Autor: ;Camón Aznar, José. 
   No toquéis más el Teatro Real     
 
 Ya.    16/06/1973.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

No toquéis más el teatro Real

Hay ahora una polémica sobre ai convertir o no la sala da conciertos del Teatro Real en Teatro de la Opera. Hay opiniones en pro y en contra. Don Ernesto Halffter ha dicho en "ABC":

"Sé que algunos queridos amigos y compañeros no piensan como yo. Pero en tanto que no me den razones mas convincentes tengo el deber de decir que para mí el Teatro Real debe ser el Teatro de la Opera. Para terminar, lo hago como Falla en su estudio sobre Wagner. Entiendo (como ya pensó Quevedo) que no basta senir cuanto se dice: hay que decir también lo que se siente."

Contesta don José Camón Aleñar bajo el título expresivo de "No lo toquéis más":

"¡No, no dejéis entrar a la piqueta en el Teatro Real! Estamos con el pánico de la experiencia de casi medio siglo de obras de reparación en ese edificio. Historia que, vista desda fuera, no nos acabamos de explicar. Con ese concurso tan concienzudamente preparado, con viajes del jurado a los principíales coliseos de Europa, con un premio final a dos arquitectos extranjeros que luego fueron "despremiados", suponemos que con la indemnización correspondiente, y sin que aparezcan claros los motivos. Y luego una voluntad de terminar hizo el milagro de un rápido final. Y aquí está una de las mejores salas de concierto, con una acústica perfecta, donde todos los sonidos vibran con cristalina claridad.

Siento mucho disentir de mis queridos y muy admirados amigos Enrique Franco y Ernesto Halffter. La actual estructura del Teatro Real es algo ya consolidado arquitectónicamente y cuyas dimensiones reales, si no son aprovechadas en su integridad, pueden utilizarse para aliviar alguno de los agobios que hoy padecen tantos organismos relacionados con las Bellas Artes. Pero esto es un tema de estudio, que sólo superficialmente roza con el problema de la transformación de la sala da conciertos en teatro de Opera. ¡Otro vertedero de millones!

Hemos propugnado con alguna nota en la prensa, y hasta con una propuesta—rechazada—en las Cortes, la que creemos mejor solución: la construcción de un nuevo teatro de la Opera. A ello obligan no sólo razones estéticas, simo hasta políticas, dado el rango de capitalidad de Madrid. ¡Pero que no se construya en lugares apartados ni robando zonas verdes! ¡Y que se fije, al mismo tiempo que el presupuesto, el plazo de terminación! Cualquier cosa menos volver a contemplar escombras en la que es hoy mejor sala de conciertos de Europa.—José RAMON AZNAR."

 

< Volver