Autor: Veyrat, Miguel. 
   Cauces de participación y Colegios     
 
 Ya.    12/06/1973.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Cauces de participación y Colegios

Don Manuel Pérez Olea, presidente del Sindicato de la Construcción y procurador en Cortes, responde a don Miguel Veyrat en "Nuevo Diario":

"—Y en la "autonomía de la voluntad", ¿eres partidario del asociacionismo político?

—Bueno..., eso sería mucho decir, porque en estos momentos es tan nebuloso el concepto de asociacionismo político que es muy difícil declararse partidario de una cosa que no tiene los perfiles netos. No quiero emplear expresiones tan manidas como el "contraste de pareceres", "la diversidad en la unidad" y toda esa serie de cosas, ¿no?; pero lo que sí creo, y es lo que a mi me preocupa verdaderamente, es que la sociedad española va por unos caminos, tiene unas estructuras pensantes, digamos, definidas y hay que darle unos cauces de praticipación, porque lo peor que le puede ocurrir a un país es que estemos, las "esferas rectoras", digamos, por un lado y la auténtica proyección social por otro. Bien es cierto que una cosa es ¡a auténtica proyección social y otra cosa es lo que unas determinadas personas dicen que es la proyección social; es un problema distinto.

—En este terreno, porque supongo que estás en la auténtica "proyección social", quisiera tu-opinión de procurador sindical sobre el problema de los colegios profesionales y su "proyección social"...

—Tengo muchas reservas sobre si los colegios profesionales están adecuados en estos momentos a la función social que de verdad deberían desempeñar. En estos momentos funcionan fundamentalmente como grupos de presión de defensa de intereses particulares, generalmente de tipo muy egoísta dentro de la sociedad. Esto es cierto. Junto a esto hay una politización de algunos de ellos que seguramente responda a que hay presiones para canalizar opiniones que no encuentran puntos de salida por otro lado. Una de las válvulas de escape son éstas, que tienen ya una determinada institucionalización, una cierta posibilidad de expresión reconocida y un cierto acceso a los canales públicos de poder o por lo menos de expresinó de opinión.

—Sí. Pero ¿en qué atañe "el problema ai mundo sindical. Manuel?

—En problema es muy complejo. Yo me ceñiría al mundo de la construcción y te diría que colegios profesionales como el de Arquitectos, donde están desbordados por la propia dinámica profesional. Entonces... resulta que el tradicional arquitecto un poco bohemio, muy artista, con su gran estudio, con sus grandes medios de vida..., es una figura a extinguir, que existe todavía, pero a extinguir y que quizá está "sobre" o "super" representada en muchos colegios de arquitectos y que ha dominado la panorámica profesional, desconociendo un poco la auténtica problemática profesional del arquitecto joven, pongamos por caso, que casi siempre es un honrado trabajador por cuenta ajena... La posición del Sindicato, como es la mía en esta caso, en este Sindicato, con respecto a estos colegios profesionales, es que yo los respeto, aunque entiendo que existe una problemática social e incluso laboral de estos profesionales, que loa colegios no aciertan & canalizar .ni resolver. Y a mi me vienen a ver arquitectos jóvenes que me dicen: "Nosotros quisiéramos estar en el Sindicato"; entonces, de alguna manera tememos que darle ecogida, no por afán nuestro—y te aseguro que no tengo ninguno— por "picarle los callos" a nadie y en eliminar figuras venerables como son los colegios, aliño porque hay, de verdad, un problema social que entra en mi competencias."

 

< Volver