Autor: ;Gil, Vera. 
   El Estado transfiere a las autonomías 51.000 millones más de lo necesario  :   
 Las comunidades autónomas están sobrefinanciadas. 
 ABC.    07/04/1984.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El Estado transfiere a las autonomías 51.000 millones más de lo necesario

Las Comunidades autónomas están sobrefinanciadas

Madrid. Miguel Villatoro.Vera Gil

Las Comunidades autónomas recibirán este año más dinero del que necesitan para cubrir los costes de las transferencias recibidas. Según ha podido saber ABC de fuentes del Ministerio de Economía, las autonomías están sobrefinanciadas en 51.000 millones de pesetas, lo que se explica por las distorsiones detectadas en la aplicación de la LOFCA, cuyo efecto financiero —que se traduce en una deuda de 110.000 millones de pesetas para el Estado— no fue tenido en cuenta por el equipo económico del ministro Boyer en el momento de elaborar los Presupuestos de 1984.

La sobrefinanciación de las Comunidades autónomas es consecuencia de la aplicación del sistema LOFCA, que regula los mecanismos de financiación da las autonomias en base a la participación de éstas en los impuestos no cedibles del Estado y por el traspaso de los impuestos que se consideran susceptibles de cesión.

La participación de las Comunidades en tos impuestos no cedibles quedó fijada en el último Consejo de Ministros en el 5,25 por 100 del total recaudado por el Estado. Hacienda estima que estos impuestos crecen con más rapidez que el coste efectivo que tas transferencias recibidas por las autonomías (valorados en 330.000 millones de pesetas de 1964), debido a que el Estado tiene que aumentar la presión fiscal para hacer frente a sus deudas.

Al mismo tiempo, según Hacienda, las Comunidades autónomas a las que el Estado cede impuestos (Andalucía, Aragón, Cataluña, Extremadura, Galicia y Comunidad Valenciana), se encuentran igualmente sobrefinanciadas por esta concepto, puesto que también los tributos cedidos crecen con más rapidez que los costes de los servicios transferidos. Se produce, pues, una doble sobrefinanciación, que según las fuente dé Hacienda es de 51.000 millones de pesetas,

Más dinero por las transferencias

La cuantificactón de este efecto financiero que se produce por la aplicación de la LOFCA varía notablemente, según las distintas autonomías, y oscila entre los 13,000 millones en Andalucía y 209 millones en Baleares. Las situaciones intermedias se sitúan en

Valencia, con 7.300 millones, y Aragón, con 6.900.

De otra parte, el Estado tiene que paga más dinero a las autonomias por los servicios que se transfirieron sin ir acompañados de la correspondiente dotación económica. En diciembre de 1983 había traspasados, según el Ministerio de Economía y Hacienda, servicios y funciones cuyo coste efectivo se estima en 300.000 millones de pesetas. Pero esta cantidad se convierte en 330.000 millones de pesetas en 1984, debido al incremento general de los costes, calculado en un 9,29 por 100. Si se contabilizan, ademas, las infravaloraciones en las transferencias a algunas autonomías, resulta que el Estado tiene que pagar a distintas Comunidades 53.000 millones para hacer efectivo ahora lo que se les debió haber pagado a medida que fueron recibiendo funciones y servicios traspasados por el Estado. De estos 53.000 millones, casi cuarenta mil corresponde a Cataluña y 16.000 a Galicia, Andalucía, Asturias y Cantabria. Las cantidades las recibirán estas regiones en virtud del crédito extraordinario aprobado por el Consejo de "Ministros del pasado 4 de abril.

Gastos por doble burocracia

Por otra parte, el Estado se encuentra con un gasto extra de 6.000 millones de pesetas por el coste derivado de no haberse «redimensionado» a la Administración del Estado a medida que se iban produciendo los traspasos de servicios. Son gastos por doble burocracia ya que al no haberse suprimido organismos en la Administración estatal que han sido transferidos, se ha producido una multiplicación de tos costes.

El Gobierno no tuvo en cuenta el efecto financiero de la LOFCA

La suma de estas tres cantidades (51.000 millones por sobrefinanciación, 53.000 por incremento en el coste de los traspasos y 6.000 por doble burocracia) da un cifra total de 110.000 millones de pesetas. Esta cantidad no es atribuible a déficit de las Comunidades autónomas, sino al aludido efecto financiero del sistema LOFCA, no tenido en cuenta en el momento de elaborarse los Presupuestos Generales del Estado (PEG) para 1984.

El Estado, por tanto, tiene que hacer frente a esos 110.000 millones de pesetas dando de baja a créditos en los Presupuestos elaborados o bíen apegando al crédito extraordinario, So que, en el fondo, no representa sí no una fórmula de endeudamiento estatal.

La interpretación de que son las autonomías las que generan déficit es a todas luces equivocada, puesto, que el agujero de 110.000 millones, al que ahora tiene que hacer frente el Gobierno, se produce por una deficiente previsión del equipo económico del Ministerio de Hacienda cuando elaboró los Presupuestos, por no tenerse en cuenta el efecto financiero del sistema LOFCA.

Las distorsiones que produce la LOFCA se explican porque el Estado se ve en la necesidad de incrementar la presión fiscal para hacer frente a los gastos que las Comunidades autónomas no tienen: Seguridad Social, reconversión, desempleo, déficit de las empresas públicas, etcétera. Los ingresos del Estado aumentaron entre un 23 y un 30 por 100 entre 1983 y 1984. El 5,25 por 100.de este incremento se Jo llevarán este año las autonomías (por su participación en los impuestos no cedibles), por lo que se considera que el incremento fiscal no cumple la finalidad perseguida.

 

< Volver