Libertad sindical     
 
 Arriba.    16/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LIBERTAD SINDICAL

En conexión con la reforma política y coa la urgencia que demanda la situación social y sindical, se trata ahora de aprobar en las Cortes el proyecto de ley sobre Asolación Sindical. La presentación que hizo Enrique de la Mata del tercio de 1a ley na admite objeciones, porque partió de una serie de realidades incuestionables.

Su réplica a los ataques que había polarizado el proyecto, aunque contundente, creemos que vino a avisar sobre los puntos más litigiosos a la hora de los debates parlamentarios. Y así ha sucedido.

¿Contó se gestó el traspiés de las "ramas de actividad»? De las mil versiones existentes, yo apunto una, a la que doy cierto crédito. Parece que a la vista del proyecto ofrecido por el Gobierno, las Centrales Sindicales, hasta ahora Ilegales (UGT, USO, CNT, CCOO), pusieron el grito en el cielo y trataron de presionar incluso con la ayuda del canciller Smith, por aquellas fechas en España, para que desapareciera el término «asociación por ramas, de actividad», evidentemente perjudicial para estas Centrales, que necesitan asociaciones del tipo que sean para organizar ellas en su seno las distintas secciones gremiales o profesionales. Evidentemente, lo más democrático es el reconocimiento de las asociaciones sin calificativo para que sean los trabajadores y empresarios quienes decidan sobre este extremo. Ante esta presión, el Gobierno o la ponencia, la ponencia o el Gobierno, eliminó las "ramas» y mejoró el proyecto.

La Comisión que estudia la ley, que no es precisamente la más sindicalizada ni la menos empresarializada, se cargó el tema aun con el riesgo de que en otros apartados del texto pudiera quedar suavizada la limitación.

Quizá de este juego hayan resultada las suspicacias y el despiste de los Procuradores a la hora de defender lo que creían de te ponencia y era del Gobierno, o viceversa.

Por lo demás, los debates arrojan una serie de dudas, similares diría yo, a las que presentaba, en términos puramente Jurídicos, no políticos, el proyecto de ley de Reforma Política. Es decir, dudas sobre el sexo de los ángeles. ¿Está vigente el Fuero del Trabajo después de la Reforma Política? ¿Será esta ley una ley transitoria, hasta que el Parlamento sea ya otro Parlamento? ¿Cómo van a coexistir los mecanismos del

Sindicato actual junto a la ley de libertad sindical?

Por encima de estas dudas está la urgente necesidad de soltar cnanto antes la libertad al terreno de lo sindical y ver lo que pasa. El prorecto tiene hoy, ahora mismo, más sentido que nunca.

 

< Volver