Hacia un sindicalismo de participación. 
 El Ministro Secretario General da a conocer el texto del proyecto de ley Sindical     
 
 ABC.    03/10/1969.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

EL MINISTRO SECRETARIO GENERAL DA A CONOCER EL TEXTO DEL PROYECTO DE LEY SINDICAL

«Representa—dijo—un gran paso adelante, ademas de recoger todos los logros que se han llevado a cabo en el transcurso delos años»

«LA LEY VA A SUPONER QUIZA MENOS DE LO QUE ALGUNOS DESEAN, PERO MUCHO MAS DE LO QUE EXISTE ACTUALMENTE»

^I ministro secretario general del movimiento y delegado nacional de Sindicatos, don José Solis Ruiz, se reunió, a primera» horcos de la tarde de ayer, con los represen-tantes de la Prensa diaria de Madrid 11 Barcelona y de las agencias nacionales de información, a los que entregó el texto del proyecto de Ley Sindical que ha «ido remitido por el Gobierno a las Cortes.

El señor Salís—informa Pyresa—hizo, con este motivo, ante los periodistas, unas manifestaciones. En un rápido recorrido del Sindicalismo Español desde nuestra posguerra, señaló la amplia evolución experimentada, y dijo que la vieja Ley Sindi-caj de 1940 estaba ya desfasada y superada par la propia Organización Sindical.

"La nueva Ley, cuyo proyecto se ha enviado a las Cortes—señaló—supone un considerable paso hacia adelante, además de recoger todos los logros que se han llevado a cabo en el transcurso de los años."

PROCESO DE ELABORACIÓN

El señor Solís se refirió al proceso de elaboración del proyecto de Ley, cómo se había, realizado una consulta-informe en ta que participaron 170.000 dirigentes sindicales, quienes expusieron sus puntos de vista, y cómo se celebró en mayo del año pasado el IV Congreso Sindical de Tarragona, en el que se aprobaron unas bases que fueron elevadas al Gobierno para su consideración.

Hubo quienes consideraban que esta Ley debería haberse discutido en al seno de una Comisión mixta de dirigentes sindicales y miembros del Gobierno, pero éste estimó que, dado su carácter de proyecto de ley, debería elaborarse por los trámites adecuados dentro del Gobierno, y asi se formó la Comisión ministerial de todos conocida.

DESIGNACIÓN DE PRESIDENTE

El texto del anteproyecto, que recogía lo» bases de lo acordado en el Congreso Sindical de Tarragona, fue remitido al Gobierno el 3 de octubre de 1968, ahora se cumple un año. Desde entonces, la Comisión, interministerial se reunió casi todas las semanas, y el estudio se avanzó considerablemente hasta llegar al artículo 30, referente a la designación del presidente de la Organización Sindical. El examen de este tema se desarrolló durante cuatro meses, porque había distintos criterios sobre el particular. Los acuerdos de Tarragona se inclinaban, en lo que a la designación del presidente de la Organización Sindical se refiere, porque fuera elegido desde to base.

REPRESENTATIVIDA», PERO NO EN LA CUMBRE

El Gobierno consideró que el Fuero establece representatividad en los Sindicatos, pero no en la cumbre de la Organización sindical, y como en la práctica se ha demostrado la conveniencia de que el Delegado Nacional de Sindicatos estuviera presente en los Consejos de Ministros, por la eficacia de su presencia en los trabafos de Gobierno, se llegó a la fórmula que se establece en el proyecto.

"La ley va a suponer, quizá, menos de ío que algunos desean, pero mucho más de lo que existe actualmente; representa un avance muy considerable sobre la ley de 1940 y deja un amplio margen para un positivo desarrollo. El señor Salís destacó cómo él había querida aconsejarse en el ejercicio de las facultades de delegado nacional, y a ello correspondía la creación del Comité ejecutivo, que representaba una limitación en estas facultades. A partir de ahora—subrayó—no habrá un mando personal, sino colegiado.

SINDICALISMO DE PARTICIPACIÓN

Se refirió después el señor Solis a que esta ley va a ser muy discutida en las Cortes; él había querido que fuera a la Comisión de Leyes Fundamentales para que no pudiera pensarse que él nombramiento de una Gomisión especial serviría para designar en esta Comisión a quienes fueron sólo a defenderla. Confluyen, además, los criterios de la Iglesia, la declaración de la O. /. T. y los criterios del Gobierno, de la Organización Sindical y de los procuradores en Cortes. Lo importante —subrayó—es perfeccionar y no destruir, por eso pedía el apoyo a la Prensa con una crítica constructiva y consciente. Se mostró partidario decidido de la participación de los trabajadores en las tareas políticas, es decir, de un sindicalismo de participación y no sólo de reivindicación.

Terminada la exposición del señor Solís se abrió un turno de preguntas entre los periodistas. Preguntado sobre las diferencias entre lo acordado en el Congreso de Tarragona y lo aprobado por el Gobierno, el señor Solís hiao hincapié en la fundon de participación en las tareas políticas de los Sindicatos no sólo en tai Cortes, sino en los Ayuntamientos, Corporaciones, etc. Sobre el asociacionismo sindical dijo que serán las Juntas mixtat las que aprueben su forma de desarrollo, Sobre la libertad de reuniones en la base se mostró de acuerdo, pero teniendo ai cuenta que es precisa respetar el sistema representativo; las reuniones tumultuarias no son positivas; la persona designada libremente para representar a un grupo sindical no precisa reunirse continuamente con ese grupo para consultar sobre sus decisiones, se considera que posee la confianza de sus representados.

En cuanto a las funciones de to» delegados provinciales de Sindicatos, tras señalar Ja complejidad de su labor dijo que te tiende a que sean órganos colegiados los que participen de la responsabilidad, áe la Organización Sindical a todos los niveles.

Sobre la posibilidad de conjuntar en determinados casos a los técnicos v a los obreros manifestó que en muchas ocasiones es conveniente, porque sus aspiraciones coinciden.—Pyresa.

 

< Volver