Cursos obreros     
 
 Ya.    27/05/1973.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Cursos obreros

De "Cambio-16":

"Cuando se asiste a la valiente puesta en entredicho de tantas actitudes pasadas, cuando se escucha el intercambio de honestas recriminaciones y autocríticas, cuando se advierte, en resumen, que la Iglesia española parece dispuesta a encarnar de pleno derecho la religiosidad del siglo XX, hasta las fuerzas sociales más alejadas del catolicismo se sienten tnetadas de aplaudir. No es raro en esas condiciones que las fuerzas del miedo y del pasado pongan, por su parte, el grito en el cielo y atropellen la imagen de una Iglesia que creían que era su mejor aliado. Una nueva Iglesia está gestándose en esta península entre convulsiones y dificultades sin cuento. Y su nacimiento será ocasión famosa que puede tener capitales consecuencias sobre el posible renacimiento español. A pesar de las dificultades del momento actual, la nueva Iglesia ha dado ya pruebas del beneficioso papel que puede desempeñar en el proceso de modernización aquí emprendido. Abierta a las inquietudes de los hombrea, preocupada y rebelde ante la injusticia, dispuesta a devolver al Estado su plato de lentejas, la nueva Iglesia está proporcionando un insigne ejemplo de honestidad y capacidad de cambio, que ojalá fuera imitado por otras muchas instituciones civiles.

Si los curas y frailes supieran lo difícil que es el papel que les toca representar en este último tercio del siglo XX, quizá consideraran más sencillo limitarse a cambiar lo menos posible. Pero dentro de la Iglesia existen fuerzas Jóvenes —como es el caso de los sacerdotes obreros—que no parecen dispuestas a renunciar a su papel de sal de la tierra en el terreno de la producción, tradicionalmente tan apartado de la Iglesia.

Por lo pronto, algunos sacerdotes han hecho compatible la sotana y el martillo y han sufrido en carne propia las dificultades e injusticias que pesan sobre una clase obrera en trance de emancipación. Muchos volterianos se alegrarían al constatar, en el Informe especial de este número, que loe sacerdotes-obreros también pueden ser despedidos. Y muchos empresarios se inquietarán, quizá con razón, de encontrar profetas en su nómina. Pero, ¡qué se le va a hacer!, los vericuetos del cambio a veces son complicados."

 

< Volver