Autor: Moles, Manuel F.. 
   La suspensiones en las corridas     
 
 Ya.    22/05/1973.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Las suspensiones en las corridas

De don Manuel F. Moles, en "Pueblo":

"La feria de San Isidro ha reaparecido. Tras la inmersión, que ha durado dos días, salió a flote, con mucho serrín, para tapar los charcos, y con mucho miedo a que el diluvio continuara. Lo que gana el labrador lo pierde don José María Jardón and Company en la taquilla. Es un consuelo para el empresario si se asoma a los campos de esta meseta sedienta. Pero la verdad es que cada cual, a la postre, echa cuentas de su propio bolsillo. Hablé con el trio de gerentes: Livinio, Alberto Alonso y Juan Martínez.

—Dos tardes perdidas, en blanco, ¿qué suponen para la empresa?

—Una pérdida muy considerable. Hay que tener en cuenta que todo está preparado para que el festejo se celebre: la publicidad, los empleados, los toros, los toreros... Y cuando llega la suspensión todos estos capítulos producen una serie de gastos muy considerables.

—Que, traducidos en cifras, ¿a cuánto ascienden?

—Es difícil dar una cifra. Debe andar alrededor de las trescientas mil pesetas por tarde suspendida. Pero, aparte de ese dinero que hay que desembolsar, habría que añadir el que estaba ya previsto como ganancia y que hay que devolver. Con la suspensión, además, se acumulan los gastos iniciales de piso-plaza de esas tardes en que no hay toros a las otras que sí se celebran. O sea, que hay que sumar un par de millones de alquiler al millón por tarde que ya tienen las otras corridas. En definitiva, es un contratiempo muy serio..."

 

< Volver