Dos leyes     
 
 Informaciones.    22/07/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Dos leyes

LOS prolongados rumores políticos en torno a posibles decisiones legales del Jefe del Estado concernientes a la esfera de poder de la Presidencia del Gobierno, se materializaron en una de las dos leyes promulgadas el 18 de julio. Por una de ellas se reafirma el carácter vitalicio de los cargos de Jefe del Estado, Presidente del Gobierno y Jefe Nacional del Movimiento que ahora se reúnen en la persona de Francisco Franco. Se remacha el plazo de ocho días «n el que deberá prestar juramento como Rey el Príncipe de España a partir del momento en que se produzca la vacante en la Jefatura del Estado. Por último se establece que al cumplirse las previsiones sucesorias sin que el Caudillo hubiera designado presidente del Gobierno, esta Presidencia quedará automáticamente ocupada por el vicepresidente del Gobierno. De esta manera se cubre el vacio de Poder en la Presidencia del Gobierno que se producirla de otro modo a la muerte del Jefe del Estado. Ese vacío —antes de la promulgación de la ley que comentamos— podía haber durado hasta dieciocho días: los ocho días de plazo de que dispone el Príncipe para jurar su cargo y los diez días de que dispone para nombrar presidente de] Gobierno.

Si la sucesión se produce sin que haya sido nombrado un presidente del Gobierno, el cargo lo asumirá automáticamente el vicepresidente. Cesará por incapacidad, dimisión, decisión del Rey de acuerdo con el Consejo del Reino o expiración del término de su mandato. Por ley, ese mandato tiene una duración de cinco años.

La segunda ley promulgada el 18 de Julio atañe al principio de «unidad de poder y coordinación de funciones» que caracteriza la trama del Estado. El texto legal contempla la posibilidad de contenciones entre el Gobierno y las Cortes, las Cortes y la Justicia o el Gobierno y la Justicia. En tales supuestos se establece un mecanismo de coordinación de funciones, en el que es arbitro el Jefe del Estado, que debe oír & las partes y recibir el atesoramiento de la Permanente del Consejo Nacional y del Consejo del Reino. Según los casos, la decisión —inapelable— del Jefe del Estado precisará del refrendo del presidente del Gobierno, del de las Cortes o del de ambos. En todo caso, este procedimiento garantlzador de la ´coordinación de funciones tendrá carácter secreto.

Dos leyes, en suma, que ensamblan más ajustadamente el funcionamiento del mecanismo de la sucesión y la coordinación de las más altas instituciones del Estado.

 

< Volver