Autor: Pérez Moya, E.. 
 Desde Londres. 
 Progreso Opus     
 
 Cuadernos para el Diálogo.    10/07/1976.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Progreso Opus

E. PÉREZ MOYA

Las primeras reacciones británicas ai nombramiento del nuevo primer ministro español fueron de sorpresa

general, mezclada de confusionismo y absoluta desorientación. Don Adolfo Suárez, puede decirse, es un

perfecto desconocido para los observadores y especialistas ingleses en temas españoles.

La única impresión sobre la personalidad política del nuevo "premier" la transmitían los corresponsales

británicos en Madrid. Roger Matthews, en el "Financial Times", señalaba que los colegas ministeriales

del señor Suárez lo consideraban "un peso ligero en política". Los líderes políticos españoles esperaban

que el Rey eligiera "un hombre con mucha más experiencia de la Administración, vínculos políticos más

profundos y contactos ínter nacionales desarrollados".

Para el corresponsal del "Times", la elección del señor Suárez representa "una victoria de) ala derecha de

los reformistas, deseosos de ir hacia el desmantelamiento de la dictadura, pero manteniendo fuertes lazos

con el pasado".

Para algunos observadores ingleses, la no elección del candidato favorito —el señor Áreilza representa

una victoria del "bunker", cuya poderosa influencia en el Consejo del Reino quedó demostrada en la terna

presentada al monarca. A juzgar por los nombres de los primeros propuestos en la terna. el "bunker" del

Consejo del Reino marcó claramente sus reticencias a colaborar con el Rey 3) no compensarle con

candidatos del sector reformista de su último Gobierno.

En esta cuestión, el Rey habría aceptado la primera lista de candidatos para no arriesgar un segundo

enfrentamiento con el "bunker". El nombramiento de don Adolfo Suárez —"un franquista civilizado" se

interpreta también en Londres como un progreso de los tecnócratas del Opus Dei. Y en estas

consecuencias esto podría conllevar una paralización de los planes de reforma política en que estaba

comprometido el último Gobierno. Si ello se produjera, añaden los observadores, seria inevitable una

crisis más profunda, al añadirse el vacío político a la preocupante crisis económica por ¡a que atraviese el

país.

"Cuadernos para el diálogo"

Pág. 23

 

< Volver