Autor: Rivero Breña, M.. 
   De cómo el 23-F irrumpió en la campaña     
 
 Ya.    12/06/1986.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Jueves 12 de junio de 1986

De cómo el 23-F irrumpió en la campaña

Madrid/ M. Rivero Breña

Las declaraciones de Txiqui Benegas, secretario de organización del PSOE, desataron la polémica,

cuando aseguraba, apenas iniciada la campaña electoral, que Adolfo Suárez tenía mucho que callar sobre

el intento de golpe de Estado del 23-F. A partir de ese momento las hemerotecas se han llenado con los

dimes y diretes de unos y otros. Oscar Alzaga, presidente del PDP, y Miguel Roca, del PRD, entre otros

líderes políticos, intentaron mediar en el asunto, calificando como improcedente desenterrar un fantasma

que tuvo a España al borde del caos. Pero la guerra dialéctica ya estaba declarada, sin posibilidades para

dar marcha atrás.

El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, manifestaba en Santander, el pasado día 8, que «Adolfo

Suárez y Agustín Rodríguez Sahagún van diciendo que son expertos en temas militares, cuando resulta

que son los artífices de que nadie se esperara el golpe del 23-F». La reacción del líder del CDS no se hizo

esperar: «Alfonso Guerra no sabe si Tejero entró en el Congreso el 23-F a caballo o en autobús, del miedo

que tenía y de lo mucho que se escondió», era la respuesta de Adolfo Suárez. Agustín Rodríguez Saha-

gún, por su parte, en el almuerzo celebrado el pasado martes en el Club Siglo XXI, dijo que las refe-

rencias al 23-F en esta campaña electoral «demuestran que los socialistas, en sus cuatro años de gestión,

no han alcanzado un sentido de Estado».

Pero !a confrontación dialéctica tiene todos los visos de continuar, por más que la polémica entre Adolfo

Suárez y Alfonso Guerra sobre el 23-F no sea nada oportuna, en opinión del ministro de Defensa, Narcís

Serra, y esté motivada «por el nerviosismo que genera cualquier comido electoral».

En la misma línea que Serra, Alfonso Guerra declaraba ayer mismo que «si Suárez olvida el tema del 23-

F, yo no tengo inconveniente en hacer lo mismo».

La realidad es que todos aluden al tema, siquiera sea por la conveniencia de dejarlo estar. Oscar Al-

EPE

• Benegas desenterró el fantasma.—El secretario de organización del PSOE abrió ia polémica al decir que

Suárez tenía mucho que callar sobre el Intento de golpe del 23-F.

zaga, por ejemplo, manifestaba ayer en una rueda de prensa que esta batalla dialéctica no es constructiva

porque no arroja luz sobre los temas que deben ser discutidos en la campaña. «Cuanto antes se deje de

hablar del 23-F y antes se entre a debatir la gestión socialista y las alternativas que las demás fuerzas

proponemos, más cívica será la campaña y mejor servicio prestaremos a la nación», añadió Alzaga.

Manuel Fraga, por su parte, considera hoy que el tema del 23-F pertenece a la historia: «No perderé un

minuto en hablar de esos temas», dijo en Palma de Mallorca. Pero como los periodistas le tiraran de la

lengua, añadió que «el pueblo se acuerda del Gobierno al que le metieron el gol». Fraga insistió, sin

embargo, en que no tenía interés en los pormenores de este tema, y refiriéndose a Suárez, que llegó a

Palma en el mismo avión, dijo que «él sabrá por qué saca esas cosas». Suárez, en opinión del dirigente de

Coalición Popular, debe contar sus propuestas y lo demás «son pláticas de familia en las que no voy a

entrar».

 

< Volver