El ministro de trabajo presentó la nueva regulación de la huelga. 
 No se puede hablar de despido libre  :   
 Las centrales sindicales no legalizadas se han precipitado en sus juicios. 
 Informaciones.    09/03/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL MINISTRO DE TRABAJO PRESENTO LA NUEVA REGULACIÓN DE LA HUELGA

«NO SE PUEDE HABLAR DE DESPIDO LIBRE»

«LAS CENTRALES SINDICALES NO LEGALIZADAS SE HAN PRECIPITADO EN SUS JUICIOS»

MADRID, 9 (INFORMACIONES).

EL real decreto-ley sobre Relaciones de Trabajo se inspira en el principio de líberalización de estas relaciones, en consonancia con los sistemas jurídicos imperantes en los países de Europa occidental», afirmó ayer el ministro de Trabajo en el transcurso de una rueda de Prensa celebrada para presentar las nuevas disposiciones laborales que hoy publica el «B. O. E.».

El señor Rengifo dijo que la nueva normativa supone una profunda reforma, ajustada al nuevo marco político hacia él que aceleradamente discurre la nación. En su confección —según las declaraciones del propio ministro— no han intervenido las organizaciones patronales ni sindicales, ya que esta labor ha correspondido exclusivamente al Ministerio de Trabajo. En este sentido, respondiendo a la acusación de las centrales no legalizadas sobre la unilateralidad del decreto, el señor Rengifo dijo que se habían precipitado en sus juicios, ya que el nuevo marco laboral es perfectamente adaptable al nuevo sindicalismo.

Respecto a la suspensión temporal del artículo 35 de la ley de Relaciones Laborales, el ministro dijo que, en la nueva normativa, de él sólo queda la indemnización, pero modificada. «No se puede hablar de despido libre —añadió—. El despido sigue siendo causal.»

El ministro de Trabajo aclaró otros puntos, como el reden creado Fondo de Garantía Salarial, que contará —dijo— con unos 3.000 millones de pesetas dentro de un año. También señaló que a finales de marzo se publicará el «Libro Blanco» para la reforma de la Seguridad Social.

CONTENIDO DEL NUEVO DECRETO

El real decreto sobre Relaciones Laborales, aprobado por el último Consejo de ministros, afecta a la huelga, conflictos colectivos, convenios, condiciones mínimas de trabajo, despido y reestructuración de plantillas.

Respecto a la anterior regulación de la huelga, desbordada por la realidad social, la nueva normativa suprime la fase previa de negociación. Serán los propios trabajadores quienes podrán decidir libremente cuándo han de cesar los trabajos, con el requisito del preaviso. Se reconoce asimismo la posibilidad de huelga en los servicios públicos, lo que supone la necesidad de modificar el artículo 222 del Código Penal. El Comité de Huelga será el órgano representativo de los trabajadores mientras dure el conflicto.

Las huelgas de rama deberán votarse individualmente en cada centro. Por otro lado, el cierre patronal («lock-out») sólo será válido como actitud de respuesta, sin precisar de autorización administrativa, correspondiendo a la autoridad laboral el enjuiciamiento de la licitud o ilicitud del mismo y de sus efectos.

Sobre los conflictos colectivos, se deroga totalmente la anterior regulación, dejando autonomía a las partes, cuando ambas deseen este medio de solución. Se suprime asimismo el trámite de la oficial y necesaria negociación.

CONVENIOS COLECTIVOS

La concepción del convenio como instrumento de paz social ordena la imposibilidad de establecer nuevo convenio mientras esté vigente el anterior. Durante su negociación se permitirá la huelga, sin prejuicio de otros cauces de solución. Se elimina la decisión arbitral obligatoria (laudo) y el incremento automático en las prórrogas por falta de denuncia. Los convenios tendrán vigencia por un año.

Por otro lado, se regulan las condiciones mínimas de trabajo donde no existan convenciones colectivas.

DESPIDO CAUSAL

La nueva regulación del despido, según el señor Rengifo, nace como una necesidad de seguir los criterios de la O.I.T. y los imperantes en los países de la C.E.E. Se contemplan dos clases de despido individual: el de carácter disciplinario y el derivado de la capacidad profesional del trabajador o de tes necesidades de la empresa. Se regula el preaviso y continúan para ambos casos las garantías respecto a los representantes de los trabajadores, cuya readmisión, en caso de improcedencia, se imponen con carácter forzoso.

Continúan siendo cansas suficientes para el despido las tipificadas en el artículo 77 de la ley de Contrato de Trabajo.

La reestructuración de plantillas se contempla como una necesidad por causas económicas o tecnológicas de la empresa, y por acuerdo entre las partes. En este caso, se fijan las cuantías de las indemnizaciones y los nuevos procedimientos.

 

< Volver