Autor: Sebastián Bueno, Pablo. 
 Adolfo Suárez, nuevo presidente. En los medios políticos de Bruselas. 
 Sorpresa general ante el nombramiento  :   
 El programa político del nuevo Gobierno será la clave de la reacción europea. 
 ABC.    04/07/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DOMINGO 4 DE JULIO DE 1976. PAG. 11.

ADOLFO SUAREZ, NUEVO PRESIDENTE EN LOS MEDIOS POLÍTICOS DE BRUSELAS

SORPRESA GENERAL ANTE EL NOMBRAMIENTO

El programa político del nuevo Gobierno será la clave de la reacción europea

Bruselas, 3. (De nuestro corresponsal.) El nombramiento de don Adolfo Suárez como presidente del

Gobierno español ha causado una sorpresa general en los medios políticos e informativos de la capital

belga. La radio y la televisión de este país difundieron a las 19 horas (20 hora española) esta noticia,

calificando al primer ministro español como «joven falangista moderado y hombre de confianza del Rey,

Don Juan Carlos»

A lo largo de toda la mañana y de la noche de ayer en los medios políticos y diplomáticos de las

comunidades europeas se daban los nombres de don Manuel Fraga Iribarne y de don José María de

Areilza como los candidatos más factibles de ser elegidos. El jefe de la diplomacia española, conde de

Mótrico, aparecía, sin duda, como el gran favorito de los medios europeos y atlánticos, en los que el señor

Areilza cuenta con muchas amistades de rango y goza de un elevado prestigio personal.

La noticia distribuida por la agencia Efe, en la que se incluía, en la terna elevada al Rey por el Consejo

del Reino, a los señores Areilza, Suárez y Silva Muñoz ayudó a crear una cierta confusión esta mañana y

aumentó las cabalas favorables al conde de Motrico. La posterior información (ya de esta tarde) que

confirmaba la terna Suárez. Silva y López Bravo terminó con estos rumores.

EL PROGRAMA POLÍTICO.—¿Reacciones al nombramiento de don Adolfo Suárez? Imposible conocer

reacciones oficiales u oficiosas en los medios políticos de la C. E. E., O. T. A. N. v del Gobierno belga.

Bruselas atraviesa una terrible canícula, y la mayoría de sus habitantes se encuentran lejos de la capital

belga. Habrá que esperar al lunes para obtener comentarios sobre esta información, aunque éstos no serán

completos hasta que no se conozca la lista del nuevo Gobierno y el programa político del señor Suárez.

De cara á Europa, hay que decir que el señor Suárez no es nada conocido y que sus contactos con los

medios políticos de la C. E. E. parecen haber sido muy escasos o casi ninguno. Ni que decir tiene que

será, sobre todo, el programa político del nuevo Gobierno la clave de la reacción europea, en la que

también contará la personalidad del jefe de la diplomacia española. En estas latitudes se desearía, sin

duda, el mantenimiento de una política de reforma constitucional hacia una democracia de tipo liberal a

buen ritmo de crucero. Pero, por ahora, s« impone la espera en medio de una general sorpresa que afecta

no sólo a belgas, europeos y atlantistas, sino también a los medios hispanos de esta ciudad, diplomáticos,

de emigración y empresariales o funcionarios.

Pablo SEBASTIAN.

 

< Volver