Tras el cese de don Carlos Arias. 
 A la espera de una rápida decisión sobre la terna presidencial  :   
 A las cinco, reunión del Consejo del Reino. Se insiste en el carácter netamente monárquico de la operación política que determinó el cese del presidente. 
 Informaciones.    02/07/1976.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

A LA ESPERA DE UNA RÁPIDA DECISIÓN

SORRE LA TERNA PRESIDENCIAL

A las cinco, reunión del Consejo del Reino

Se insiste en el carácter netamente monárquico de la

operación política que determinó el cese

del presidente

MADRID, 2 (INFORMACIONES.)

LOS nombres de don José María de Areilza, don Federico Silva, don Adolfo Suá-

rez y don Manuel Gutiérrez Mellado figuran preferentemente en las listas que se

elaboran en los medios políticos a la hora de las especulaciones sobre la terna que ha-

brán de presentar al Rey el Consejo del Reino, que esta tarde se reúne nuevamente

tras cubrirse el trámite de audiencia relacionado con la dimisión del presidente Arias.

Se piensa que esta tarde será elaborada la terna que habrá de servir al Monarca

para el nombramiento formal.

Se insiste, a propósito de la crisis, en el carácter netamente monárquico de la ope-

ración política que ha determinado la caída del presidente Arias, hasta el extremo de

que sólo personas muy vinculadas ideológicamente a la Corona han tenido idea pre-

via de lo que iba a suceder.

Esta mañana, poco después de las diez, se ha iniciado en el palacio de la Presi-

dencia del Gobierno el Consejo de ministros previsto con anterioridad a la crisis. El

Consejo se desarrolla bajo la presidencia del vicepresidente para la Defensa, general

De Santiago, titular en funciones del Gobierno. Las espectaciones giran no sólo en tor-

no a la personalidad del próximo presidente, sino también en torno a la remodelación

del nuevo Gobierno.

(PIE DE FOTO)

En política no hay caídos, sino situaciones y hombres que cam-

bian. Cada momento precisa las personas adecuadas. Esta ley

vida política ha llevado al relevo de don Carlos Arias Na-

varro. En la hora del relevo sería injusto desconocer los esfuer-

desplegados por el presidente dimisionario a lo largo de to-

una etapa crítica de la vida española. Del patriotismo, la

honnradez y la entrega del señor Arias no caben dudas. En cir-

cunstancias más adversas intentó una primera operación aper-

turista, que en su momento habría sido útil. Pero hoy se trata

un cambio más profundo y rápido y es necesaria la persona

nueva más adaptada a esa exigencia 

< Volver