Autor: Suárez Pertierra, Gustavo. 
   El servicio militar     
 
 Ya.    11/06/1986.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El servicia militar

NO hay duda de que el servicio militar es una cuestión importante en la sociedad española de hoy. En

efecto, no sólo afecta a un conjunto considerable de personas que se sitúan en un determinado abanico de

edades, sino a sus familiares, y, en general, es una de las cuestiones sociales de primera magnitud. Por

esta razón es necesario enfrentarse a los preceptos constitucionales que afectan al servicio militar

obligatorio, al desarrollo concreto de los mismos y a su gestión desde criterios de responsabilidad.

La Constitución declara que los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España, y deriva a

las leyes el desarrollo de ee principio y la fijación de los elementos que se implican en el cumplimiento de

las obligaciones militares por parte de tos españoles.

Los nuevos condicionamientos introducidos por la Constitución de 1978, la necesidad de conseguir un

mejor planteamiento técnico para las Fuerzas Armadas, así como la exigencia de disponer de unos

ejércitos más reducidos en número para que puedan ser más operativos y funcionales, junto con las

exigencias propias de Ja sociedad española del momento, han sido los datos tenidos en cuenta, durante la

legislatura que en estas fechas finaliza, para acometer el desarrollo de la Constitución en materia de servi-

cio militar.

Nuevo sistema de reclutamiento

Dentro del contexto general de modernización de la Administración y de acercamiento al ciudadano para

mejorar los trámites que le afectan se ha agilizado el ciclo de reclutamiento, que se inicia con la

inscripción del mozo en el ayuntamiento correspondiente al tugar de su residencia habitual entre el 1 de

octubre y el 31 de diciembre del año en que cumple los diecisiete de edad. Al rellenar la ficha, que el

propio ayuntamiento facilita gratuitamente, es el momento de presentar cualquier tipo de alegación o

solicitud, sobre todo si se padece alguna enfermedad o defecto físico, si se desea obtener algún tipo de

prórroga o si, en función dd derecho constitucional desarrollado en la ley 48/1984, de 26 de diciembre,

desea declararse objetar de conciencia.

Posteriormente, sobre la base de los datos apuntados por el mozo y los complementaríos que sean necesa-

rios, el Ayuntamiento efectúa la clasifi-

GUSTAVO SUAREZ PERTIERRA

cación provisional, que se expondrá públicamente durante el mes de febrero de cada año. El proceso

continúa con las comprobaciones y reconocimientos médicos que sean necesarios —teniendo en cuenta

que se ha revisado profundamente e] cuadro médico en el que se regula la aptitud psicofísica en relación

con el servicio militar—, con la clasificación definitiva y con el sorteo, de los que han sido declarados

útiles, que se celebra uno de los domingos del mes de noviembre. Como consecuencia del sorteo, se le

comunica a cada mozo el Ejército, la unidad y la fecha de incorporación, que será en uno de los meses

impares del año siguiente en función del llamamiento que, de los seis posibles, le corresponda.

Es en ese mismo sorteo, por lo tanto, donde se determina la demarcación territorial donde se va a prestar

el servicio.

En este sentido se ha adoptado el criterio de aplicar, salvaguardando los intereses de la defensa, el

máximo tanto por ciento posible de regionalízación compatible con el principio de que no se produjeran

discriminaciones entre mozos de unas y otras regiones.

En cuanto al cumplimiento del servicio militar, además de una reducción en su duración de tres años, que

afecta al tiempo como reservistas, se ha intentado hacer compatible la salvaguarda de los intereses de la

defensa nacional con la reducción al mínimo indispensable de las servidumbres que impone al ciudadano

la permanencia en filas. En este sentido, además de la agilización det sistema de reclutamiento, la nueva

reglamentación de las prórrogas y la regionalización, se ha reducido la duración del servicio en filas entre

seis y tres meses, quedando fijada en doce meses para los tres Ejércitos, y para quienes cumplen el

período de servicio en filas con veintiocho años de edad o más se reduce su duración a seis meses.

El objetivo de conseguir unas Fuerzas Armadas más eficaces se está consiguiendo con una reducción de

los llamados a filas dentro del reclutamiento obligatorio, lo que ha originado un aumento progresivo del

número de excedentes, pero al mismo tiempo con el aumento de ía operatividad de las unidades, mediante

la potenciación del voluntariado especial.

Mejora de programas y planes

En lo que respecta al cumplimiento del servicio se están mejorando los

programas y planes de instrucción y adiestramiento y aumentando el número de ejercicios y maniobras,

tratando de conseguir el mejor aprovechamiento del escaso tiempo de que se dispone para mejorar el

grado de operatividad de nuestras unidades. Esta preparación lleva consigo el desarrollo de diversas

actividades, en las que intervienen un gran número de personas y unos medios naturales muy variados y

exige, en consecuencia, una instrucción compleja que implica cierto grado de riesgo y la posibilidad de

que se produzcan accidentes. En estos últimos años se ha hecho un esfuerzo muy importante para pro-

gramar una serie de medidas orientadas a reducirlos al mínimo posible.

Como complemento no sólo de este último aspecto, sino de otros que afectan a los problemas de carácter

personal y familiar, se ha hecho un importante esfuerzo de cobertura, incluyéndole en el sistema de

protección de la Seguridad Social de fas Fuerzas Armadas y mejorando, para los casos en que la ley k>

determina, el sistema de pensiones.

Se han establecido en diversos centros pilotos, con la colaboración del Ministerio de Cultura, importantes

planes de dinaminación cultural, se han aumentado las actividades de carácter deportivo, se está haciendo

un esfuerzo muy importante, dentro del contexto general de la correspondiente comisión ministerial, en la

prevención y control de la droga en las Fuerzas Armadas y se han puesto en marcha un plan especial de

accidentes, suicidios y agresiones y un plan especial psicosocial para estudiar los factores que influyen en

la moral del soldado, tanto positivamente, corno integración en el medio, habitabilidad, expansión física y

deportiva y expansión cultural, como negativamente, separación del entorno familiar y social,

alcoholismo y drogodependencia, suicidios, accidentabilidad, etc.

Quedan con ello satisfechos los principios constitucionales. La gestión de todos ios aspectos que aquí se

apuntan, siempre cohonestando los intereses de la defensa nacional con las exigencias de la dignidad y

formación del joven español, es materia continuada. En ello está comprometido, hoy y para el futuro, el

Ministerio de Defensa.

Gustavo Suárez Pertierra es subsecretario de Defensa.

 

< Volver