Prosiguen las protestas por el secreto sindical  :   
 La ley debe ser elaborada por los trabajadores. 
 Madrid.    15/09/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Prosiguen las protestas por el secreto sindical

La ley debe ser elaborada por los trabajadores

Representantes de trabajadores de Banca, haciéndose eco del sentir de sos compañeros, han dirigido al ministro secretario general del Movimiento, señor Solis, un escrito expresando su opinión en torno al tema de la ley Sindical. En dicho escrito los trabajadores del Hispano consideran, en síntesis, cuáles han de ser las bases de una auténtica ley Sindical:

1.° Para que una ley defienda automáticamente los intereses de los trabajadores ha de ser elaborada por ellos mismos y no a nivel ministerial.

2.° Qué la confianza que pudiera existir en los trabajadores respecto a la elaboración de «ata ley se perdió ante la imposibilidad de poder determinar, mediante Asambleas, el tipo de sindicalismo que mejor defendiera loe intereses del mundo del trabajo.

3.° A los Jurados de Empresa, órganos básicos, directamente representativos de los trabajadores, no se les permitió oficialmente que opinaran sobre el proyecto de ley Sindical.

4,° La consulta-encuesta sólo se llevó a cabo en el seno de las Secciones Sociales provinciales, donde, con motivo de la estudiada diversidad de planes electorales, se "filtraron" sus componente del modo deseado por el mando politice.

5.° El IV Congreso Sindical celebrado en Tarragona demostró de forma incuestionable la imposibilidad de la Organización Sindical para evolucionar hacia formas democráticas normales en el mundo occidental, del cual, «n múltiples ocasiones, se ha dicho que formamos parte.

Exponen, por último, los trabajadores del Hispano la composición del Congreso, y des-

do con exagerado optimismo que estos representantes de los trabajadores hubieran querido dar un giro de auténtica autonomía y represenfcatividad, sólo representaban una parte minoritaria. Por todo lo expuesto consideran los firmantes del escrito que no les ha sorprendido la declaración de "secreto oficial" conferido a dicha ley, y terminan diciendo que, ocurra lo que ocu-

rra, cuando la lev sea publicada serán los trabajadores lo* auténticos jueces pan sancionar una ley que no han pedido, que se les ha impuesto. Finalmente, los trabajadores

exponen el temor de que dicha ley no vaya a interpretar flel-menite los intereses de la clase trabajadora ni las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo

Prosiguen las protestas por el secreto sindical

La ley debe ser elaborada por los trabajadores

Representantes de trabajadores dé Banca, haciéndose eco del sentir de sus compañeros, han dirigido al ministro secretario general del Movimiento, señor Solís, un escrito expresando su opinión en torno al tema de la ley Sindical. En dicho escrito los trabajadores del Hispano consideran, en síntesis, cuáles han de ser las bases de una auténtica ley Sindical:

1.° Para que una ley defienda automáticamente los intereses de los trabajadores ha de ser elaborada por ellos mismos y no a nivel ministerial.

2.° Qué la confianza que pudiera existir en los trabajadores respecto & la elaboración de esta ley se perdió ante la imposibilidad de poder determinar, mediante Asambleas, el tipo de sindicalismo qoe mejor defendiera loe intereses del mundo del trabajo.

3,° A los Jurados de Empresa, órganos básicos, directamente representativos de los trabajadores, no se les permitió oficialmente que opinaran sobre el proyecto de ley Sindical.

4.° La consulta-encuesta sólo se llevó a cabo en el seno de las Secciones Sociales provinciales, donde, con motivo de la estudiada diversidad de planes electorales, se "filtraron" sus componente del modo deseada por el mando político.

5.° El IV Congreso Sindical celebrado en Tarragona demostró de forma incuestionable la imposibilidad de la Organización Sindical para evolucionar hacia formas democráticas normales en tí mundo occidental, del cual, en múltiples ocasiones, se ha dicho que formamos parte.

Exponen, por último, los trabajadores del Hispano la composición del Congreso, y después de manifestar su escepticismo, ya que en teoría solamente una tercera parte de los congresistas era representativa de los obreros., aun considerando con exagerado optimismo que estos representantes de los trabajadores hubieran querido dar un giro de auténtica autonomía y representatividad, solo representaban una parte minoritaria.

Por todo lo expuesto consideran los firmantes del escrito que no les ha sorprendido la declaración de "secreto oficial" conferido a dicha ley, y terminan diciendo que, ocurra lo que ocurra, cuando la, íes se» publicada serán los trabajadores los auténticos jueces para sancionar una ley que no han pedido, que se les ha impuesto.

Finalmente IOF trabajadores exponen el temor de que dicha ley no vaya a interpretar fielmente los intereses de 1% dase trabajadora ni las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo

 

< Volver