Autor: Veyrat, Miguel. 
   Asociaciones, fraccionamiento de tendencia, etc.     
 
 Ya.    29/05/1973.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Asociaciones, fraccionamiento de tendencia, etc.

Don Enrique Sánchez de León, consejero nacional y procurador en Cortes por Badajoz, es entrevistado en "ND" por don Miguel Veyrat:

"Ya se ha dicho muy gráficamente que la Constitución española tiene una erie de posibilidades inéditas. Soy de esa opinión. Las opciones de participación y desarrollo político no están explotadas al máximo. Si este sistema, como dicen las Leyes Fundamentales, es un estado representativo, con una forma de Gobierno representativa y con este, calificativo predicándose de sus Instituciones Fundamentales, lo que pasa es que hay que hacerlo "verdad".

He tenido la grata sorpresa de verme propuesto por la Comisión Permanente (del Consejo Nacional) y ser nombrado miembro de la ponencia que está elaborando el documento inicial de "Medidas concretas para aumentar la participación de los españoles en las tareas públicas". Efectivamente, estamos realizando una tarea muy laboriosa, con mucha responsabilidad, pero con un tacto y cuidado verdaderamente exquisito porque el tema asi lo requiere. Soy secretario de una sección y estoy adscrito a otra.

Sólo puedo repetir lo que he dicho públicamente con anterioridad: Mi posición es la de que las asociaciones, tal y como pueden concebirse dentro de las Leyes Fundamentales, podrían ser no solamente una razón vivificadora políticamente del sistema, sino que serán una posibilidad—no sé si será muy atrevido decir la última—para que el Movimiento fuese el aglutinante de todas las gentes auténticamente patriotas, con sentido constructivo y aceptando, por supuesto, las "reglas del juego", que quieran participar en la vida pública.

Por supuesto, las gentes que entienden que las asociaciones política? pueden ser el germen de los partidos políticos, situando esta pretensión en un ámbito puramente anticonstitucional, no parece que vayan a tener el menor éxito en sus pretensiones. Yo creo que él problema fundamental del futuro del sistema está en la sinceridad y en la serenidad con que afrontemos el momento de la previsión sucesoria. Creo que el Movimiento tiene una serle de factores muy importantes en su haber, derivados de la propia virtualidad de sus principios y de la acepta clon común de muchos de sus planteamientos, a veces más intudios que explicitados por parte de los españoles, como para que no deba existir una excesiva preocupación por la continuidad del sistema a corto plazo. Lo que ocurre es que las fuerzas se disgregan y los grupos se consolidan por el paso del tiempo. El Movimiento ha llegado prácticamente monolítico hasta la Ley Orgánica del Estado, como un cuerpo de doctrina con un grupo de gente válida a su alrededor, pero se ha empezado a producir un fraccionamiento indiscutible e indudable. Los fraccionamientos de las tendencias, de los grupos, de los partidos, curiosamente producen una figura muy registrada constitucionalmente, que es el "centro".

Resulta que a los falangistas. cuando nos preguntan qué pensamos, nos vemos obligados a decir: "Si, yo soy falangista, pero..." Creo que en mi generación hay bastantes falangistas, pero yo diría, como es mi caso, sin adscripciones emocionales: por puro razonamiento ideológico y por pura formación intelectual. La razón fundamental que aglutina a las gentes que se autotitulan falangistas en torno a este credo creo que, en primer lugar, es una vocación común por la figura humana de José Antonio, y en segundo ulgar creo que de todos sus planteamientos el que verdaderamente es atractivo para todos nosotros es su visión de lo que él llamaba "justicia social". Entonces menos nos preocupan las cuestiones frmales: que si Monarquía, que si República, que si formas de Gobierno... Nos preocupan bastante, aunque se ha hecho excesivo énfasis en ello, a mi modo de ver, la instrumentación, el planteamiento de los canales de acceso al poder..., partidos políticos, entidades naturales, etcétera, para descalificar o aprobar."

 

< Volver