Autor: Rivero Breña, M.. 
   Iglesias denuncia la degradación política     
 
 Ya.    12/06/1986.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Iglesias denuncia la degradación política

Madrid/M. Rivero Breña

Gerardo Iglesias ha calificado como «degradada» la actual situación política que vive el país, «dado que

el pueblo español está muy lejos de aceptar la forma con que ejercen determinados políticos sus

respectivas actividades públicas». Para el secretario general del PCE y presidente de Izquierda Unida, una

buena prueba de esta degradación cabe encontrarla en una campaña electoral «que discurre por la vía de

las acusaciones y contraacusaciones entre los líderes de las distintas fuerzas políticas, cuando lo propio

sería que cada cual explicara con rigor el programa que ofertan a la sociedad española», tal y como puso

de manifiesto en el transcurso del almuerzo-coloquio que ayer tuvo lugar en el Club Siglo XXI.

El secretario general del PCE, preocupado a lo largo del coloquio por obviar cualquier referencia expresa

a las descalificaciones vertidas por Santiago Carrillo contra Izquierda Unida, porque «van a ser las urnas

el mejor indicativo para demostrar quiénes contribuyen a que la izquierda levante cabeza en este país», se

refirió a las dificultades que está encontrando la coalición para hacer llegar al pueblo los puntos sustancia-

les del programa electoral, «al estar de por medio una televisión proclive al partido en el Gobierno, un

Mundial de Fútbol y las frases, a cual más improcedente, de un Alfonso Guerra que está dando en esta

campaña electoral su auténtica dimensión de

personaje histriónico».

Incumplimiento del progra del PSOE

ma

Dentro de este contexto, el líder del Partido Comunista considera

que la disolución anticipada de las Cortes ha obedecido a una estrategia preconcebida para hacer coincidir

la campaña electoral con el Campeonato Mundial de Fútbol, «si se tiene en cuenta que el Gobierno

carecía de razones aparentes para ello, al haber ganado el referéndum para la permanencia de España en la

OTAN y conservar el PSOE la mayoría absoluta en el Parlamento».

Frente a un programa electoral de Izquierda Unida al que definió como «novedoso, sin careta alguna, y

capaz de ser llevado a la práctica en la España actual», Iglesias se refirió a «la grave situación que ha

supuesto para la credibilidad de la actividad política la total degradación de que ha sido objeto el pro-

grama presentado por el Partido Socialista en los comicios de 1982, al optar por archivarlo el mismo día

de su triunfo electoral». A tenor de esta circunstancia, el secretario general del Partido Comunista aseveró

que «el Partido Socialista no ha incumplido su oferta de gobierno por una imposibilidad manifiesta, sino

por la vía del fraude total. Y el fraude político, sobre todo cuando se lleva a efecto de manera tan pro-

vocadora, debería estar penalizado».

Gerardo Iglesias terminó por expresar la evidente preocupación que está provocando en el seno del PSOE

la existencia de Izquierda Unida. «A la coalición —dijo de manera textual— se la ha tildado de

"gazpacho" y de "ensaladilla rusa"; pero pierdan cuidado, somos gente seria y no vamos a ejercer ningún

tipo de acción heterodoxa al margen de la Constitución.»

 

< Volver