Autor: Barra, Alfonso. 
 Ecos en el mundo. 
 ABC en Londres: la misma política con distintas caras  :   
 "El mérito principal del señor Suárez es tener un pie en cada acera política" (The Guardian). 
 ABC.    06/07/1976.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

A B C EN LONDRES: LA MISMA POLÍTICA CON DISTINTAS CARAS

*EI mérito principal del señor Suárez es tener un pie en cada acera política» («The Guardian»).

LONDRES, 5. (Crónica de nuestro corresponsal.) La noticia procedente de Madrid, que merece relieve,

señala que Fraga y Areilza no quieren servir al país a las órdenes de Adolfo Suárez aquellos dos ministros

fueron los «favoritos» de los comentaristas ingleses, salvo el.edi-torialiata del diario «.The Guardian» que

excluyó al antiguo embajador en Londres porque le considera «gastado» en el Ministerio de la

Gobernación.

Entre el alud de citas y comentarios, iodos procedentes del campo de la oposición químicamente pura,

hay algunas previsiones tan nuevas y trascendentes como la de un dirigente obrerista parti-dario de Marx:

«La misma política con distinlas caras.»

Entre los entusiastas británicos de aquella cantera ideológica dice alguno que la designación del señor

Suárez Vio ha caído tan mal como suponían varios dirigentes de la oposición a ultranza. Otros opinan

Une tras el «fracaso» de la reforma Árias-Fraga, lo lógico es volver a buscar apoyos políticos que estaban

en boga durante la Üécada de la expansión económica.

También añaden varios observadores fue el «triunfador* de esta crisis de Go-ierno ha sido el señor

Fernández-Miran-da, pero no explican las batallas que ganó ni los títulos victoriosos.

Aclara algún periódico que el Rey no ha elegido al señor Areilza porque en ese su-fuesto, la otra gran

facción reformista, la capitaneada por el señor Fraga, no hu-oiera recibido el nombramiento con bene-

volencia o espíritu de fiestas patronales.

Dice The Guardian» que el mérito principal del señor Suárez es atener un pie en cada acera política. Ha

intentado fomentar el establecimiento de una demo-fracia limitada dentro del cauce del régimen.

Aunque el estribillo de la reforma poli-tica es el que manda en casi todas las interpretaciones de la crisis

de Gobierno, algún comentarista más profundo apunta que lo fundamental es la elección de los ministros

económicos* para hacer frente Al problema más acuciante de la hora tspañola.

Parece más concreto apuntar que las ne-cesitades exigen ministros con conocimiento de causa para

encararse con los problemas serios planteados por la coyuntura económica. Se habla del alba de tos

«íecizáeraías» cuando se pretende decir Oue el país necesita pesos pesados en el Gobierno de los asuntos

económicos. Desde hace tiempo comentaristas extranjeros v tío pocos nacionales se han entregado en

txclusiv-a a la política pura, ideal y abstracta, sin muchos desvelos para la agricultura, la industria ti el

comercio.—Al-ÍOSLSO BARRA»

 

< Volver