Autor: Fuentes, Carmen. 
 Encuentro de las Academias Española y Vasca. 
 Antonio Tovar: "Podemos recuperar la paz por la vía del bilingüismo"     
 
 ABC.     Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Encuentro de las Academias Española y Vasca

Antonio Tovar: «Podemos recuperar la paz por la vía del bilingüismo

MADRID (Carmen Fuentes). En la Casa del Libro ha tenido lugar un encuentro histórico: el de las Reales Academias Española y Vasca, para presentar un libro fruto de los primeras encuentros internacionales de vascólogos, que tuvieron lugar en la Universidad de Lejona en agosto de 1980. Al acto asistió el delegado del Gobierno en el País Vasco, Marcelino Oreja Aguirre.

La presentación del volumen con las siete ponencias y las 27 comunicaciones sobre el euskera, publicado por la Academia Vasca, reunió a siete académicos de la Española y a dos de la Vasca. Nombres como Alonso Zamora Vicente, Antonio Tovar, Pedro Sainz Rodríguez, Manuel Seco, Pedro Laín Entralgo, Guillermo Díaz Plaja y Rafael Lapesa, fueron los académicos de la Española; fray Luis de Villasante y Luis Michelena, por la Vasca.

Antonio Tovar señaló la lengua vasca como algo decisivo para España, recordando los tiempos en que el idioma vasco gozaba de una inseguridad tremenda, en comparación con los de ahora, que disfruta de un enorme porvenir.

«El vasco —dijo— es una lengua qué está en el centro de atención de los lingüistas y, este libro, es interesantísimo tanto para el lingüista teórico, como cara a la enseñanza, si es que los vascos quieren hacer de su lengua un idioma vivo.» Entre otras cosas, e! profesor Tovar afirmó «que por la vía del bilingüismo es por donde podemos recuperar la paz en esta tierra, tanto o más que por la policial», y añadió que «una de las razones principales del terror quizá sea la de ver en peligro nuestra identidad».

«No me atrevo a opinar —dijo— de cuestiones políticas delante del delegado del Gobierno en el País Vasco, pero creo que la reducción del terrorismo que últimamente se ha producido, se debe a la válvula de seguridad de que la tradición, la lengua, no está amenazada; está funcionando, aunque también hayan contribuido las medidas de otro tipo adoptadas por el Gobierno.»

Antonio Tovar se refirió al enigma científico tan interesante y políticamente tan decisivo que es la lengua vasca, de la que depende la consecución de la unidad de la Península Ibérica, aunque no sea la unidad entidad por algunos hombres, que luego hace que los Estatutos de autonomía sean cada vez más radicales.

Pedro Sainz Rodríguez recordó el acto de cuando en 1918 se celebró el Congreso dé Uñate, en. el que se fundó la Academia Vasca, estando presente en el mismo Don Alfonso XIII, quien pronunció la siguiente frase: «Los vascos tenéis una obligación sagrada qué cumplir y no es otra que la de transmitir a vuestros hijos, el tesoro de vuestra lengua, que es la más antigua y que además habéis heredado de vuestros padres.» Sainz Rodríguez, en nombre del grupo de intelectuales y políticos que lucharon por la asimilación de las culturas diferenciadas por un «centralismo disparatado», pidió a los vascos que recuerden, en lugar de los agravios, a estos precursores, para que triunfe la unidad de la Península, «la unidad moral por la voluntad de todos».

Pedro Lain Entralgo habló dé su intervención en el acto de un modo «intruso», puesto que lo hacía como un hombre cualquiera de la calle, que empezó a adquirir su conciencia de español a través del mundo vasco, tierra a la que está vinculado por su infancia.

El académico leyó en vasco —«aunque casi no lo entiendo»— el texto manuscrito de la necrológica de su tía, la madre Coronación, abadesa del convento de Durango.

El presidente de la Academia Vasca, fray Luis Villasante, expresó su agradecimiento por la cálida acogida que la Real Academia Española había dispensado a la Vasca, apuntando la idea de que en el mundo de la cultura no debe haber muros o diques.

 

< Volver