Autor: Díez, Anabel. 
   González advierte a los jubilados que la derecha acabaría con la Seguridad Social     
 
 El País.    17/06/1986.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

1986

POLÍTICA

GARCÍA FRANCÉS

Los jubilados asistentes a un mitin de Felipe González utilizaron carteles electorales y programas del

PSOE para protegerse del sol.

González advierte a los jubilados que

la derecha acabaría con la Seguridad Social

ANABEL DÍEZ, Madrid

£1 presidente del Gobierno, Felipe González, advirtió ayer en Madrid que si la derecha gana las

elecciones, "terminarán con el sistema público de la Seguridad Social, porque kt privatizarán". Este aviso

lo efectuó ante varios miles de jubilados que se congregaron en el parque Calero, en el barrio de Ciudad

Lineal, de Madrid, no tan interesados en escucharle como en aclamarle, y sobre todo en intentar besarle o

estrecharle la mano. Según su estrategia de fin de campana, González dio por seguro el triunfo del PSOE

el próximo 22.

El presidente del Gobierno, en contra de su costumbre de los primeros días de campaña, no sólo pidió el

voto a los presentes, sino que les instó a que "convencieran" a otras personas. "Les pido con sonrisa y se-

renidad que el 22 voten por el progreso y convenzan a los que puedan", solicitó Felipe González después

de advertir a los congregados las medidas que adoptaría un hipotético Gobierno conservador.

"Gobernarían por decreto, terminarían con el sistema público de la Segundad Social y se volvería a la

España de los privilegios", fue su pronóstico ante los jubilados llegados de todos los pueblos de la

Comunidad de Madrid en 45 autobuses, bajo los auspicios del secretario general de UGT de pensionistas,

José Mora.

"Mienten todos aquellos

cuando dicen que los socialistas han bajado las pensiones". "Sí, sí, mienten", fue la respuesta al unísono

de los jubilados a las palabras de Mora. Felipe González dijo sentirse emocionado ante el "calor" que le

dispensaron los pensionistas, que en ningún momento dejaron de aclamarle. La media hora de retraso con

que llegó el presidente, a pleno sol y con un calor sofocante, no les hizo desanimarse, sino que llenaron

ese tiempo con jotas y chotis acompañados por la rondalla de jubilados de Ciudad Lineal. "Se nota, se

siente, Felipe presidente", repetían incansables.

El presidente del Gobierno dedicó un largo apartado a explicar la política socialista en materia asistencial

y de pensiones con el recuerdo de que se encontraron las pensiones mínimas en 5.000 pesetas y que las

han subido en un 150%. En todo momento insistió en que era insuficiente. "El 96% de las pensiones han

mantenido el poder adquisitivo, y en este año 142.000 pensionistas podrán hacer turismo, cosa que no han

podido hacer en su vida", afirmó. Estos apartados fueron acogidos con expresiones de "es verdad, es

verdad" y "muy bien, Felipe, hijo".

González se sintió especialmente "comprendido" por "los mayores" al insistir en que el Gobierno debía

ser "prudente". "No quiero que vuelva a ocurrir lo que pasó hace 50 años", afirmó en una de las alusiones

que hizo a la guerra civil.

"Con la impaciencia nunca se llega al éxito, pero sí con la prudencia y la tenacidad", dijo. Los jubilados

dieron sobradas muestras de paciencia al permanecer más de dos horas bajo el sol, resguardada la cabeza

con el folleto de las 126 medidas del PSOE.

El presidente del Gobierno citó en este acto al fallecido primer ministro sueco Olof Palme, para repetir

una frase de éste muy utilizada por González años atrás: "No estamos en contra de que haya ricos, sino en

contra de que haya pobres".

 

< Volver