El señor De la Mata presenta esta tarde el proyecto de ley de Asociación Sindical     
 
 Informaciones.    11/01/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El señor De la Mata presenta

esta tarde el proyecto de ley de

Asociación Sindical

MADRID, 11 (INFORMACIONES).

EL ministro de Relaciones Sindicales, don Enrique de la Mata, presentará esta tarde, a las tinco, el proyecto de ley reguladora del derecho de asociación sindical ante la Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno, de las Cortes Españolas.

Existen de este proyecto dos redacciones: una, elaborada por el Gobierno, y otra, por la ponencia. El texto de la ponencia se juzga más abierto que el presentado por el Gobierno Suárez, pero —en cualquier caso— el sindicalismo vertical —sistema del Fuero del Trabajo, de la ley de Principios del Movimiento, de la democracia orgánica— ha terminado.

Después de intervenir el ministro de Relaciones Sindicales, dará comienzo el debate en torno al proyecto, en sesión presidida por el titular de la comisión, don Gregorio López Bravo. Existe una petición del procurador familiar por Guipúzcoa señor Escudero, de que se devuelva el proyecto de ley al Gobierno, por lo que será debatida esta sugerencia en primer término. Estima el señor Escudero —coincidiendo con la visión de las centrales sindicades agrupadas en la C. O. S. (U. S. O., U. G. T. y Comisiones Obreras)— que el proyecto de ley se ha hecho de espaldas a la realidad sindical del país, desde arriba y sin consulta previa a las centrales sindicales libres.

La ponencia encargada de informar el proyecto del Gobierno ha introducido modificaciones que abren y acercan el proyecto de ley a las posiciones de los sindicatos ilegales. Entre las modificaciones hay que destacar la supresión de la referencia al registro de asociaciones sindicales y la facultad del Gobierno —punto que aparecía en el proyecto del Gabinete— de decretar la suspensión cautelar de asociaciones sindicales. Asimismo, se ha suprimido la referencia a que las asociaciones deberían hacerse por ramas de producción.

Componen la ponencia, que preside el señor López Bravo, los procuradores señores Lamplé Operé, Mellan Gil, Oriol y Urquijo (don José María). Pita da Veiga y García Carrero.

— La evolucion del programa de la reforma sindical, que nació tímídamente bajo los auspicios Sel señor Arias Navarro, puede subdividirse en tres etapas básicas. En la primera de ellas —cuyo impulso inicial se contenía en el discurso del «12 de febrero»—, se pretendía seguir una linea de «carta otorgada» oficialista, que no variase sustancialmente la verticalidad del sistema, y que dejase a salvo las principales Instituciones del mismo. Esta línea encontró pocos simpatizantes, ya que fue rechazada por la derecha del régimen y por la oposición, en particular por las personalidades y políticos que preconizaban unos cambios y unas libertades más acordes con los cambios reales que ya se habían producido en el mundo laboral.

Con el primer Gobierno de la Monarquía, la reforma sindical tomó una forma más pragmática, y en el Consejo de ministros celebrado en la segunda semana de mayo de 1976, el Gobierno acordó remitir a las Cortes un proyecto de ley de reforma de la ley Constitutiva de las Cortes y otras Leyes Fundamentales, en el que aparte de contemplar en su articulado una nueva normativa para la regulación de las instituciones de participación política, dedicaba, los artículos 30 al 33 a

enmarcar las lineas fundamentales de la reforma sindical. En esta segunda etapa se había llegado tan lejos como permitían los hombres de) régimen, esta vez impulsados por Rodolfo Martin Villa. Esta serie de reformas, una vez aprobadas por las Cortes, deberían ser sometidas a referéndum. Por lo que respecta a la reforma sindical, se preveía en esta ley la institucionalización de un Consejo Económico y Social, que vendría a sustituir al actual Consejo de Economía Nacional. Este organismo debería actuar como Cámara consultiva y de colaboración en política económica y social, y en la planificación del desarrollo.

Su dictamen sería preceptivo en los proyectos o proposiciones de ley que afectasen a las referidas materias En él estarían representados trabajadores y empresarios.

Pero con la crisis ministerial del verano de 1976, y con la remodelación del Gabinete bajo la dirección de Adolfo Suárez, que nombró al señor De la Mata Gorostizaga como ministro de Relaciones Sindicales, todo este proyecto quedó en suspenso y se acometió, por parte del Gobierno, la tarea de realizar unas reformas más profundas y realistas, tanto en materia política como en materia sindical. A este respecto, habría que citar el proyecto de ley para la Reforma Política, aprobado por referéndum el pasado día 15, y los primeros contactos del señor De la Mata con los representantes de U.G.T., U.S.O. y CC. OO., así como la firma de los convenios de la O.I.T (libertad sindical, sindicación y negociación colectiva).

Por fin, estos intentos re formistas se hacen patentes en el Consejo de ministros del día 8 de octubre de 1976. en el que se da luz verde a un proyecto de ley que deberá ser aprobado por las Cortes. y que es el proyecto que hoy comienza a discutirse en la Cámara, por el que se autoriza la constitución de asociaciones libres y voluntarias de empresarios y trabajadores

ANTEPROYECTO DE LEY SOBRE SANCIONES ADMINISTRATIVAS:

PASARAN A LOS TRIBUNALES ORDINARIOS

MADRID, 11 (Resumen de LOGOS).—La Sección Tercera (Derecho Público) de la Comisión General de Codificación ha concluido el anteproyecto de ley sobre Sanciones Administrativas.

El próximo lunes se reunirá la ponencia que ha elaborado el anteproyecto, cuyo texto ha sido redactado por el ex ministro y catedrático de Derecho Administrativo don José Luis Villar Palasi, y a continuación lo hará el Pleno de la Sección Tercera (Derecho Público) para conocer del texto.

Según el texto elaborado, la Administración Púb1ica seguirá manteniendo la potestad acusatoria e instructora de los expedientes, pero la decisión sancionatoria corresponderá exclusivamente a los Tribunales de justicia ordinarios.

El anteproyecto contempla un sistema de recursos contra la defíción de los Tribunales: Apelación y casación.

 

< Volver