Dos leyes de la Jefatura del Estado     
 
 Informaciones.    18/07/1972.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 52. 

DOS LEYES DE LA JEFATURA DEL ESTADO

MADRID, 18. (INFORMACIONES.)—Hoy, 18 de julio, han aparecido en el «Boletín Oficial del Estado» dos leyes de la Jefatura del Estado, sobre cuyo contenido, aunque no de manera precisa, se venía hablando en días precedentes en los medios políticos, y del que INFORMACIONES se hizo eco en la primera página de su número del pasado 15 de julio en un comentario titulado «¿Se espera algo?».

La primera ley viene a completar la normativa constitucional en lo que se refiere a la mecánica de la sucesión en la Jefatura del Estado, determinándose el plazo para la jura y proclamación del Rey, asi como lo que concierne a la investidura del jefe del Gobierno, que recaerá en el vicepresidente al producirse las previsiones sucesorias. La segunda ley de la Jefatura del Estado establece el procedimiento para dirimir las cuestiones de competencia entre el Gobierno y las Cortes, entre las Cortes y la Justicia y entre el

Gobierno y la Justicia.

LEY PARA CUANDO SE CUMPLAN LAS PREVISIONES SUCESORIAS

EL VICEPRESIDENTE ASUMIRA LA PRESIDENCIA DE GOBIERNO

EL REY JURARA SU CARGO Y SERA PROCLAMADO EN UN PLAZO DE OCHO DÍAS

Ley 28/1972. de 14 de julio, por la que se dictan normas de aplicación a las previsiones sucesorias.

Designado por ley de 22 úe julio de 1969 sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado el Principe don Juan Carlos de Borbón; precisadas sus funciones en relación con el artículo II de la Ley Orgánica del Estado por ley de 15 de julio de 1971; habida cuenta de la situación que las previsiones sucesorias pueden originar, en razón de la triple titularidad vitalicia del Caudillo, de conformidad con lo que sé establece en nuestras Leyes Fundamentales, es conveniente evitar toda laguna en la aplicación de las mismas, precisando el alcance de sus normas en los posibles supuestos.

A tal fin, y en virtud de las atribuciones que me concede la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica d«i Estado,

DISPONGO:

Articulo 1.º La Jefatura del Estado, la Jefatura Nacional del Movimiento y la Presidencia del Gobierno corresponden, con titularidad vitalicia, ai caudillo de España y Generalísimo de los Ejércitos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 2.» de Ja ley de Sucesión y disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado, en relación con los artículos 16 y 17 de la ley de 30 de enero de 1936, y 7 de la ley de 8 de agosto de 1939. Todo ello, sin perjuicio de las potestades que otorgan ai Jefe del Estado los artículos 14 y 15 de la Ley orgánica del Estado, en función de las disposiciones anteriormente citadas.

Artículo 2.» Produci d o el supuesto de las previsiones sucesorias, el Príncipe de España, don Juan Carlos de Borbón, prestará juramento y será proclamado Rey por las Cortes Españolas, conforme a lo dispuesto en el artículo 4." de la ley de 22 de julio de 1969. en relación con el articulo 7.° de la ley de Sucesión y dentro del plazo 4s ocho dláb, desde aqOei enTEtíS" se produzca la vacante. Ei Oonsejo de Regencia, que asumirá los poderes en nombre del Príncipe de España a tales efectos, ejercerá las fundones que señala la ley de Sucesión, salvo las que supongan acuerdo entre la Jefatura del Estado y Consejo del Reino, las cuales son privativas del sucesor y diferidas al momento en que preste ei juramento establecido.

Artículo 3." Al producir s e las previsiones sucesorias sin que el Caudillo hubiera designado presidente del Gobierno, el vicepresidente del Gobierno quedará investido, en virtud dé esta ley, del cargo de presidente del Gobierno hasta que el Rey haga uso de la potestad que le otorga el artículo 15 de la Ley Orgánica del Estado o se produzcan alguna de las circunstancias que dicho artículo contempla.

Artículo 4.» La prese n t e ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».

Dada en Madrid, a 14 de julio de 1972. — Francisco Franco.

I Los artículos 14 y 15 de la Ley Orgánica del Estado, citados en relación con el Jefe del Gobierno, son los siguientes:

Articulo 14. I. El presidente del Gobierno habrá de ser español y será designado por el Jefe del Estado a propuesta en terna del Consejo del Reino.

II. Su mandato será de cinco años. Quince días antes de expirar éste, el Consejo del Reino elevará la propuesta a que se refiere el párrafo anterior.

III. El cargo de presidente del Gobierno tendrá, las incombatibilidadüs que señalen las leyes.

IV. Corresponde al presidente del Gobierno representar al Gobierno de la nación, dirigir la política general y asegurar la coordinación de todos los órganos de gobierno y administración.

V. El presidente del Gobierno, en nombre del Jefe del Estado, ejerce la Jefatura Nacional del Movimiento. asistido del Consejo Nacional y del secretario general.

Articulo 15. El presidente del Gobierno cesará en su cargo:

a> Por expirar el término en su mandato.

b) A petición propia, una ves aceptada su dimisión por el Jefe del Estado, oído el Consejo del Reino.

c) Por decisión del Jefe del Estado, de acuerdo con el Consejo del Reino.

d) A propuesta del Consejo del Reino, por incapacidad apreciada por los dos tercios de sus miembros.

A los que se alude en la nueva ley sobre competencias de jurisdicción, son los siguientes.-

Articulo 2." 1. La soberanía nacional es una e indivisible, sin • que sea susceptible de delegación ni cesión.

II. El sistema, institucional del Estado español responde a los principios de unidad de poder y coordinación de funciones.

Artículo 6.´ El Jefe del Estado es el representante supremo de la nación,- personifica la soberanía nacional; ejerce el poder supremo poli´ tico y administrativo; ostenta la Jefatura Nacional del Movimiento y cuida de la más exacta observancia de los Principios del mismo y demás Leyes Fundamenta les del Reino, asi como de la continuidad del Estado y del Movimiento Nacional; garantiza y asegura el regular funcionamiento de los altos órganos del Estado y la debida coordinación entre los mismos,- sanciona y promulga las leyes y provee a su ejecución; ejerce el manda supremo de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire; vela por la conservación del orden público en el interior y de la seguridad .del Estado en el exterior, en su nombre te administra justicia; ejerce la prerrogativa de gracia; confiere, con arreglo a las leyes, empleos, cargos públicos y honores; acredita y recibe a los representantes diplomáticos y realiza cuantos actos le corresponden con arreglo u las Leyes Fundamentales del Reino.

COORDINACIÓN ENTRE LOS ALTOS ÓRGANOS DE ESTADO SE ESTABLECE EL PROCEDIMIENTO PARA DIRIMIR LAS CUESTIONES DE COMPETENCIA ENTRE EL GOBIERNO Y LAS CORTES, ENTRE LAS CORTES Y LA JUSTICIA Y ENTRE EL GOBIERNO Y LA JUSTICIA

Ley 27-1972, de 14 de julio de procedimiento de la coordinación de funciones de los Altos Órganos del Estado.

El sistema institucional del Estado español responde a los principios de unidad de poder y coordinación de funciones, y al Jefe del Estado corresponde, según dispone el artículo sexto de la ley Orgánica del Estado, garantizar el regular funcionamiento de los Altos Órganos del Estado y la debida coordinación de los mismos. Estos preceptos de nuestra legislación fundamental necesitan desarro 11 a r s e adecuadamente, para regular los distintos supuestos en que esas atribuciones del Jefe del Estado deben ejercerse y evitar, de este modo, lagunas en nuestro ordenamiento jurídico.

A tal fin, y en virtud de las atribuciones que me concede la disposición transitoria primera de la ley Orgánica del Estado,

DISPONGO:

Articulo primero.— Corresponde al Jefe del Estado: Decidir cuantas cuestiones puedan plantearse entre los Altos Órganos del Estado, para garantizar y asegurar el regular funcionamiento de los mismos y la debida coordinación entre ellos, dentro de los principios de unidad de poder y coordinación de funciones, en conformidad con lo que disponen los artículos segundo y sexto de la ley Orgánica del Estado y según el procedimiento establecido en la presente ley.

Artículo segundo.—La iniciación del procedimiento a que se refiere el artículo anterior, a efectos de la decisión que asegure el regular funcionamiento de los Altos Órganos y la debida coordinación entre ellos, corresponde:

a) Al mismo Jefe del Estado.

b) A los Altos Órganos del Estado, afectados en su competencia y función y en cuanto estimen que se pone en peligro su regular funcionamiento y debida coordinación a que se refiere el articulo primero de la presente ley.

Articulo tercero.—Las cuestiones relativas al regular funcionamiento de los Altos Órganos del Estado y a la debida coordinación entre los mismos podrán plantearse:

a) Entre el Gobierno y la.s Cortes.

b) Entre ¡«í Corle.s y ia Justicia.

c) Entre e! Gobierno y la Justicia.

Artículo cuarto.—Planteada una cuestión de coordinación de funciones en los términos establecidos en los artículos anteriores de la presente ley, el procedimiento a seguir, que en todo caso tendrá carácter de secreto, será el siguiente:

a) En el plazo máximo de dos meses, a contar desde el día en que por el Jefe del Estado se declare procedente el planteamiento de dicha cuestión, los Altos Órganos implicados formularán escrito razonado de sus respectivas posiciones, con cuantos alegatos estimen oportunos y formulando la propuesta de • decisión que, a su respectivo juicio, procede sea adoptada por el Jefe del Estado. Dichos escritos serán redactados: Por el Gobierno y la Comisión Permanente de las Cortes; en , el caso del apunado a derl artículo anterior. Por la Comisión Permanente de las Cortes y la Sala de gobierno del Tribunal Supremo, en el supuesto del apartado b). Y por el Gobierno y la Sala de gobierno del Tribunal Supremo, en el caso del apartado c).

b) Recibida por el Jefe del Estado la documentación a que se refiere el apartado anterior, la enviará

a la Comisión Permanente del Consejo Nacional, que en el plazo máximo de un mes emitirá Informe, por escrito razonado, al Jefe del Estado, exponiendo lo que a juicio de dicha Comisión Permanente proceda,

c) El Jefe del Estado, oído el Consejo del Reino, que emitirá su Informe en el plazo máximo de un mes, dictará la decisión que a juicio de su alta autoridad proceda. La decisión del Jefe del Estado será inapelable.

Articulo quinto. - La decisión del Jefe del Estado, en uso de las atribuciones que le concede el artículo sexto de la ley Orgánica del Estado, deberá ser refrendada:

Primero.—Por el presidente de las Cortes, en el supuesto del apartado c) del artículo tercero de la presente ley.

Segundo.—Por el presidente del Gobierno, en el supuesto del apartado b) del citado articulo.

Tercero.—Por los presidentes del Gobierno y de las Cortes, en el supuesto del apartado a) del repetido artículo tercero,

Artículo sexto.—-La presen* te ley entrará en vigor el días de su publicación en el «Eo* letín Oficial del Estado».

Así lo dispongo por la prer, senté ley, dada en Madrid a 14 de julio de 1972.- Francisco Franco.

18 de julio de 1972

INFORMACIONES

2

 

< Volver