Autor: Ballestero, Patricia. 
   Un presidente de Comunidad autónoma cobra tanto como un ministro  :   
 Los sueldos se han disparado en las autonomías. 
 ABC.    03/08/1983.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Un presidente de Comunidad autónoma cobra tanto como un ministro

Los sueldos se han disparado en las autonomías

Madrid. Patricia Ballestero

El Estado de las autonomías ha hecho nacer o ha dado carta de naturaleza a una nueva y extensa clase política, con el consiguiente incremento del gasto. Los sueldos de esta base no se caracterizan precisamente por su modestia. Al grito de dignificar los nuevos puesto», sueldos, gastos de representación y dietas... los costes se elevan. Un presidente de Comunidad autónoma cobra lo que un ministro, y los ministros autónomos lo eme un subsecretario. La nueva clase politica es cara.

No sólo hay nuevas instituciones a las que sostener y funcionarios autonómicos a los que pagar, sino que también han aumentado sustancialmente las cantidades asignadas a diversas partidas preexistentes al Estado de las Autonomías. Tal es el caso de las Juntas de Gobierno, formadas por varios consejeros o ministros (de nueve a doce), antes miembros de las Diputaciones Provinciales. A tos presidentes de los Gobiernos autónomos se les asigna una media de 5.000.000 de pesetas anuales. Sin embargo, existen en algunas Comunidades cantidades que doblan estos sueldos, arropadas bajo conceptos como gastos de representación, consignaciones para gastos propios de protocolo, que se suman a las retribuciones de los jefes de Ejecutivos autónomos, dando como resudado cantidades escandalosas.

Varias son las autonomías que todavía no tienen aprobados sus presupuestos para este año, en cuyo caso cuentan con el presupuesto prorrogado de 1982, como es el caso de Navarra.

Las previsiones de gastos de las Autonomías varían ostensiblemente, desde los más de 320.000 millones de pesetas de la Generalidad de Cataluña hasta los cerca de 2.000 de Baleares.

En un segundo lugar, respecto al presupuesto más cuantioso, se encuentra el País Vasco, a considerable distancia, con un gasto previsto de cerca de 87.000 millones, seguidos muy de cerca por las Comunidades de Andalucía y Galicia, con presupuestos de 81.529 millones y 80.000, respectivamente.

En un lugar intermedio está la Comunidad navarra, con un presupuesto de 40.000 millones, y Valencia, con 25.000, disminuyendo la cuantía progresivamente hasta alcanzar unas

cifras no superiores a los 5.000 millones de pesetas en el resto de las Comunidades.

Sin embargo, de estas importantes cantidades destinadas al gasto público de las autonomías tan sólo un bajo porcentaje es destinado al gasto total de los Parlamentos. En el caso de la Generalidad de Cataluña, al Parlamento le es asignado únicamente un 0,3 por 100 del presupuesto total, es decir, 911 millones de pesetas. Un total de 673 millones corresponden a la Asamblea del País Vasco.

Estos presupuestos del Lejislativo incluyen los sueldos o dietas de los parlamentarios y del personal de la Cámara. Los diputados tienen en algunos casos, como es el del País Vasco, con cuatro millones de pesetas anuales, asignados unos sueldos considerables, mientras que en otras Comunidades ni siquiera tienen sueldo. Eso sí, cuentan con dietas por día de trabajo, que oscilan entre (as 5.000 pesetas a las 7.000 más gastos de kilometraje. Por otro lado, habría que añadir las subvenciones que la Comunidad concede por grupo parlamentario y número de diputados, que cada uno de ellos reparte entre sus miembros de la manera que considera más oportuna.

Garaicoechea cobra más

Pero el gasto que ha sido más polémico ha sido el de las retribuciones de los presidentes de las Comunidades. Así, el presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, cobra aproximadamente 7.500.000 pesetas anuales. El nuevo presidente de la Comunidad navarra tan «sólo» percibirá dos millones en concepto de sueldo, aunque los demás, y más importantes, gastos anejos pueden triplicar esta cantidad fácilmente.

 

< Volver