Delegado de Sindicatos en Barcelona. 
 El bunker sindical está desconcertado     
 
 Diario 16.    25/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Delegado de Sindicatos en Barcelona

El bunker sindical está desconcertado

BARCELONA, 25 Corresponsal D16).—Tras la aprobación del proyecto de ley de Libertad Sindical por la Comisión de Leyes Fundamentales de las Cortes, el "búnker sindical está desconcertado" declaró a D16 el delegado provincial de la Organización Sindical en Barcelona, Luis Fabián Márquez.

Sin embargo, el delegado provincial, colaborador sindical de Rodolfo Martín Villa y procurador en Cortes, entiende que "todo esto no puede desaparecer en veinticuatro horas", porque "las centrales sindicales, después del periodo de clandestinidad, tienen escasos militantes y escasos servicios; o sea, que las Casas Sindicales tienen que seguir poniendo las mesas para las negociaciones de los conflictos colectivos. Todo esto no puede desaparecer en veinticuatro horas, porque son tareas de Estado.

Es posible que, a partir de ahora, la Organización Sindical no desarrolle tareas sindicales, sino públicas".

Algunos servicios deben permanecer

Luis Fabián Márquez, que ha sido uno de los reformistas del sindicato vertical, tanto en el paseo del Prado como en la delegación provincial de Barcelona, entiende que hay una serie de servicios sindicales que deben coexistir y convivir entre los Uniones de Trabajadora y Técnicos (UTT) y las centrales sindicales.

"Por ejemplo —dijo— Comisiones Obreras (CC OO) 110 está demasiado en contra de las UTT y de su coexistencia, porque se dan cuenta de que son necesarias para que no exista un vacío de poder. Personalmente, creo que son necesarias hasta las elecciones para que no se produzca ese vacío de poder, para que no haya una anarquía. Además, las centrales sindicales plantean la problemática sindical desde el prisma de su propia ideología, pero los que no comporten, esas ideologías tienen que venir al campo de las UTT."

Hay miedo al camino

Para el delegado barcelonés, "hemos asistido a la primera fase de la reforma, que es la libertad sindical",

pera hay "miedo alas consecuencias del cambio; se ha demostrado una voluntad de reforma, pero hay quien teme Uta destino incierto".

Quizá para calmar esos temores, Luis Fabián Márquez defiende la necesidad de que el Estado establezca unos "elementos de arbitraje", y afirmó a D16 que "extinguir la ley del 61 me parece una frivolidad". Mirando hacia el futuro Inmediato, dijo que "hay que someter a revisión toda la estructura vertical" y que se debe legitimizar la clandestinidad para dar marco a la libertad sindical.

Sindicato unitario

"Esto se puede realizar por iniciativa del Gobierno o mediante un pacto, y a mi me gusta más esta segunda posibilidad". En cuanto al favorecimiento de un sindicato unitario, su versión es que "si las distintas centrales se acostumbran a intervenir todas juntas, entraremos en el proceso de la unidad desde la libertad".

Fabián Márquez manifestó también que conoce a casi todas las centrales sindicales hasta ahora en la ilegalidad. "La mayoría han pasado por este despacho, aunque con los de Comisiones Obreras quizá tenga más trato, porque los tenemos tanto en esta casa que no hace falta ir a un restaurante para conocerlos."

 

< Volver