Autor: Callejas, Juan José. 
 Cortes. Ley de Asociación Sindical. 
 Aprobados dos artículos     
 
 Pueblo.    19/01/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

CORTES Ley de Asociación Sindical

Escaso asistencia de procuradores (miembros de la comisión) y largas y reiteradas discusiones

GRUPO PARLAMENTARIO INDEPENDIENTE: Abanico ideológico: Desde "Alianza Popular hasta el socialismo marxista"

MADRID. (PUEBLO, por Juan José CALLEJAS.)—Después de los apasionados debates de la semana anterior, el sosiego ha vuelto al seno d« la Comisión de Leyes Fundamentales, que continuó ayer el dictamen del proyecto de ley de Asociación Sindical

Volvió el sosiego, pero continuaron las largas y anodinas discusiones, que, parecía, habían quedada solventadas.

De nuevo surgió el tema de las limitaciones a la libertad de sindicación al comenzar el estudio del artículo segundo del proyecto. Varios procuradores propusieron, de alguna manera, la imposición de barreras a la iniciativa de afiliación a las asociaciones sindicales. La ponencia, por medio de Ramón Pita da Veigra, insistió una vez más en el doble objetivo de la ley: libertad de asociación y libertad de integración en ]as asociaciones que se constituyan. A juicio de la ponencia, los únicos limites válidos son los que las propias asociaciones establezcan en sus estatutos.

Mantuvo el ponente el texto propuesto —con la única salvedad de cambiar la palabra «organizaciones» por «asociaciones», ya que así lo decidió la comisión en la ya famosa votación del pasado miércoles—, y éste fue aprobado por 24 votos a favor, ninguno en contra y nueve abstenciones. El articulo segundo queda, pues, así:

«Articulo segundo.—1) Los trabajdores y los empresarios tendrán derecho a afiliarse a los referidas asociaciones con la sola condición de observar los estatutos de las mismas.

2) Los trabajadores y los empresarios gozarán de protección legal contra todo acto de discriminación tendente a menoscabar la libertad sindical en relación coa su empleo o función.»

El debate del artículo tercero fue un caico de lo ocurrido en e! segundo. Largas discusiones para intertar introducir en él texto legal diversas cautelas que figuraban en el primitivo texto del Gobierno y que la ponencia habla eliminado de su informe.

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR MEILAN GIL

El ponente, señor Mellan Gil, centró los debates afirmando que se habla eliminado, tanto por razones jurídicas como políticas, cualquier referencia a lo que se ha venido en llamar «pasar por ventanilla» para la legalización de las asociaciones sindicales. Las razón —añadió— es obvia. Las libertades no se otorgan. Por ello no se puede dejar al arbitrio de la Administración tas decisiones en torno al derecho de asociación.

Planteó después diversos problemas sobre el momento en que una asociación adquiere personalidad jurídica o sobre el plazo para la resolución de los órganos judiciales sobre el reconocimiento o la denegación de una asociación.

En definitiva, el señor Mellan defendió que la mejor postura era mantener el texto del artículo tercero e introducir la cuestión de algunos aspectos planteados en la disposición final.

Sometido a votación el texto, fue aprobado por 15 votos a favor, ninguno en contra y tres abstenciones. (Esta votación da idea de la escasa presencia en la sala de miembros de la comisión.)

«Artículo tercero,—Las asociaciones constituidas al amparo de la presente ley deberán depositar sus estatutos en la oficina pública establecida al efecto. Adquirirán personalidad jurídica y plena capacidad de obrar transcurridos veinte días desde el depósito de los estatutos, salvo que dentro de dicho plazo se inste de la autoridad judicial competente la declaración de no ser conformes a derecho. La autoridad judicial dictará la resolución definitiva que proceda.»

Antes de levantar la sesión —al filo de las diez de la noche—, el presidente de la comisión, señor López Bravo, señaló que al comenzar la sesión de mañana se sometería a la consideración de la comisión la enmienda del señor Madrid del Cacho, que solicitaba —tal y como venía en el texto del Gobierno— el establecimiento de un registro de entidades sindicales. A juicio del procurador, el depósito de los estatutos de una asociación sindical debe producirse con publicidad y, además, debe establecerse un plazo para que la autoridad judicial resuelva sobre sí los estatutos de las asociaciones se ajustan o no a derecho.

MESA DE LAS CORTES

La Mesa de las Cortes se reunió ayer durante treinta y cinco minutos bajo la presidencia de don Torcuata Fernández-Miranda.

El propio presidente manifestó a los periodistas, al término de la reunión, que se habían tratado diversos asuntos de administracion interna.

Sobre Ja fecha del próximo Pleno de la Cámara., señaló que no se celebrará antes del día 20 del próximo mes de febrero.

GRUPO PARLAMENTARIO INDEPENDIENTE

Los procuradores que conforman el Grupo Parlamentario Independiente —cuyo abanico ideológico comienza, según palabras de un portavoz, Antonio Castro Villacañas, «donde termina Alianza Popular y termina donde empieza el socialismo marxista»— no adoptaron ninguna decisión en la reunión que mantuvieron ayer.

La decisión sobre dos grandes temas sometidos a consideración —panorama político y alianzas electorales— quedó aplazada hasta la próxima reunión, que celebrarán el día 25 de este mismo mes.

El señor Castro Villacañas señaló a los periodistas que en el seno del grupo existen varias tendencias. Unos proponen, la creación de un partido político, mientras otros defienden a capa y espada la libertad de los componentes del grupo para afiliarse en el partido que cada uno estime conveniente. Finalmente, un tercer grupo considera que la mejor solución es integrarse en un bloque electoral de carácter social demócrata.

Respecto a los rumores de que el Grupo Parlamentario Independiente actúa como «avanzadilla» del presidente Suárez hacia los grupos socialdemócratas, el señor Castro Villacañas reconoció que no existe ninguna, duda en el sentido de que el grupo ha venido propugnando una serie de reformas que coinciden sustancialmente con las que el Gobierno Suárez ha venido realizando. Negó, sin embargo, de manera rotunda que constituyan una avanzadilla, «ya que el presidente Suárez no tiene ninguna necesidad de utilizarnos como intermediarios».

Finalmente, y sobre el tema de los debates de la ley que regula el derecho de asociación sindical, el grupo decidió mantener la postura de reconocer el derecho de libre asociación sindical para los funcionarios y defender hasta el fin que la ley que actualmente se debate no recorte bajo ningún concepto los derechos que a los trabajadores confiere la vigente legislación sindical.

 

< Volver