Cortes. 
 El señor Esperabé de Arteaga pide el desarrollo del artículo 14 de la ley de Sucesión     
 
 Informaciones.    21/10/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

CORTES

El señor Esperaba de Arteaga pide el desarrollo del artículo 14 de la ley de Sucesión

RESPUESTA DEL GOBIERNO AL SEÑOR NAVARRO VELASCO: «LA REGULACIÓN DE LAS INCOMPATIBILIDADES PARA SER PROCURADOR EXIGE REPOSO»

MADRID, 21. (INFORMACIONES.)—SI procurador familiar por Salamanca don Jesús Espérate de Arteaga ha pedido al Gobierno, en mego que ayer publicaba el Boletín Oficial de la» Cortes», que por los cauces que procedan se desarrolle el artículo 14 de la ley de Sucesión a la Jefatura del Estado y. se concrete si la incapacidad a la que el precepto se refiere es meramente física o civil o si, por el contrario, se extiende a la falta de dotes para el buen gobierno o administración del Reino, articulándose en ambos supuestos las reglas de procedimiento oportunas.

El señor Esperabé razona su petición diciendo que «para contribur al tránsito, cuando el hecho sucesorio se producza, de una. forma de Gobierno a otra, se hace necesario desarrollar y, » fuese preciso, completar, este precepto constitucional que, por su inconcreción, constituye un peligro para el porvenir».

Recuerda el procurador que el articulo 14 de la ley de Sucesión autoriza al Gobierno para instar, mediante el «quorum» cualificado de dos de sus tercios, la incapacidad del Jefe del Estado, y si esta iniciativa se aceptara con igual mayaría por el Consejo del Reino, pasa a las Cortes para que éstas resuelvan lo que estimen oportuno.

A juicio del señor Esperabé, este texto constitucional plantea problemas múltiples y puede significar un escollo para la deseada estabilidad de nuestra sociedad.

«rEn efecto —argumenta—, la primera cuestión a Que da lugar eg qué ha de entenderse por incapacidad cuantió esta haya de referirse a la persona del Jefe del Estado: si ha de estarse a una interpretación estricta y, por tanto, hay que remitirse al libro primero del Código Civil, o si, por el contrario, la incapacidad se extiende, contempla y hasta comprende la potencial y supuesta falta de dotes o aptitudes para reinar.»

Añade el procurador que el apartado a) del artículo 15 de la ley Orgánica admite el cese del Jefe del Gobierno y, con él, el relevo de todo el Gabinete (que, conforme al artículo 14, es un Gobierno a plaao) a instancia del Jefe del Estado, siempre que el Soberano cuente con ei consenso o aprobación del Consejo del Reino. «El precepto —subraya el procurador— no establece condiciones, por lo que es evidente que abre la puerta al juicio de valore» y que el Bey puede tomar la iniciativa de cambiar un Gobierno porque estime o entienda que éste no gobierna en la forma que las neoesldadles del país demanda. Para ello, y como contrapeso o contrapunto, el propio precepto constitucional exige que el Bey haya de contar con el consenso del Consejo del Reino».

«EL GOBIERNO PUEDE ADELANTARSE))

Pero esta facultad —dice el señor Esperabé— «puede verse mediatizada por la inconcreción y falta de matización del derecho que el artículo 14 de la ley de Sucesión otorga al Gobierno, toda vez que un Gobierno que vaya a ser cesado por los cauces constitucionales puede adelantarse a la acción soberana e intentar la tutela de la más alta Magistratura de la nación, si en la hermenéutica que ha de establecerse del artículo 14 de la ley de Sucesión, se sienta el principio de que la incapacidad se refiere a 1» falta d« dotes para el buen gobierno del Reino».

El procurador entiende que el peligro es todavía más patente si se tiene en cuenta la inexistencia de un código de Incapacidades e incompatioilidades parlamentarias, en razón de lo cual el Gobierno tienen, de hecho, una proyección en la Cámara y. a través de ésta en el Consejo del Reino.

Estima también el señor Esparabé que el legislador constitucional ha querido establecer una especie de equilibrio entre el Rey como poder moderador y el Gobierno como poder ejecutivo. «Pero como todo equilibrio —señala—, este equilibrio puede resultar inestable o dar lugar a la inestabilidad de la sociedad española, si, por imprecisión en los términos, no se establecen con claridad las reglas del juego político y se da Pie para lo que pudiera ser, en un régimen unitario, contestación de poderes.»

LA LEÍ DE INCOMPATIBILIDADES ESPERABA TODAVÍA

El «Boletín Oficial de las Cortes» publica también la respuesta del Gobierno a un ruego de don Antonio Navarro Velasco sobre regulación de incompatibilidades del cargo de procurador en la Cámara legislativa

El señor Navarro Velasco recordaba en su escrito que el vigente Reglamento promete en su disposición final quinta la regulación, por ley especial, del régimen de incompatibilidades. Asimismo establece el Beglamento que «se regularán por ley las situaciones de licencia, excedencia o disponibilidad que. en su caso sean precisas para el mejor cumplimiento de la función de procuradores».

Preguntaba el señor Navarro Velasco en qué estado se encuentra hoy esta normativa prometida e imperada por el Beglamento de las Cortes y para cuándo prevé el Gobierno la discusión de la ley de incompatibilidades. Finalmente, rogaba se tomen las medidas oportunas a fin de que en el segundo periodo de sesiones de esta décima legislatura Se puedan ver en las Co--tes Jos dos proyectos de ley antes mencionados.

El Gobierno acaba de responder que la elaboración de los correspondientes proyectos "exige la realización de detenidos estudios que es preciso llevar a cabo con el debido reposo y procurando tener presentes los distintos aspectos que implican". Por último, promete remitir en su día a las Cortes tales proyectos "de acuerdo con el programa de trabajo que tiene previsto".

OTROS RUEGOS

Otros ruegos publicados en el "Boletín Oficial de las Cortes" son los de don Bernardo López Majano, en relación con la "debida vigilancia" de la proliferación de mano de obra extranjera y la exigencia de conocimiento de la lengua española por los empleados que prestan servicio en establecimientos comerciales de nuestro país; de doña Montserrat Tey Planas, en solicitud de que se proporcione información oficial sobre el desacuerdo existente entre el presidente del Consejo General y loa Colegios de Farmacéuticos de Murcia y Alicante, y por último, de do: Juan Reig Martín sobre la situación de los actuales directores escolares, a tenor de la ley general de Educación.

Este ruego del señor Beig va acompañado por una respuesta del Gobierno, quien recuerda que los actuales funcionarios del citado cuerpo podrán optar —de acuerdo con la ley de Educación— entre Integrarse en el nuevo cuerpo de profesores de Educación General Básica o permanecer en el actual cuerpo de directores escolares en situación a extinguir. Esta opción —dice el Gobierno— sólo puede realizarse una vez, ya que la "reyersibüidad_per-Snáliente" propugnada por el p r o e u rador es incompatible con la

Indispensable estabilidad de la situación jurídica del funcionario y con la i- m o r tización automática de las plazas.

21 de octubre de 1972

 

< Volver