Los sindicatos en busca de la unidad     
 
 Diario 16.    30/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

La mayor parte de los jornaleros llevan seis meses en paro

En Andalucía ya han empezado las huelgas generales

SEVILLA, 30 (Corresponsal D16).—El campo sevillano ha vivido una semana tensa, con huelgas que

paralizaron importantes pueblos, que puede repetirse en cualquier momento durante este verano, caliente

que no caluroso, de Andalucía. La causa, el alarmante paro en que llevan seis meses la mayor parte de los

jornaleros andaluces.

Por diversas modificaciones de los cultivos y porque cada vez es mayor el número de aventuales en las

tareas del campo llevan muchos hombres y mujeres sin ver un jornal desde la pasada recolección de

aceitunas de verdeo, en los finales de este invierno.

Su esperanza el olivo de nuevo en el otoño o el algodón, cuyo cultivo disminuyo, les parece ahora lejana,

especialmente si se cuenta con que diez millones de olivos han sido arrancados en Andalucía en los

últimos años, para ser destinadas las tierras a otra labor, tal vez más productiva, pero que emplea menos

mano de obra.

De este modo, a principios de la semana pasada surgieron en varios puebles movimientos reivindicativos

de trabajo de los numerosos jornaleros en paro, hoy inscritos en la CSUI o CC OO —según la zona—,

que son las centrales más fuertes en el campo andaluz. Jornaleros de Osuna ocuparon el Ayuntamiento;

los de Badolatosa, Morón, Puebla de Ca-zalla, La Campana, el Arahal, Puentes de Analluca, Brenes,

Villamartín y alguno más, se concentraron y realizaron diversas manifestaciones, interviniendo en alguna

de ellas la Fuerza Pública.

Como última medida las huelgas generales, convocadas por los sindicatos jornaleros, paralizaron núcleos

como Osuna y Morón, con más de cincuenta mil habitantes varios días.

Las autoridades locales y provinciales se manifiestan impotentes ante el problema y sólo les han ofrecido

buenas promesas que por ahora han bastado para calmar los ánimos. Aunque el mejor calmante tal vez

fuera el largo fin de semana que llevó a mucha gente las playas cercanas.

La situación actual a la espera de ese Consejo de Ministros que intentará arreglar el paro, es de equilibrio

inestable y en cualquier momento, los sindicatos pueden levantar de nuevo a esa masa explotada por

siglos y oprimida, Marcelino Camacho se ha adelantado a los acontecimientos añadiendo que puede

producirse un nuevo Casas Viejas en cualquier lugar de Andalucía a causa del paro. Y la verdad es que es

así, ya que si hasta ahora la conflictividad se había reducido a Sevilla, se está extendiendo también a las

demás provincias andaluzas.

 

< Volver