Autor: ARCONADA. 
 Los políticos. Martínez de la Pedraja, presidente nacional del Partido Socialista Democrático. 
 Estamos en una situación surrealista     
 
 Hoja del Lunes.    15/03/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 29. 

15 DE MARZO DE 1976

LOS POLÍTICOS MARTÍNEZ DE LA PEDRAJA, PRESIDENTE NACIONAL DEL PARTIDO

SOCIALISTA DEMOCRÁTICO.

ESTAMOS EN UNA SITUACIÓN SURREALISTA.

«El país" ha cambiado en la práctica, pero no en la legalidad»

«Creo que los extremistas en España son pocos» «¿Ruptura? Prefiero e! cambio»

«No somos marxistas, !a libertad y la democracia son para nosotros valores fundamentales»

«E! socialismo de Hoy no puede ser el socialismo de la España de la alpargata»

«E! mejor medio para evitar la radicaIización extremista es la urna»

«Somos absolutamente aconfesionales: el Cristianismo es una fe y no una ideología»

Definiré de entrada a Martínez de la Pedraja como socialista democrático, no marxista, abogado y cónsul

de Francia. De esto último le viene, sin duda, ei gusto por los pañuelos de seda, los pintores «fauves», ©1

buen coñac y los quesitos de «vacne qui rít». Hay en su despacho —yo soy un hombre de campo y no

entiendo mucho de leyes, pero todos los bufetes se parecen entre si— dos grabados que reproducen

escenas del .«Telémaco» y un pergamino, amarillo por desuso, con los derechos del Hombre y del

Ciudadano.

«Estamos en una situación surrealista, me dice mientras agita su güisqui con mucho «on the rock», «nos

dan permiso para el Congreso del partido, pero continuamos en la ilegalidad». Y enciende el primer

cigarrillo negro., la digo que Je sobran las gafas para parecerse a Cela, y se ríe, a borbotones, este

presidente del (todavía) ilegal, pero no clandestino, Partido Socialista Democrático Español (P. S. D. E),

fundador de Ja Unión Democrática Cristiana y de la Plataforma, a la que ya no pertenece porque «hubo

quien no entendió que se debía excluir a los totalitarios y no acaban de optar definitivamente entre ]a

democracia y el Frente Popular».

Y de pronto, un gato, negro como un martes y trece, cae de no sé donde y se deja acariciar por su dueño,

Pedraja, piedra pequeña, en tanto le pregunto que qué ha cambiado aquí.

—El país ha cambiado en la práctica, pero no en la legalidad.

La democracia —pienso— es mas un punto de partida que una meta de llegada. Estamos como el

rinoceronte de Plinio, sintiendo crecer !a hierba democrática bajo nuestros pies. Embiste. «El país no

puede acostarse en la dictadura y levantarse en la democracia... No puede prolongarse una situación en la

que ios hechos y el derecho van cada uno por su lado. Al pueblo se le ha anunciado la libertad; si los

anuncios no van seguidos de realidades muchos españoles se creerán defraudados y pensaran que la

ruptura es la única solución viable».

ROMPER LOS PLATOS

—Ruptura.. Ya salió la palabra.

—A mí no me gusta la palabra «ruptura». Encierra siempre una ambigüedad y una resonancia de platos

rotos. Nosotros no queremos romper los platos y reoudiamos la violencia. Prefiero la Palabra «cambio»:

el paso de una situación peculiar que ha vivido España a otra que nos asemeje a! resto del Occidente.

Decía mi profesor de histo ria que hemos tenido las constituciones más hermosas, mas egregias y mas

perfectas... nunca se han llevado a la práctica. La libertad de expre-

sión, reunión, etc., están reconocidas en el Fuero de los Españoles y otras Leyes Fundamentales. ¿No

bastaría simplemente, con aplicarlas?

—En España ha habido siempre una gran carga de utopías. En esto nos diferenciamos "de los inglesen

Para nosotros, España no es un campo cíe experimentación ni un laboratorio político. Una de las

características del socialismo democrático es su pragmatismo: es más importante la realidad que el «Bo-

letín Oficial del Estado». Las leyes lo son en la medida en que se aplican, las meras declaraciones de

principios no son suficientes para que e) país viva, de verdad, en libertad y Justicia.

—Oiga, y a mi que me par» ce que ustedes lo que practican es el socialismo de salón y canapé, con poca

base popular. Ahora todos los líderes declaran tener mucho pueblo detrás, pero si las urnas hablaran...

SOCIALISMO O ALPARGATA

—El socialismo de hoy no puede ser el socialismo de la España de la alpargata. Es e! socialismo post-

industrial de una sociedad en desarrollo. Ya en el congreso de Badgodesberg se declaró que la inspiración

socialdemocrata tenia como fuente la ética cristiana y la filosofía del humanismo.

—Ya. Sin embargo, la socialdemocracia es un partido fuerte en el centro (Wllly Brandt, en Alemania

Occidental) y norte (Olof Palmer, en Suecia), de Europa, pero de poco arraigo en ei Sur: Italia, Francia,

España...´¿Me equivoco?

—No puede afirmarse radicalmente. El partido Popular Democrático obtuvo en Portugal el segundo

puesto¿ con el. 26 por ciento de los votos. En España no tiene tradición, pero creemos que la situación

socio-económica actual, con una clase media cada vez más numerosa y un sector de servicios superando

ya al sector industrial, tiene grandes posibilidades de Implantacion.

—¿Quién se come a quien?: ¿El comunismo al socialismo o viceversa?

—La experiencia nos demuestra que en occidente el socialismo democrático es más poderoso que el P. C.

Lag recientes elecciones cantonales de Francia han relegado por primera vez al P. C. a tm segundo plano.

El único país de Europa Occidental donde el comunismo es más tuerte que el socialismo es Italia, Pero los

datos están falseados: si sumamos los votos de las dos alas del P. S. y del P. S. democrático con las alas

socialdemócratas de la Democracia Cristiana, llegaremos a la conclusión de que también allí es superior

al comunismo. —En Santander cuentan con unos den afiliados, pero tienen gripos en otras 26 provincias.

Y «claro que nos interesa más lo homologación nacional que la Internacional. La política de España debe

hacerse en España. ¿Herederos de Dionilso Ridruejo? SI y no. Siento una eran admiración por el, pero

herederos no lo somos de nadie porque no dejó ninguna herencia. Su vida fue un gran testimonio de

limpieza, de amor a España y a la democracia. Creo que .más que una, idea fue un símbolo, y los

símbolos no tienen herencia». Suena tí teléfono, es un exiliado; que le digo que me ate esta, mosca de otro

exiliado, Calvo Serer, por el rabo: «Un socialismo sin marxismo y una política sin clericalismo».

—Totalmente de acuerdo. No somos marxistas, la líbertad y la democracia son para nosotros valores

fundamentales. Creemos que el análisis marxista es una Interpretación surgida en las sociedades

industriales nacientes. El proletariado de hoy no es el proletariado de Marx, ni e! capitalismo de hoy es el

capitalismo de Marx. En cuanto al clericalismo, yo creo que la Iglesia de hoy no solo no lo desea, es que

lo teme. En un país donde nos hemos pasado la vida quemando herejes y orientando curas, es necesaria la

paz religiosa fundada en la libertad.

De pronto la habitación se ha llenado de recuerdos del hermano muerto, era un niño y casi lo canonizaron.

El silencio es tenso. Me habla de ´él; «Yo no le conocí, murió .antes de que yo naciera. Para mi es un

recuerdo muy entrañable. En cuanto a su canonización, yo no Intervine nunca, creo que aran los tiempos

en que la Iglesia sentía un especial apego a canonizar niños».

POCOS EXTREMISTAS

Se incorpora. Dibuja algo con las manos antes d« tomarse su segundo «güisqui». Ta se derritió el hielo y

la entrevista está caldeada, casi a punto de nieve. Le digo que «qué se pué hasé» con los extremistas.

«Creo que los extremistas en España son pocos. Llegado, el momento de votar demostrarian quo donen

mis capacidad do agitación quo de llevarse tras de sí al país. En Portugal «e demostró muy bien. El mejor

medio de evitar la radicalización extremista es la urna». Ya lo dijo hasta el «Zurdo de Bielva»: España no

hay más que urna» • Y sigue: «Se están aprovechando de la confusión y sobre todo del vacío político y de

la falta de legalización de los partidos democráticos de derechas, del centro y de la ´izquierda».

Me habla de Besteiro con admiración. De Maura, «no es tiempo de Mauras». De Cánovas, ctel problema

es el mismo, pero el pais es distinto». De Cánovas acá han pasado 100 años, las soluciones pueden ser

análogas, pero no homologas». Le intereso por una frase de Martín Villa: «Los trabajadores españoles

tendrán un sindicato •• democrático y representativo». . «Un sindicato —apuntala— 1ibre y plural sólo

surgirá por deseo expreso de ios propios trabajadores». Le digo que eeo ya lo na dicho Noel Zapico en

«Pueblo». Se extraña. Le cito a Fraga, que quiere «una libertad de asociación comparable a la del los

países occidentales», y a Solis cuando aquello de que la Ley de Asociaciones es «como ´jna mujer que

ensancha con el uso», y que si no estarían ustedes dispuestos a romper su virginidad,.. Y me busca un

«no» grande, un no de «nosotros creemos que es necesario el reconocimiento de los partidos políticos

según el modelo occidental»

.

—¿También para el partido comunista?

—Es preferible no excluirle. No es un problema de justicia, sino de oportunidad,

Vuelve a coger el hilo, «mientras na conozcamos el texto de la Ley de Asociaciones, ahora en Cortes, no

nos prenunciáremos». Y «no, no tenemos ninguna relación con el P. S. O. E. de Felipe González, que

ahora, por cierto, le han abandonado las juventudes socialistas y se han Ido al P. C., y mira que se lo ha-

bíamos avisado, ¿eh? ¿Con Ruiz Giménez? .Tampoco. Nosotros somos absolutamente, aconfesionales,

porque entendemos que el cristianismo es una fe y no una ideología. No puede utilizarse como una

bandera política. ¿Cantarero? Personalmente siento por él una gran simpatía, pero el acogerse a la anterior

Ley de Asociaciones fue optar por una vía íaisa; Aún esta a tiempo po de esclarecer sri postura en una

linea de socialismo democrático».

LA ESPERA Y LA ESPERANZA.

—-Le corto. Es que si no, no hay manera. Dígame, ¿si han estado 40 años en la clandestinidad, no pueden

esperar año y medio para la democracia.

—No se trata de que esperemos nosotros. Se trata de la espera y, sobre todo, de la esperanza del país.

Ma habla de la coincidencia de planteamientos con el P. S. O. E., facción histórica; pero las formas de

nuestro entendimientos no están Institucionalizadas. Le hablo de si ve posible la unificación de todos los

partidos socialistas.

—Lo veo difícil porque hay dos puntos insalvables: la Inspiración y laa relaciones con el P. C.

—En su partido, quién ae lleva el gato ai agua, ¿el presidente o el secretario? Dicho mas a lo bestia:

¿quién manda más, García López o usted?

—El P. S. D. E. no quiere ser un partido de líderes, ¿eh? La ejecutiva del partido ea colegiada y

compuesta por representantes de distintas provincias en contacto con su base. El secretario es e) ejecutor

y el centralizador, pero todas Las decisiones son colegiadas.

—Oiga, qué parida, ¿ha estado alguna vez en la cárcel?

—No. Estuve una noche en la Dirección General de Seguridad. Fui detenido a raíz del Congreso de

Munich, en el que participé con otros muchos integrantes de partidos españoles, entre los cuales se

encontraba algún ministro, hoy procurador en Cortes. Al día seguiente me pusieron en libertad sin darme

mas explicaciones.

—No me ha dicho el año...

—Fue en 1962. Ha llovido.

ARCONADA

 

< Volver