Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. Don Fernando Suárez. 
 El sindicato será como quieran los trabajadores y los empresarios     
 
 Informaciones.    14/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

DON FERNANDO SUAREZ

"El sindicato será como quieran los trabajadores y los empresarios»

«LA LIBERTAD TENDRÁN QUE DECLARARLA ESTAS O LAS PRÓXIMAS CORTES»

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 14

EL ex ministro don Fernando Suárez encolerizó íntimamente a la ponencia de la ley de Asociación Sindical al proponer ayer, en la Comisión de Leyes Fundamentales, que sean las próximas Cortes las encardadas de legislar sobre dicho asunto.

El señor suárez sugería incluso la adopción por el Gobierno del sistema del decreto-ley para operar las inmediatas reformas que la coyuntura política y social está demandando. Tales puntualizaciones tenían, sin embargo, su fundamento jurídico en la circunstancia de que a juicio del ex ministro, el proyecto de la ponencia lesiona la Declaración XIII del Fuero cíe! Trabajo, la cual protege el principio de los sindicatos verticales o de rama, al establecer que, «dentro de ellos, y en la forma que legalmente se determine, se constituirán las asociaciones respectivas de empresarios, técnicos y trabajadores que se organicen para la defensa de sus intereses particulares...».

El señor Suárez, que ha sido ponente de la ley de Reforma Política, aprobada en el último referéndum, se había abstenido en la votación que, hace dos días, determinó en las Cortes la derrota de la reforma sindical que ahora propone el Gobierno. Su discurso de ayer venia a ser una explicación de las razones de este abstencionismo personal. «Lo que de ninguna manera puedo entender —dijo— es que después de las modificaciones introducidas por la ponencia (en el proyecto sindical del Gobierno, todavía verticalista), se siga sosteniendo que su informe sigue siendo congruente con el Fuero del Trabajo.»

En 1971, don Fernando Suárez fue ponente de la ley sindical que entonces se aprobó y que todavía está vigente. En aquella oportunidad el ex ministro defendió, contra el resto de la ponencia, la libertad de asociación sindical en el contexto de la Declaración XIII del Fuero citado. Pero aquel asociacionismo pretendido era «sui generis» y no implicaba respeto a las recomendaciones de la O.I.T.

Don Fernando Suárez, que ha dicho en la sesión de ayer no estar de acuerdo con casi nadie en el seno de la Comisión que estudia la nueva reforma, no fue apoyado por casi ninguno de los procuradores presentes, ni siquiera por el señor Esperabé de Arteaga. Otro procurador, el señor Lapiedra de Federico adujo contra lo planteado por don Fernando suárez que de generalizarse su postura de abstención se iría a un punto muerto. Añadió que la nueva ley de Asociación Sindical es de derecho transitorio y, como tal derecho, Imperfecto y circunstancial Terminó diciendo que aplicar a esta ley un criterio de jurisdicidad estricta, acaso no resulte conveniente.

En su discurso, don Fernando Suárez había preguntado qué ocurriría, en caso de aprobarse la nueva normativa, con los presidentes dé sindicatos y hasta con el ministro de Relaciones Sindicales.

Le replicaría después el señor Esperabé diciendo que ocurriría lo mismo que con el ministro-secretario del Movimiento después de la reforma política última: «Que está fuera de juego.»

La derrota de la ponencia de la ley de Asociación Sindical (ver INFORMACIONES de ayer), inspiró una enmienda «in voce» del procurador sindical don Gabriel Castro Villalba, en el sentido de que, en caso de subsistir el sindicato por rama de actividad, sean los estatutos de las distintas asociaciones los que determinen qué se entiende por dicha rama de actividad. Este criterio fue recogido por la ponencia, autora de un dictamen «horizontalista», mediante la adopción del siguiente texto: «A los efectos de esta ley, se entiende por rama de actividad el sector económico, la profesión u otro concepto análogo que los trabajadores o los empresarios determinen libremente en los estatutos como marco de su estructura organizativa.

Las asociaciones mencionadas establecerán sus propios Estatutos, se gobernarán con plena autonomía y gozarán de protección legal para garantízar su independencia respecto de la Administración pública, así como contra todo acto de injerencia de una respecto de las otras. Las normas estatutarias contendrán, al menos, la denominación de la asociación; ámbito territorial; órganos de representación, gobierno y administración; recursos económicos y sistema de admisión de miembros, y regularán su funcionamiento de acuerdo con principios democráticos.»

Comentando la enmienda del señor Castro Villalva y la derrota de la ponencia, don Fernando Suárez dijo en su discurso que «ayer se cometió un error que hoy se quiere restificar con unos defectos de técnica jurídica indigeribles». El señor Suárez continuó: «¿Cómo vamos a decidir aquí si el sindicato es de rama o de sector, o es de oficio, o es heterogéneo? Será como la realidad quiera que sea. Como quieran los trabajadores y los empresarios, cuya libertad es lo que estas o las próximas Cortes tendrán que declarar.»

El señor Alcaína Caballero, representante social del Sindicato Vertical del Metal, diría por su parte: "No veo la democracia por ningún lado. Hagamos que los trabajadores y técnicos se reúnan como quieran, pues lo van a hacer de todos modos." Don Fabián Márquez pareció el procurador más próximo a los puntos de vista del señor Suárez. Dijo que es difícil sustraerse a los argumentos expuestos por el ministro para justificar su abstención en la votación de hace dos días. Añadió que tal discurso "ha situado el toro en su justo tercio". Propuso que se sustituyan la tolerancia por la aplicación del derecho.

Señaló que el sindicalismo obrero está en la calle y en la fábrica y que el proyecto e u e discuten ahora las Cortes no puede equivaler a una reforma sindical.

 

< Volver