Autor: Iglesias Argüelles, Gerardo. 
   Izquierda Unida: Hacía falta     
 
 Ya.    13/06/1986.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Viernes 13 de junio de 1986

TRIBUNA ELECTORAL.

Izquierda Unida: Hacía falta

GERARDO IGLESIAS ARGUELLES

NO hay probablemente otra candidatura que en su nominación resuma mejor lo esencial de sus

contenidos que Izquierda Unida. Efectivamente, IU nace con dos propósitos esenciales: Plantear una

alternativa de izquierdas a la situación actual, frente a la idea difundida desde el poder político con la

complacencia y el aplauso de los grandes poderes económicos e internacionales de que la política que se

hace es la única posible. La segunda idea es que tal alternativa ha de ser la resultante de la articulación de

distintos componentes: Sectores sociales, corrientes de pensamiento, diversas tradiciones coincidentes en

un programa común. Sólo de esta manera se puede aspirar en España a una izquierda fuerte y renovada

capaz de impulsar transformaciones profundas.

La percepción de que hace falta una Izquierda y una Izquierda unida es sentida por muchísimos electores

que comparten el anhelo de una España solidaria, participativa, justa, progresista y neutral. Esos

ciudadanos constituyen lo que podríamos llamar la base social de la izquierda en España, que tiene di-

mensiones importantes en la escala europea y que ha manifestado recientemente con vigorosidad en el

plano social: Baste pensar en el alcance de la huelga general del 20 de junio de 1985, o de los pronun-

ciamientos contra la presencia de España en la OTAN.

IU nace con el propósito esencial de corregir la terrible disociación que la acción del PSOE en el poder ha

creado entre la base social de izquierda y su expresión política y parlamentaria: ésa base social se volcó

masivamente en 1982 en un apoyo entusiasta al PSOE y a su oferta de cambio para otorgarle una mayoría

absoluta, cuyo valor luego no ha sido otro que legitimar una acción de gobierno cada vez más escorada en

el centro-derecha. Lo peor de las actitudes del

PSOE en el poder no es su renuncia al cambio, sino su insistencia en que el cambio no es posible. Las

fuerzas de derecha pueden hacer una política conservadora, pero no tienen credibilidad alguna para ha-

cerla pasar como la mejor. Por el contrario, el PSOE tiene más posibilidades de imponer políticas con-

servadoras y de convencer sobre ellas, o cuanto menos resignar. De tal manera que el Gobierno PSOE se

ha convertido en una eficaz ma-

Lo peor de las actitudes del PSOE en el poder no es su renuncia al cambio, sino su insistencia en que el

cambio no es posible

quinaria de desarme moral e ideológico de la izquierda.

ÍU es la esperanza en el futuro. Es significativo estudiar los programas electorales de CP o del PRD y

compararlos con el que el PSOE ofrece en estos comicios: Se ve inmediatamente la coincidencia de fondo

entre todos ellos, y destacan la dificultad de aquéllos para desmarcarse de éste, en encontrar di-

ferenciación en sus propuestas respecto de la política gubernamental: El PSOE ha arrebatado a la derecha

identidad, filosofía, contenidos y programa. Así, el programa de IU es un programa singular porque es el

único que no parte de coordenadas de conservación del sistema establecido, sino de alternativa al mismo.

Es el único programa con propuestas neutralistas, nacionalizadoras, potenciadoras de la economía

pública, que propone reformas del Estado en ruptura con los residuos del franquismo, que fomenta la

participación y movilización ciudadanas como factor sustancial del desarrollo democrático.

Esas son señas de identidad de la izquierda en sus componentes tradicionales que dieron históricamente

lugar al movimiento obrero y en sus componentes más nuevas, pero no menos vigorosas, como el eco-

pacifismo. La síntesis de las diversas componentes, reflejadas en la pluralidad de Izquierda Unida, ha

dado lugar a un programa serio, coherente y responsable. Izquierda Unida no está recibiendo en ia pre-

campaña críticas basadas en la réplica a sus propuestas, sino en descalificaciones apriorísticas. Ello, junto

a reflejar el desinterés por el debate público riguroso de algunos, nos reafirma en el propósito básico que

nos animó a constituir Izquierda Unida: Hacía falta.

•t

Gerardo Iglesias Arguelles, secretario general del Partido Comunista de España.

 

< Volver