Una disposición derogatoria anula la ley cíe Unidad Sindical (26, I, 1940), la ley de Bases de la Organización Sindical (6, XII, 40) y cuantas se opongan al proyecto que se remite a las Cortes.

 

< Volver