Autor: López de Pablo Alises, Francisco. 
   La configuración del régimen ante las previsiones sucesorias     
 
 El Europeo.    02/09/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La configuración del régimen ante las previsiones sucesorias

ESTE mes de agosto no ha estado políticamente vacío. Por el contrario, se ha registrado una gran actividad de personalidades y grupos del sistema en entrevistas, cenas y reuniones, públicas algunas, privadas la mayoría, en las que se ha examinado la situación política interna de cara al nuevo curso. De todas esas reuniones recibimos noticias fragmentadas a través de la Prensa, en las que se observa una preocupación común, la de configurar el franquismo, sobre todo para el momento en que se produzcan las previsiones sucesorias.

• En La Coruña concretamente se han celebrado varias cenas y reuniones políticas promovidas por personalidades del sistema. Por ejemplo, el director general de la Guardia Civil, teniente general Iniesta Cano, ha desplegado una gran actividad en La Coruña y sus alrededores.

Fueron muy comentadas sus palabras en la cena que él mismo ofreció el pasado día 7 a «las primeras autoridades nacionales que se encuentran presentes» en aquella ciudad.

• En esta cena, como en sus visitas a los acuartelamientos de la Guardia Civil en las provincias gallegas, como en su almuerzo con las autoridades de la ciudad departamental de El Ferrol, el señor Iniesta Cano ha pronunciado discursos con mensaje político que han sido difundidos por las agencias de noticias nacionales y destacados por los periódicos. El señor Iniesta Cano ha aludido a que nuestra patria «no conoce el vocablo de la claudicación, ni tan siquiera para el logro de los beneficios materiales». En todos estos discursos, al menos por las referencias de Prensa, ha lanzado llamadas a la unidad, concretamente a la unidad en torno de lo que él mismo ha calificado como «franquismo».

* «Tendremos que estar estrechamente unidos —ha dicho el teniente general Iniesta—, enormemente unidos. El franquismo no podrá nunca desaparecer porque Dios no lo quiere que termine en España, y después de Franco continuará el franquismo, y el franquismo seguirá por siglos, porque España, que es eterna y que tiene un eterno destino en lo universal, necesita el franquismo y del franquismo sacará la justicia social, el bienestar de todos los españoles y la alegría de la patria.»

* El señor Iniesta Gano, consejero nacional por Cuenca, es uno de los pocos altos jefes del Ejército que están en la política. Antes de su reciente etapa de embajador en Argelia intervino activamente en los debates de las Cortes y del Consejo Nacional de la anterior Legislatura, cuando ambas Cámaras dictaminaron numerosas leyes de desarrollo político. Todavía se comenta el hecho de que a su toma de posesión para el cargo que ahora desempeña asistieron once ministros del actual Gobierno. Ello dio origen a comentarios entre los círculos políticos, en el sentido de que el ¡lustre militar, caracterizado por su campechanía, por su don de gentes y su acendrado sentido de la disciplina y de la autoridad, es uno de los líderes del franquismo que él mismo está contribuyendo a configurar para el futuro.

• En esta misma línea se han registrado otras manifestaciones durante el mes que acaba. En la cena que la Hermandad Provincial de Alféreces Provisionales ofreció en La Coruña a los ministros que pertenecieron a dicho Cuerpo, el presidente nacional de la Hermandad, marqués de la Florida, dijo que «existe un vacío ideológico que están intentando llenarlo minorías audaces y sin escrúpulos que pretenden imponer su ley por el terror. Las actitudes de inhibición —añadió— obligan posteriormente a decisiones más drásticas y dolorosas».

• Le contestó el ministro de Información y Turismo, señor Sánchez Bella, quien después de aclarar que la Hermandad no es un partido político, ni una asociación, ni un grupo de presión, al referirse a las «gentes dispuestas a oponerse al ascenso del país a cimas más altas», dijo que para impedirlo «estamos nosotros, porque tenemos —afirmó— la razón y la fuerza para hacerlo». Y a continuación recordó su conocida tesis^ de que en los países europeos las ideologías vencidas en la última guerra no tienen permiso de circulación. «España —puntualizó— no hace nada diverso de los demás países europeos. ¿Puede extrañar a alguien que a las ideologías vencidas, no a los hombres, estemos decididos por todos los medios a cortarles el paso? Se lo cortaremos —afirmó— por todos los medios legales que tenemos al alcance.»

• Se aprecia en todas estas manifestaciones un propósito de acentuar los rasgos y actitudes de lo que llaman «el franquismo», en torno al cual las personalidades del sistema apelan a la unidad y al cierre de filas de los grupos políticos que lo integran, manifestaciones que se cree van a multiplicarse en el mes próximo y siguientes.—Francisco LÓPEZ DE PABLO.

 

< Volver