Autor: Aragón, R.. 
 Perfil laboral de 1976. 
 1976: Entre la liquidación de OS y la organización de los nuevos sindicatos  :   
 Informe 1976. 
 Ya.    07/01/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 24. 

PERFIL LABORAL DE 1976

1976: ENTRE LA LIQUIDACIÓN DE LA OS Y LA ORGANIZACIÓN DE LOS NUEVOS SINDICATOS

INFORME 1976

La conflictividad laboral es, a la vez, consecuencia de la crisis económica y resultado de la transición política.

Para quienes la hemos seguido de cerca—y muchos españoles han seguido algunos conflictos más de cerca de lo que hubiesen preferido—la problemática laboral es algo más que el resumen de unas cifras o la retórica de unas frases.

El resumen que sigue Intenta ser. a caballo entre números y letras, un pequeño apunte de lo ocurrido, un recordatorio de lo intentado y un esbozo de lo que podría llegar a ser.

Se ha señalado que los proyectos de Instauración de regímenes democráticos en España ha coincidido con situaciones de crisis económicas. Y se ha achacado a este factor, como dificultad sobreañadida, el consiguiente fracaso.

Pero la realidad no es tan simple. Y el resultado es fruto de un amplio haz de factores da difícil calificación. Cuando un conflicto Incide en la vida ciudadana, no faltan quienes comienzan a Inquirir los últimos móviles. Según una interpretación, fe ultima causa es siempre política; para otros, estrictamente laboral.

Veamos un ejemplo:

A raíz de la última huelga de la EMT madrileña, preguntábamos a un grupo de trabajadores concentrados como todas las madrugadas Junto a las cocheras de Chamartín: ¿Pero ustedes actúan por móviles políticos o laborales? Y un viejecito, mientras amanecía, respondió: "Cuando usted, sin dejar de mirar al horizonte, acierte a señalar cual es el límite donde la noche acaba y empieza el día, podríamos nosotros decir dónde acaba lo político y empieza lo laboral."

No cabe, sin embargo, desconocer que la coyuntura política Incide en buena medida en la conflictividad laboral. En una situación autoritaria o sencillamente predemocrática, como puede ser calificada la presente, y al hallarse cegados los cauces naturales de expresión se acude a manifestaciones laborales para expresar otros conflictos de índole diferente.

Buena parte del alto porcentaje de conflictivadad durante el primer trimestre de 1976 obedece a esta causa. Asimismo las altas cumbres que se repiten periódicamente a lo largo del año obedecen a problemas estrictamente políticos. Mas aún, el País Vasco, donde los problemas de identificación política son más acuciantes, refleja un índice de conflictividad notablemente más alto que el estrictamente laboral.

Evolución de la conflictividad

El 1976 comenzó con un porcentaje de conflictividad muy elevado. Ni en lo más cálido de noviembre en un otoño tildado de "caliente" se mantuvieron los niveles de un enero mucho más desesperanzado.

La Incidencia de una crisis económica en sus peores momentos—el índice de desempleo alcanzaba según datos oficiales el 4,6 por 100—, las mañeros autoritarias de un Gobierno "fuerte" en BU enfoque del orden público—militarización de Correos y Renfe—, las primeras escaramuzas de las corrientes sindicales no oficiales produjeran un primer trimestre con alto nivel conflictivo, el saldo nada despreciable de cinco muertos, los peores sucesos que se recuerdan en Vitoria desde la guerra y un coste económica altísimo. Según fuentes oficiales, solamente en enero se perdieron más horas laborables que en todo 1975; y en el conjunto de los tres primeros meses las horas perdidas suponían 8,3 veces más que la media del año anterior.

Algún día deberá recordarse el papel fundamental que han desempeñado las Iglesia en la gestación de conflictos y organizaciones laborales. A medio camino, entre catacumbas y recintos con derecho a asilo, los templos han contemplado el nacimiento de los mas importantes movimientos de Inspiración marxiste. Las escasas Imágenes que aún quedan mostrarían al principio su sorpresa al escuchar las estrofas de la "Internacional".

La crisis económica y la transición política modularon las manifestaciones de insatisfacción laboral

La reforma política ha permitido la "laboralización" de los conflictos CC 00, dividida, se transforma en sindicato y UGT celebra su primer congreso en Madrid La ley de Relaciones Laborales no puede ser aplicada en su totalidad. A causa de la inflación, los pactos sociales carecen de eficacia

En primavera florecieron las manifestaciones

Un importante alivio se produjo en los meses de abril y mayo. Los primeros signos de reactivación económica contribuyeron a aclarar el panorama. Una apertura en el orden público dio paso a una auténtica floración de manifestaciones. Cualquier reivindicación, toda protesta era un buen motivo para organizar una marcha. Y rápidamente se progresó en la organización de tales manifestaciones. Hasta se rumoreó que iba a ser habilitado un trayecto especial para su desarrollo.

El 1 de mayo, fecha conflictiva en los treinta años anteriores, transcurrió por cauces absolutamente campestres: concentración en la Casa de Campo de Madrid, y mínimas alteraciones de orden público en las restantes provincias.

La climatología y las vacaciones hacen del verano una estación laboralmente muerta. El día 14 de agosto, según fuentes sindicales, se alcanzó la cota mas baja de conflictividad: 803 trabajadores en paro; los restantes estaban descansando y preparando, según se decía, la estrategia para un otoño callente, que no resultaría tanto.

Si exceptuamos los conflictos motivados por nuevas alteraciones del orden público—muertes de Begoña Menchaca, José María Zabala y las convocatorias de paro los días 13 de noviembre y 15 de diciembre en el País Vasco—, la conflictividad se ha mantenido dentro de limites muy tolerables.

No ha sido ajeno a esta evolución el cambio de talante del Gobierno. Concedida la amnistía e Iniciados los contactos con las organizaciones de la oposición sindical, los conflictos se "laborizaban" cada vez más. Los signos más preocupantes no vienen, por el momento, del orden público, sino de una nueva recaída de la economía y una preocupante escalada de los precios.

Organización de las centrales sindicales

El desmantelamiento del sistema sindical verticalista pareció decidido desde el comienzo de año.

La sucesión en el favor de los trabajadores, en la propiedad de las riquezas de la Organización Sindical y el encuadramiento de los funcionarlos sindicales eran, quizá, las tres cuestiones de más argente solución.

Desde la cartera de Relaciones Sindicales, cuando

su titular era el señor Martín Villa, se pensó en organizar una gran encuesta a nivel nacional para conocer las intenciones reales de los trabajadores.

Los temas fundamentales de la encuesta eran: separación de las UTT y las uniones de empresarios, elecciones Ubres y directas y alternativa entre unidad-pluralidad sindical.

Los cambios políticos hicieron imposible un proyecto de reforma de difícil viabilidad.

Mientras tanto, las organizaciones sindicales no oficiales dieron los primeros pasos en su organización. En abril celebraba UGT en Madrid su primer congreso desde hacía veintidós años. CC OO anuncia a las autoridades su proyecto de celebrar los últimos tres días de junio su primer congreso en Madrid. Al serle prohibido celebrarla en Madrid, la reunión, que resultaría clave, tuvo lugar en Barcelona en verano, entre la clandestinidad y la tolerancia.

Comisiones Obreras, que pasa por ser la organización de mayor arraigo y eficacia laboral, ha sufrido a lo largo de 1976 un proceso de transformación muy significativo.

Durante el primer trimestre, los militantes de Comisiones Obreras comenzaron a actuar a cara descubierta, presentándose como tales ante las asambleas. A raíz del Congreso del PCE en Boma y de la decisión de presentación pública de este partido, la mayoría de los más altos dirigentes de CC OO aparecieron ocupando cargos de alta responsabilidad en el partido, lo que provocó un fuerte rechazo de muchos trabajadores, que se consideraron "engañados" por quienes aseguraban la total independencia de CC OO de todo partido político.

La respuesta inmediata fue la escisión de CC OO en tres bloques: el sector mayoritario, inspirado por el PCE y en situación paralela a la de UGT respecte al PSOE; los grupos más radicalizados, inspirados por partidos políticos "maoístas", que propugnan un sindicato unitario; un sector autodenominado "unitario", de menor trascendencia numérica, próximo a los movimientos carlistas más avanzados y al MC.

En verano, las tres centrales más importantes de la oposición CC OO UGT y USO—firman la constitución de la Coordinadora de Organizaciones Sindicales (COS), que representa la única alternativa válida por el momento a la Organización Sindical, en trance de liquidación.

El Gobierno, que ha encargado a De la Mata las Relaciones Sindicales, celebra una serie de entrevistas con representantes de estas y otras tendencias, lo que significa que si los problemas aún continúan existe una voluntad de hallar una solución negociada.

Cambios en la legislación laboral

El 7 de abril fue aprobada en las Cortes la nueva ley de Relaciones Laborales. Polémica en su larga comisión, dividido el Gobierno sobre su conveniencia de presentarla al Pleno, ha sido calificada de inadecuada a la coyuntura económica y demasiado progresiva para la conciencia social.

Desde su mismo nacimiento fue suspendido uno de sus tres artículos más polémicos, el 8°. regulación del trabajo en prácticas. Otro de los artículos discutidos, el 28, revisión semestral del salario mínimo, suscita también graves dificultades. Y, por último, el tercero y más rechazado por los empresarios: la regulación de despido de los trabajadores por la empresa, artículo 85, fue dejado sin vigor durante un año en el programa económico del Gobierno, ideado para "enfriar" el tan mencionado otoño.

A pesar de que en ocasiones pueda sentirse perplejidad e inseguridad ante las garantías legales por parte de los empresarios, la legalidad vigente cumple una eficaz tutela de la situación. La inseguridad, que afecta no sólo a empresarios, sino también a los trabajadores, es la propia de una decisión claramente política, como es la de Ir a la huelga. En su desarrollo y resultado Inciden principalmente factores económicos y sociales de las partes, por lo que el resultado, además de impredecible, está sujeto a los avatares de la coyuntura. Una muestra evidente de esta afirmación es el convencimiento a que están llegando muchos trabajadores sobre los topes empresariales en la actual situación.

Quizá el mayor Inconveniente de la regulación actual es la escasa duración de los pactos. Los conventos tienen como fin el establecimiento de la paz social en la empresa y su mejor fruto y garantía es la perduración. A consecuencia principalmente del alto índice de inflación, que deja rápidamente sin efecto las mejoras económicas conseguidas, la estabilidad de los pactos se deteriora, y se cae en el fenómeno de una conflictividad Intermitente—hasta tres conflictos dentro de sectores tan importantes como Metal, Telefónica y Correos—y una renegociación casi permanente hacen que el fenómeno de los pactos sociales quede sin efecto.

En mí opinión, la espiral—aumento de los precios, Inflación, alza de salarios—es el mayor problema que 1976 deja para el nuevo año.

R. ARAGÓN

 

< Volver